www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CASADO APLASTA A SÁNCHEZ

sábado 04 de enero de 2020, 15:07h
Excelente discurso pronunciado por Pedro Sánchez ante el Congreso...

Excelente discurso pronunciado por Pedro Sánchez ante el Congreso de los Diputados. Moderado, prudente, equilibrado en el tono y en el ademán, bien vocalizado y mejor expuesto. Negar esto sería negar la evidencia. “No se va a romper España - dijo Sánchez- ni la Constitución, sino que se va a romper el bloqueo”. Y, tras exponer su programa socialdemócrata, afirmó: “Propongo retomar la senda de la política dejando atrás la judicialización del conflicto”.

El discurso de Pedro Sánchez solo tenía un defecto: la falta de credibilidad del líder socialista y su cínico y permanente descaro para hacer lo contrario de lo que afirma. Y, claro, Pablo Casado aprovechó algunas de las últimas contradicciones de Pedro Sánchez para relatarlas entre constantes aplausos y carcajadas de un sector de la Cámara. No se puede creer nada de lo que expone o promete Pedro Sánchez. La larga caravana de engaños del líder socialista se prorrogará en el futuro, según el líder del PP.

Pablo Casado fue especialmente duro con los pactos enmascarados en favor de los secesionistas: de los secesionistas vascos y de los secesionistas catalanes. La argumentación del líder del Partido Popular fue contundente entre otras cosas porque, aparte de la indignidad al arrodillarse ante el PNV, Pedro Sánchez va a convertirse en Presidente del Gobierno gracias, no solo a los secesionistas de ERC, sino también gracias a los proetarras de Bildu. Si los herederos de los terroristas de ETA votaran contra él, Pedro Sánchez no sería investido Presidente del Gobierno.

Formidable, en fin, la intervención de Pablo Casado. Dio la talla parlamentaria, consiguió la dimensión política que la situación exigía. Y conectó, esa es mi opinión, con los anchos sectores de votantes que huyeron del PP, irritados por la lenidad de Mariano Rajoy en Cataluña.

La réplica de Sánchez a Casado fue ramplona y menor. Irrelevante. El candidato no fue capaz de manifestarse de forma convincente contra los demoledores argumentos de Pablo Casado. Pedro Sánchez, en fin, se dedicó a la descalificación personal del líder del Partido Popular.

Santiago Abascal intervino a continuación y dijo algunas verdades como puños, al margen de posiciones extremistas. Estuvo eficaz y serio.

Y Pablo Iglesias. El líder podemita demostró una vez más que es el mejor orador parlamentario con el que cuenta la política española. Hizo un alarde de facilidad de palabra, de capacidad para la imagen certera, de autenticidad en el tono, en la adjetivación, en la metáfora, en el dominio de la expresión corporal. Se podrá coincidir con él o de él se podrá discrepar. Pero sería absurdo no reconocer su calidad oratoria y el convencimiento con el que expone sus razones.

Inés Arrimadas tuvo una intervención arrolladora. Puso en evidencia las contradicciones y los engaños del candidato y aseguró que se iba a convertir en presidente gracias a los proetarras de Bildu que habían decidido abstenerse igual que los secesionistas de ERC. Inés Arrimadas se comió crudo y con patatas a las finas hierbas a Pedro Sánchez que replicó entre balbuceos. Ciudadanos ha encontrado en Inés Arrimadas una excelente lideresa.

Ah, y una línea final para Ana Oramas. Me pareció admirable su valor personal y su sentido de la ética política.