www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Mariana Enríquez: Nuestra parte de noche

domingo 05 de enero de 2020, 18:55h
Mariana Enríquez: Nuestra parte de noche
Ampliar

Premio Herralde de Novela 2019. Anagrama. Barcelona, 2019. 680 páginas. 22, 90 €. Libro electrónico: 13, 99 €. La novela más ambiciosa de la autora bonaerense entremezcla un relato de terror, con una cruel deidad incluida, con la denuncia de la dictadura argentina y sus centros de tortura. Una propuesta impactante. Por Federico Aguilar

No es por azar que Mariana Enríquez (Buenos Aires, 1973) haya conseguido convertirse en una de las voces más reconocidas de la actual literatura en español. La escritora, profesora y periodista argentina -hoy es subdirectora del suplemento Radar, del periódico Página/12- se dio a conocer en 1995 con la novela Bajar es peor, a la que siguieron Cómo desaparecer completamente (2004), Chicos que vuelven (2010), Este es el mar (2017) y Nuestra parte de noche, que se ha alzado con el Premio Herralde de Novela 2019. Paralelamente, Enríquez ha publicado dos colecciones de relatos, Los peligros de fumar en la cama (2009) y Las cosas que perdidos en el fuego (2016), junto a los ensayos Mitología celta (2003) y Alguien camina sobre tu tumba. Mis viajes a cementerios (2013), y la biografía La hermana menor. Un retrato de Silvina Ocampo (2014, reedición: 2018).

La autora bonaerense se apoya en el género de terror, transitado por ella desde siempre como lectora, y que considera capital, como ha explicado en diversas ocasiones, entre otras en una entrevista aparecida en la revista Quimera, en la que apunta: “Para mí el género de terror es muy importante, lo que pasa es que se terminó marginalizando por un montón de cuestiones que exceden muchísimos análisis. Pero pienso que Henry James hace terror, obviamente Stevenson… Toda la tradición de historias de fantasmas inglesas, las ghost stories inglesas, que para mí constituyen un corpus importantísimo; las novelas góticas, como Frankenstein… Y después toda la revolución en Estados Unidos a partir de los cincuenta con Richard Matheson, con algunos cuentos de Bradbury, con Shirley Jackson. Más tarde, en los setenta, con Stephen King, uno de los autores que logra incorporar lo cotidiano al horror; lo psicológico al horror”.

Pero, con esa base de literatura de género, ha configurado un territorio propio y personal que lo trasciende sin olvidar su esencia. Esa esencia que se aglutina en torno a la maldad, que tantas posibilidades encierra, más allá del terror con elementos sobrenaturales. El territorio personal de Mariana Enríquez quizá tiene su expresión más ambiciosa y compleja en Nuestra parte de noche, título tomado de unos versos de Emily Dickinson, y donde el terror se entrecruza con la historia y la política argentinas en uno de sus más aciagos y precisamente terroríficos episodios: la dictadura y los desaparecidos. Juan, protagonista de la novela, lee un periódico, y se nos dice: “Abrió el diario que estaba sobre la mesa aunque sabía que las noticias importantes no salían en la prensa. No había noticias de los centros clandestinos de detención, ni de los enfrentamientos nocturnos, ni de los secuestros, ni de los niños robados”.

Con saltos en el tiempo, distintos escenarios –un capítulo se ambienta en el Londres de finales de los años sesenta y comienzos de los setenta del pasado, por donde asoma David Bowie-, y partes narradas en tercera o primera persona, el eje central del relato es el viaje que Juan y su hijo Gaspar desde Buenos Aires hasta las cataratas de Iguazú. La esposa de Juan y madre del pequeño murió en circunstancias oscuras. Porque será la Oscuridad, un extraño y perverso dios, el que domine el escenario. A la Oscuridad la protege y rinde pleitesía la Orden, una sociedad secreta, que no se detiene ante nada para conseguir poder y la vida eterna. La Orden necesita de médiums para contactar con la Oscuridad. Juan es uno de ellos, pero no quiere que su hijo tomé su relevo en su cometido: los médiums van sufriendo una brutal erosión física y mental. El comienzo de la Orden se pierde en la noche de los tiempos, pasando de África a Inglaterra y extendiéndose luego por Argentina.

Fetiches del género de terror como atroces rituales o misteriosos pasadizos aparecen en una historia que absorbe e impacta, y en la que no dejan de ventilarse asuntos como la paternidad o la herencia. Mariana Enríquez domina lo macabro, pero consigue no quedarse solamente en su aspecto más superficial y llamativo.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.