www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 10

Dakar 2020. Aparatoso accidente de Fernando Alonso y doblete triunfal español

miércoles 15 de enero de 2020, 10:32h
El incidente ha tenido lugar al abordar una duna y no han sufrido daños físicos. En pleno desarrollo de la maratón en la que no cuentan con sus mecánicos para reparar los problemas que se presenten. La etapa tuvo que ser cancelada por las condiciones meteorológicas, colocando como ganadores a Carlos Sainz en coches y a Joan Barreda, en motos.

La décima etapa del Dakar 2020 se presentaba, sobre el papel, como uno de los desafíos capitales que le restaban a los pilotos por completar. La llamada etapa maratón bien podría decidir el podio de todas las categorías, propulsando las opciones del que sobreviviera al reto o sentenciando las opciones de aquel que no dispusiera de la necesaria suerte.

El plan presentado por la organización era el siguiente: este martes desarrollarían un recorrido entre Haradh y Shubaytah, salicado sobre todo de un territorio de dunas correspondiente al conocido como 'Cuarto Vacío' de Arabia Saudí, un encuadre geográfico en el que gobierna el desierto por una extensión de en torno a 650.000 kilómetros cuadrados. Donde la habitabilidad es muy escueta.

La idea que encerraba la gran dificultad de esta jornada -y de la siguiente- es que los pilotos no podían disponer de sus mecánicos si se les presentara cualquier tipo de incidente. Cualquier avería debía ser solucionada por la propia tripulación del coche o moto en cuestión. Y si ninguno de los dos ocupantes del vehículo pudiera hacerse cargo del problema, habrían de esperar al camión de asistencia, que puede tardar horas. Esto es, una complicación mecánica de calado descartaría al sufridor de toda candidatura.

Asimismo, para añadir pimienta, la segunda parte de la trampa contenía la siguiente condición: los pilotos no pueden recibir atención de ningún tipo cuando terminase la ruta de esta fecha. Y tal y como quedase el vehículo, en esas mismas condiciones habrán de afrontar la undécima etapa, que se disputará este miércoles y en un paisaje similar. De hecho, la ruta señala el regreso a Haradh.

Así las cosas, los representantes españoles rezaban por eludir el infortunio. Pero uno de ellos, Fernando Alonso, se ha llevado de plano la cara oscura del rally. El asturiano y Marc Coma sufrieron un aparatoso accidente con su Toyota Hilux cuando afrontaban el descenso de una duna. El incidente tuvo lugar en el inicio del día, con un solo kilómetro recorrido de los 345 que formaban el tramo cronometrado.

El vehículo dio varias vueltas de campana cuando atravesaban una zona de espectadores. Eso sí, el percance no ha ocasionado daños físicos a ningunos de los dos. Su coche sí se ha visto erosionado en sus prestaciones y el brete casi ha apeado al ovetense de la batalla por el Top-10 -lugar en el que se había instalado-. En la previa, Alonso apuntaba, incluso, a una victoria de taoa, al salir noveno, una posición muy ventajosa. De este modo, el doble campeón del Mundial de Fórmula Uno sufría su segundo incidente importante, después de romper una rueda y perder más de dos horas en la segunda etapa de esta edición del Dakar.

Pero no iban a quedar ahí los nubarrones que rondaban a esta maratón. Las condiciones meteorológicas se tornaron imposibles de compatibilizar con la conducción. Las fuertes rachas de viento y la escasa visibilidad consiguiente provocaron, en primer lugar, la neutralización de la disciplina motera durante un par de horas; y, en segundo término, la cancelación definitiva de la prueba. Para zanjar la cuestión, la organización tomó los tiempos registrados en el punto cronometrado situado en el kilómetro 223.

Ahí, a esa altura del recorrido, el mejor en coches era Carlos Sainz. Y lo era con mucha distancia. Así, el madrileño se proclamó ganador del día, acumulando cuatro victorias de etapa y acelerando hacia la consecución del título. Y es que el español propulsó su Mini a tiempos mucho mejores que los de sus rivales, sacándose la espina del sufrimiento vivido el lunes.

Sainz le metió a Nasser Al Attiyah (Toyota) casi 18 minutos, cuando partía con sólo 24 segundos con respecto al catarí. Y en lo relativo a su distancia con Stéphane Peterhansel, le colocó al francés una losa de casi 12 minutos. En total, y de cara a la clasificación general, el madrileño aventaja a sus máximos rivales en más de 18 minutos cuando restan sólo dos etapas por disputar. Aunque una de ellas sea la segunda parte del maratón.

Y en motos se completaría el primer doblete español de esta edición, pues Joan Barreda era el mejor en el último punto de cronometraje válido. El piloto de Honda se impuso, corroborando su renacer en una segunda semana en la que suma ya tres días encadenados en el podio de cada etapa. Esta vez le ayudó el viento que complicaba el vuelo de los helicópteros de la organización y superó al estadounidense Ricky Brabec en un minutos. Éste último casi ha sentenciado su triunfo global, distanciando más a sus perseguidores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.