www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VERGÜENZA E IGNONIMIA: LA FOTO DEL SANCHISMO CON BILDU

miércoles 18 de diciembre de 2019, 13:01h
¿Pero hay alguien que de verdad pensó que Pedro Sánchez no atravesaría la línea roja...

¿Pero hay alguien que de verdad pensó que Pedro Sánchez no atravesaría la línea roja de Bildu? Tras rechazar cien veces a Otegi y los suyos, en cuanto le han hecho falta para la investidura, ha levantado con celeridad un puente para fotografiarse con ellos e implorar que voten junto a ERC. Ese es Pedro Sánchez. Quien le conoce, lo sabe.

Eta ha sido una banda terrorista que ha dejado en España un millar de asesinados y muchos miles de heridos. La vida democrática española fue ensombrecida por los asesinos etarras durante largas décadas de oprobio, amenazas y violencias. Al final, la democracia venció a Eta. Sus herederos, que nunca condenaron los crímenes, se agruparon primero en Batasuna y luego en Bildu. Han conseguido votos de sus cómplices y están representados en el Congreso de los Diputados.

Lo que la decencia política impide es que se negocie con los herederos de los asesinos, entre otras razones porque nunca condenaron los crímenes. España contempló ayer estupefacta las fotografías de los sanchistas con Otegi y los suyos. Nunca la dignidad de nuestra nación había quedado tan baja. A Pedro Sánchez eso le da igual. No tiene otro programa político que permanecer en su poltrona monclovita a costa de lo que sea. Y lo va a conseguir con el apoyo de los partidos anticonstitucionalistas y los herederos de los terroristas etarras. Nadie se sorprende ya de las decisiones de Pedro Sánchez en contra de lo que afirmaba hace solo unas semanas. Un sector de la opinión pública, sin embargo, está consternado. Dentro de unos días, Pedro Sánchez firmará el último capítulo de la Transición y comenzará la incertidumbre de una España diferente en la que la conciliación y la concordia entre vencedores y vencidos de la guerra incivil, que en eso consistió la Transición, habrá volado por los aires. El Frente Popular que llega, se envuelve para muchos en el desasosiego y la zozobra.