www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Ian McEwan: La cucaracha

domingo 12 de enero de 2020, 19:09h
Ian McEwan: La cucaracha
Ampliar

Traducción de Antonio-Prometeo Moya. Anagrama. Barcelona, 2020. 130 páginas. 18 €. Libro electrónico. 12,99 €. El escritor británico nos brinda una jugosa “nouvelle” en la tradición de la literatura de combate satírica, con el referente de Jonathan Swift, donde da una vuelta de tuerca a “La metamorfosis” de Kafka para poner en la picota el Brexit y al premier Boris Johnson. Por Ángela Pérez

El Brexit, la conmoción que ha supuesto para Reino Unido y toda la Unión Europea (UE), y sus consecuencias, es sin duda un asunto que la literatura no podía dejar de tratar, especialmente, claro está, la británica. Así lo hicieron, por ejemplo, Ali Smith y Jonathan Coe, a los que se suma Ian McEwan (Aldershot, Reino Unido, 1948), uno de los pesos pesados de las actuales letras inglesas, integrante del denominado por el editor Jorge Herralde como british dream team. No hace mucho dábamos cuenta en estas páginas de Máquinas como yo, la que era la última novela de Ian McEwan publicada en nuestro país, donde da una vuelta de tuerca a la ciencia-ficción, trasladándonos al Londres de los años ochenta del pasado siglo, en una ucronía donde algunos hechos se presentan de manera alternativa a como sucedieron en la realidad.

Ahora en La cucaracha, igualmente, da una vuelta de tuerca a una de las más célebres narraciones de la literatura: La metamorfosis, de Franz Kafka, para ofrecernos una corrosiva sátira sobre la deriva que ha tomado Inglaterra tras su decisión de abandonar la UE. Al visitar España con motivo de la presentación de su novela Cáscara de nuez, McEwan ya posicionó contra el Brexit de forma clara y contundente: “El Brexit no me parece correcto. Se decidió entre 16 millones de ciudadanos a favor de permanecer en la UE y 17 millones de partidarios de abandonarla. Es un auténtico desastre. Somos una monarquía parlamentaria, no me gustan estas decisiones adoptadas a golpe de plebiscito que me recuerdan al III Reich”.

No es extraño, pues, que haya empleado su afilada pluma en este tema, aderezándolo con un cuestionamiento del fenómeno de los populismos que se están haciendo fuertes en el Viejo Continente, y entre los que incluye al gobierno de hoy de su país. En La cucaracha, McEwan invierte el famosísimo relato kafkiano y, una mañana, una cucaracha se encuentra con la sorpresa de que se ha convertido en un ser humano. Y no en uno cualquiera, sino nada más y nada menos que en el premier británico, Jim Sams -recuérdese que el protagonista de La metamorfosis se llama Gregorio Samsa y se despierta un día transformado en un insecto similar a una cucaracha-, evidente trasunto del actual primer ministro Boris Johnson, de quien McEwan ha dicho: “Es un hombre educado e inteligente, con mucho encanto personal. Y se ha convertido en un tarugo populista de la peor calaña”. Jim Sams no es la única cucaracha trasmutada en hombre: su Gabinete lo componen también cucarachas humanas.

Jim Sams está familiarizado con Westminster pues en su condición primigenia de insecto transitó por sus sótanos. Ahora, como flamante premier, va adoptando medidas a cual más disparatada encuadradas en una peregrina receta económica, el “reversionismo”, que pretende cambiar la dirección del flujo de dinero, y así, su propuesta estrella es que uno debe pagar por trabajar y, paralelamente, recibe dinero por comprar. Sams pone en marcha sus absurdas ideas amparándose siempre en que no hace otra cosa que cumplir la voluntad del pueblo.

La literatura británica se mueve con especial soltura en la ironía y el sarcasmo. No en vano la tradición anglosajona cuenta con uno de los maestros en su uso, Jonathan Swift (Dublín, 1667-1745), autor de Los viajes de Gulliver y de un mordaz y ácido ensayo, Una modesta proposición, en el que se plantea que la solución para que los hijos de los campesinos, que viven en la miseria, no sean una carga ni para sus padres ni para Irlanda, estos los vendan a los terratenientes para que se los coman. La huella de Switf asoma, naturalmente, en La cucaracha, una nouvelle que se resiente quizá de la precipitación con la que ha sido escrita, pero que encierra todos los elementos de la literatura de combate en su veta satírica, y donde McEwan no ha renunciado a su brillante estilo. El siempre políticamente incorrecto McEwan nos sirve una invectiva feroz, por la que también desfilan Bruselas y Donald Trump, que nos despierta la carcajada pero que, como toda buena sátira que se precie, nos lleva a una reflexión sobre los convulsos tiempos que nos ha tocado vivir.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.