www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

México: seleccionar y colegir datos

Marcos Marín Amezcua
jueves 06 de febrero de 2020, 20:37h

La realidad mexicana es una excelente oportunidad de seleccionar y colegir los datos que nos arroja. Su tratamiento obliga a no abordarlos con frivolidades, si es que se desea informar y a su vez, ser objetivos. Tarea ardua en medio de una politización que ha llevado a muchos a ingerir más propaganda de la que pueden masticar o al menos, no negando sus afinidades políticas al abordarla, y eso los conduce a obnubilarse con aquello que defienden, equivocando adrede sus apreciaciones y de paso, desinformando. Hay que trabajar en ello para evitarlo y la oportunidad siempre se presenta.

Corrijo: hay priistas, especialmente priistas, que siéndolo, ocultan su voto de 2018 y sus preferencias, pero hipócritas cuestionan a quienes no piensan como ellos. Ya dice bastante que se callen su priismo, es normal, pues es para avergonzarse, y se comprende a cabalidad. Cualquiera de avergonzaría de un partido que demostró ser de ladrones y tantos de ellos prófugos de la justicia, mientras no ocultaban ser unos verdaderos desfalcadores de México e hicieron de Interpol la sede alterna del partido con tanto fichado.

Dicho esto, es importante porque con la información nos vemos orillados todo el tiempo a seleccionarla, cribándola en definitiva, para separar la paja de lo importante, que luego viene la mejor parte;: colegir los datos y emitir los veredictos con las puntualizaciones necesarias y unas descripciones tales, que sí informen.

Así, escojo cuatro temas: el avión presidencial, los migrantes y su tratamiento, las cifras económicas de paradójicos resultados y la violencia, que nos mueven a ponderar la información que representan en el caso mexicano. Lo importante es su tratamiento, ajeno de sinrazones o encubiertas intenciones propagandísticas que se leen de cuando en cuando en ciertos medios y articulistas, que invitan a ser desenmascarados.

Figúrese: nadie debatió si un presidente debe asistir a un lugar en avión. O sea, si ha de volar o no. Lo que cuestionamos muchos es la manera corrupta en que dos partidos, el PAN y el PRI, sobretodo el PRI, adquirieron un avión presidencial de manera tan opaca, y escandalosamente corrupta. Un avión dotado de 746 botellas de alcohol fino para funcionar, tal parece, que nadie ha podido explicar para qué se requerían, pues eran también los jugosos negocios alrededor de la aeronave, pagados por los contribuyentes. ¡Eso es lo que se cuestiona! el despilfarro, el cinismo, la supina estupidez de una clase política alienada y desvergonzada que se llama ofendida como sus seguidores, cuando el actual mandatario se los restrega, negándose a utilizarlo para aplauso de amplios sectores, dígase. ¿Ve? Es que hay que contar las cosas como son, para no engañar al lector. Si el día de mañana otro presidente quiere un avión, ojalá que tenga la decencia para adquirirlo de una manera menos desaseada. Ojalá.

Cambio de tercio. Datos conservadores advierten que en los últimos años por la inacción del PRI, los migrantes tocaron a las puertas de México y las derribaron de manera violenta, ahí están las garitas, pasando de unos 7 mil a unos 70 mil promedio. No hay país que aguante semejante maremágnum. La ley migratoria mexicana ofrece muchas posibilidades de encausamiento y reclama el principio de migración ordenada. Esto es imposible de entender entre defensores de migrantes que claman que el mundo carece de fronteras. Allá ellos. La realidad es cruda. Donde comen 10 no comen 900, aunque suene romántico decir que sí.

México se enfrenta a la tesitura de ser un país bisagra y sabemos y quien que no, que se entere que Estados Unidos ha cerrado abruptamente su frontera sur. No es que termine con el comercio de carne humana del que se beneficia también, simplemente ha dificultado el paso de aquella. ¿Dejar que pasen los migrantes atravesando México? ¿qué sentido tiene, entonces? Sépase que lo hacen y se atoran en la frontera entre México y Estados Unidos. Engrosan las ciudades fronterizas y permanecen sin más. Solo que comen y sus países no asumen ni la manutención ni la devolución que ha de solventar México. ¿Le parece justo? A mí no y no hallo la necesidad de ser políticamente correcto para describir la situación bajo las amenazas comerciales de Trump que explican además, las medidas de contención aplicadas con una pistola en la nuca de México. No olvide esa vecindad que su país quizá no tiene. La ola humana proveniente de Afganistán, Irán o Sudamérica, desde luego, es incontenible. Por cierto: no recuerdo a los mexicanos migrantes a EE.UU. tan ilegales como todos, exigiendo ni una manzana, allá. A estos otros sí y violentos en su proceder en muchos casos. Menuda diferencia.

Los datos económicos nos brindan la oportunidad nuevamente, de poner los puntos sobre la íes. Un crecimiento cero en 2019 obliga a no confundir términos. No es lo mismo estancamiento que recesión o contracción de la economía y debiera movernos a buscar sus causas. No se puede revolver conceptos o omitir datos tales como un endeudamiento moderado, un control inflacionario razonablemente acorde y el mayor ingreso de remesas al país por un monto de 36 mil 48 millones de dólares. En ese marco, tampoco debe de olvidarse entre los malquerientes del presidente López Obrador, que el FMI ha advertido de un crecimiento del 1% en 2020. De los pronósticos más bajos emitidos a los países del orbe, pero que advierte que la recesión mundial no la iniciará el personaje. Ellos qué más quisieran que sí para propinarle más insultos; pero se quedarán con las ganas de atribuirle la crisis, que no de privarse de insultarlo. Antes que ver las causas de aquella, que los obligaría a pensar y eso si está difícil. Y encima, ni para cuándo ser Venezuela por gobernar hoy la izquierda. Yo le aviso si sucediera. La economía no lo adelanta.

2019 fue el año más violento de nuestra historia en muertos a manos del crimen organizado. Con el mayor número de periodistas asesinados incluidos en la cifra. La apabullante aseveración obliga a ser serios. Es el tercer año consecutivo creciente desde 2017 y se observan las consecuencias del desatino y el no actuar del anterior gobierno de siglas PRI (2012-18). Para los priistas que no quieren, que repelan de que se hable del pasado, es obligado hacerlo porque su inacción e incapacidad probadas obliga; porque Peña Nieto, irresponsable e inoperante, dejó de combatir al crimen organizado, lo que deja por resultado su fortalecimiento desmedido. Sí, hoy gobiernan otros y esperamos resultados, pero no negaremos que les dejaron no solo un país quebrado, sino desatendido, de manera que todo esfuerzo resulta pequeño, pese a acometerse y pese a combatir el crimen organizado. De nuevo nos obliga a ser serios en el planteamiento para que usted se forme una idea acertada de la realidad. Ayuda no seguir discursos vanos como decir si los muertos son de un presidente u otro: lo que está en juego es saber si el crimen organizado es o no un factor real de poder y cómo se le está combatiendo. Así de sencillo.

De manera tal que aterrizar datos y definir la información realmente importante de la que no lo es, se convierte en una fascinante labor de reflexión que nos conduce a emitir preclaros veredictos ajenos a postureos, facetas inclinaciones y alienadas conciencias, para ofrecer un puntual y comedido diagnóstico de los fenómenos estudiados. Lo demás es evadir y torcer de mala fe las cosas, bajo encubiertas o abiertas propagandas deleznables que no se deben de permitir en pro de la verdad. Es cuanto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios