www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LETRAS DESDE MÉXICO

Nuevo año, viejos enconos, antiguos presagios

jueves 09 de enero de 2020, 20:27h

Incansable, silencioso en su invisible condición, el tiempo; la ilusión de los meses y los años, sigue un transcurso inexorable, desconocido, inapelable en la fría sentencia de los hechos, y nos demuestra la fragilidad de los propósitos, de los proyectos y las convocatorias alumbradas por la falsa emoción de las fechas románticas; la Navidad, el Año Viejo, la costumbre, la repetición ritual de frases huecas, los hueros deseos de una felicidad antes no lograda, de un progreso perseguido por siglos y negado por la terca evidencia del fracaso nacional.

Los actores de la política no cambian su libreto con la muda de fecha. Nadie es diferente; tampoco los días, menos las tardes de líquido aire invernal. Idénticos todos a como éramos en diciembre o el otro noviembre de cualquiera otro de los años perdidos.

Si uno pudiera –robándole los versos al poeta David Huerta--, “vestirse con la savia del olvido. Profetizar amargamente, escribir esperanzas indelebles…” Pero no, no estamos hechos para la epifanía, ni para el descubrimiento sino para la terca, ruda, indomable repetición de una realidad de la cual nadie puede escapar: un final tan cierto como la muerte o como la otra inevitable certidumbre de los humanos: el pago forzoso de los impuestos, lo cual es una tautología –impuesto forzoso--, porque el tributo el vasallo fiscal resulta ineludible.

Y hasta en eso la convocada tregua resulta un fracaso, una pavada más en el inevitable compromiso cotidiano de hacer frases, externar ideas más o menos llamativas, porque hoy, con la trenza pendenciera del Ejecutivo contra los gobernadores y con éstos adversos a la federación, los espejos se aburren de reflejar siempre los mismos rostros, las mismas muecas.

En aquel tiempo dijo el Señor Presidente:

“…Lo primero de propósitos de año nuevo es que a todos nos vaya muy bien, a todos los mexicanos, que podamos hablar de una tregua, si se admite, si se acepta que hagamos el intento en lo político una tregua entre liberales y conservadores, cuando menos hasta el año próximo; en lo personal lo mismo, abrazarnos, todos a portarnos bien, en lo familiar transmitirnos mucho amor; reconciliarnos, que haya salud que es tan importante, y que estemos contentos, que estemos alegres, que estemos felices, y nos va a ir bien el año próximo…

“Les puedo decir que no hay nada que temer en cuanto a la economía, no va a dejar de llegar la ayuda, el apoyo a la gente más pobre; estamos atendiendo el problema de la inseguridad y de la violencia que es los más preocupante, pero yo espero que el año próximo haya más bienestar, más progreso, más paz, más tranquilidad, y el fin último de la política, el que podamos ser felices, eso es lo principal, son mis deseos del (para el) año próximo”.

Bellas palabras en la alborada del calendario, escenografía verbal; lugar común. Felicidad, buen comportamiento, línea borrada entre los conservadores y los liberales, como ocurrió o no sucedió en el siglo XIX.

Pero como las finanzas de los Estados se encuentran rotas, el presidente traiciona su tregua y toca el atabal de la batalla:

“…les contesto a varios, porque lo que… de buena fe se está repitiendo, lo he estado constatando en dos, tres, cuatro voces de estados que están subiendo impuestos o que están cobrando por predial o por cualquier impuesto local esgrimiendo que no tienen presupuesto porque no se les entregó o se les redujo el que les correspondía por ley y no es cierto.

“Hay un problema estructural... Muchos estados están endeudados, los quebraron, tampoco toda la culpa es de los que están ahora gobernando. Hay gobernadores que recibieron los estados quebrados, se me viene ahorita a la cabeza Nayarit, por poner un ejemplo, Chihuahua, pero hay varios así…”

Quiebran las haciendas pero no puede cerrarse el casino. Esa es la noción de Estado; lo inmutable, lo perdurable, lo permanente. El Estado no es; es porque está, nada más porque está.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios