www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 17

El Atlético escapa del desánimo frente a Osaunsa | 2-0

El Atlético escapa del desánimo frente a Osaunsa | 2-0
Ampliar
sábado 14 de diciembre de 2019, 22:52h
Los colchoneros lograron desatascarse en el segundo acto y firmar una victoria con aspecto de catarsis. Por M. Jones

El Atlético de Madrid puso a prueba su renacer este sábado en la recepción liguera de Osasuna. Venían los locales de salvar los muebles en la Liga de Campeones con una buena actuación y les tocaba derribar el muro que representa un bloque navarro que si ganaba en el Metropolitano empataría a puntos con los madrileños. Por todo ello, y por el cansancio rojiblanco acumulado, se presumía un envite cerrado y tendente a la igualdad.

Diego Pablo Simeone entregó la alternativa al canterano Manu Sánchez -lateral zurdo-, a José María Giménez -en rodaje tras su lesión- y a Lemar. Esas serían las únicas modificaciones con respecto al triunfo balsámico ante el Lokomotiv de Moscú. Joao Félix y Morata formaban por delante de Koke, Saúl y Thomas, con Trippier, Felipe y Oblak sosteniendo a la columna vertebral. Y Jagoba Arrasate, por su parte, reprodujo el intenso 4-5-1 con el que se ha granjeado una consistencia notable -sólo ha perdido tres partidos-. Sólo hubo de lidiar con la baja del lateral Nacho Vidal.

Había afirmado en la previa el estratega visitante que el empate sería excelente para volver a Pamplona y lo visto sobre el césped daría coherencia práctica a esa aseveración. Los rojillos, en lo global, se entregaron al modelo especulativo, el de repliegue y contragolpe, desafiando al Atlético a que jugara de forma combinada y en estático. Pero los madrileños hace semanas que aprobaron ya esa asignatura y no les pesó llevar la iniciativa, transformándola en remates.

Eso sí, el encargado de abrir la espita fue Rubén García con un chut que forzó a la intervención valiosa y precoz de Oblak. El Osasuna susurraba un planteamiento posicional ambicioso, mas con el paso del minutaje iría siendo desbordado y acomplejado por la circulación rival, que disfrutaba más en transición y con metros para correr. Sobre todo girando en torno a la improvisación magnética de un Joao Félix que volvió a aglutinar la ilusión de la tribuna y el rol de maestro de ceremonias en ataque.

Esa deriva convertiría al portero Sergio Herrera en el protagonista del primer acto. El guardameta sostuvo la competitividad de su escuadrón con intervenciones variadas. Sacó un testarazo de Joao Félix que acabó en el travesaño y repelió los lanzamientos de Lemar, Saúl -de volea- o de Thomas -en latigazo desde larga distancia-. Fluían los colchoneros y se aferraba al achique el sistema de Arrasate, que ganaría el 0-0 en el camino a vestuarios. Únicamente la falta de pegaba negaba a Simeone el premio por su ascenso de voluntad atacante.

Los rojiblancos repitieron tramos de buen fútbol, como evidenciaron ante Barcelona, Villarreal y Lokomotiv. A lomos de su perla portuguesa y en un modelo coral cada vez mejor engrasado en la relación con el cuero. Les faltaba sólo superar el filtro tremendo que suponía un Sergio Herrera maravilloso bajo palos. Y en la reanudación continuaron con su proceso de derribo, con una insistencia que les llevó a la orilla a partir del minuto 67, precisamente cuando Joao Félix había declinado -por vacío anatómico-.

En ese minuto Trippier se sacó uno de sus centros quirúrgicos y Morata embocó el anhelado y merecido 1-0. Respiro el graderío y sus futbolistas. Y desprovistos de la presión por abrir una lata que aparentaba se inaccesible, remataron la faena ocho minutos más tarde, abortando cualquier tipo de incertidumbre en el desenlace. Saúl fue el señalado para dibujar un gol de bandera. El zurdo remató a las mallas una gran circulación tejida por Morata y Correa -revulsivo que suplió al apagado Lemar- y sentenció el reparto de puntos.

Osasuna no alcanzaría a proponer una amenaza seria para Oblak. Si bien sí había pedido penalti a Darko Brasanac y marró el 0-1 en sendos intentos de 'Chimy' Ávila en el segundo tiempo. Las incorporaciones de Pervis Estupiñan resultarían su arma ofensiva más dañina. Morirían de pie los navarros y cantaron resurrección contrastada los capitalinos, que recuperan la senda de la regularidad ganadora y la confianza en el proyecto tras haber atravesado semanas de travesía por el desierto.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Giménez, Felipe, Manu Sánchez (Héctor Herrera, m. 63); Koke, Thomas, Saúl, Lemar (Correa, m. 54); Joao Félix (Hermoso, m. 80) y Morata.

0 - Osasuna: Sergio Herrera; Roncaglia, Raúl Navas, David García, Estupiñán; Roberto Torres (Adrián, m. 73), Oier (Rober Ibáñez, m. 73), Darko, Fran Mérida (Íñigo Pérez, m. 79), Rubén García; y Chimy Ávila.

Goles: 1-0, m. 67: Morata. 2-0, m. 75: Saúl.

Árbitro: Munuera Montero (C. Andaluz). Amonestó al local Manu Sánchez (m. 25), al entrenador Diego Simeone (m. 57) y al visitante Sergio Herrera (m. 53).

Incidencias: partido correspondiente a la decimoséptima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 45.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.