www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COPA LIBERTADORES

Así se despidió el fútbol de élite por el coronavirus: ocho expulsados entre Gremio e Inter

Así se despidió el fútbol de élite por el coronavirus: ocho expulsados entre Gremio e Inter
Ampliar
viernes 13 de marzo de 2020, 07:07h
Los dos conjuntos brasileños concluyeron su partido con ocho jugadores por cada bando.

El fútbol brasileño se engalanó este viernes para disfrutar del primer Clásico de Porto Alegre en el marco de una Copa Libertadores. Se iba a escribir historia del balompiè gaúcho, con motivo del duelo entre Gremio e Internacional, correspondiente a la segunda jornada del Grupo E de dicha competición. El Arena se llenó para ver el espectáculo, en una rivalidad encarnizada llevada a los focos que más alumbran en América. Y el epílogo lo pusieron los agentes de la Policía Militar.

Ese cuerpo de seguridad se vio forzado a intervenir, sobre el césped, para frenar el reguero de peleas y escaramuzas que ensuciaron hasta el extremo el que puede ser el último partido de fútbol de élite previo al parón decretado por la amenaza global del coronavirus. La Conmebol anunció este mismo jueves que cancelaba la siguiente fecha de la Libertadores, con lo que la lamentable estampa final de esta batalla brasileña bien puede quedan en la memoria del aficionado hasta que se reanude la actividad. Un total de ocho expulsados, cuatro por cada bando, y doce minutos de descuento se desplegaron en el colofón a un enfrentamiento tenso desde el primer pestañeo. A pesar de las buenas palabras de ambos entrenadores en la previa, y de que los dueños de los clubes mantienen una relación amistosa bien documentada, cuando empezó a rodar la pelota se afilaron las patadas con premura.

El camino que abonó el terreno para el germinar reprochable postrero fue regado por un soberano codazo del visitante Paolo Guerrero a la cara del central local Pedro Geromel, por un rosario de entradas que bordearon la tarjeta naranja y por las continuadas protestas al árbitro en cada falta, en cada saque de banda, en cada oportunidad que se presentara para presionar al juez y dejar algún que otro recado al contrincante.


En ese devenir se viajaría, con dominio alterno, si bien el plano físico mandaría. Gremio pudo empantanar el juego con su táctica agobiante durante gran parte del primer acto, avisando de su peligro en vuelo. E Internacional, por su parte, fue de menos a más, hasta gobernar la posesión y pautar el tipo de duelo, más técnico, en el segundo tiempo. No se movería el marcador, a pesar de los dos lanzamientos al poste de los pupilos de Eduardo 'Chacho' Coudet -del mejor de todos, Edenílson, y de Boschilia, quien marró un claro mano a mano con el meta ajeno, tras un pase delicioso de Guerrero-.

Y los subordinados de Renato 'Gaúcho' tampoco harían diana en la probaturas realizadas sobre el arco defendido por el meta Marcelo Lomba. Geromel casi marcó en el cuarto minuto, al rematar un córner -y también en los minutos finales, de potente y lejano derechazo; Diego Souza también embocaría sin éxito, por poco, una acción ensayada; Jean Pyerre probaría suerte desde media distancia para el lucimiento del arquero visitante; Pepe recorrió como una flecha la frontal para chutar cruzado y al centro; y el suplente Luciano mandó por encima del larguero una vaselina cuando tenía todo a su favor.

Precisamente este último, el delantero Luciano, sería el protagonista de la primera guerra detonada. En una acción legal, el lateral Moisés abortó el regate de Pepe. Corría el minuto 83. Ambos entrarían en un cuerpeo que fue fracturado por la irrupción violenta de Luciano, quizá frustrado por su error en la gran oportunidad para poner por delante a su equipo -a pase del desaparecido Everton-. Edenílson respondió con una virulencia similar y, en paralelo, Moisés y Pepe se enzarzaron. El resultado de esta trifulca inaugural, que parecía definitiva por el minutaje quemado y lo tumultuoso de la foto, dejó a los cuatro expulsados.


Pero no acabaría ahí la escalada volcánica. Pues en un aparte del terreno, en la cal que separaba la cancha del banquillo de Gremio, suplentes y titulares de ambos escuadrones volvieron a las andadas. En esta ocasión verían la roja Víctor Cuesta, Caio Henrique, Jonathan Doin y el más desencajado de todos, Bruno Praxedes. El trencilla, cuando hubo ordenado semejante entuerto, dio paso al mencionado tiempo extra, pues se habían consumido de sobra los 90 minutos, y del ocho para ocho que se formularía no se destacaría nada más. Ni futbolístico ni correspondiente a los deportes de contacto.

Este rebuzno generalizado tapó el crecimiento distinguido del juego coral que Coudet está instalando en Internacional -usando a D'Alessandro como revulsivo y a Musto como brújula- y las dudas de Gremio cuando ha de proponer y generar juego. Everton, Alisson y Matheus Henrique se perderían en la intrascendencia, pese a estar muy dotados para resplandecer. Y si la violencia no hubiera reclamado el centro del escenario se habría hablado de un digno choque de estilos, de pundonor y derroche épicos, con una interesante relación de llegadas a portería. Con los dos clubes en liza liderando su grupo, con los mismo puntos y una unidad más que el América de Cali.

El técnico argentino del Internacional, Coudet, bromearía en la sala de prensa al confesar que nunca había vivido una situación en la que le tocó competir sólo con siete jugadores de campo. Ni en su trayectoria como entrenador (en la que vivió una escena muy parecida en Medellín, en las semis de la Libertadores que ganó el Atlético Nacional) ni en la que le tocó como jugador (en la que fue un miembro destacado y rebelde de River Plate). Los jugadores que tomaron la palabra, cuando hubo terminado el desplante a la deportividad, se resignaron y pidieron disculpas a los aficionados. De forma escueta. No obstante, tendrán que verse las caras -si no lo evita el virus de Wuhan- otra vez el 21 de marzo (por el Campeonato Gaúcho) y el 9 de abril (por la segunda vuelta de la fase de grupos de la Libertadores).

- Ficha técnica:

0. Gremio: Vanderlei; Víctor Ferraz, Pedro Geromel, David Braz, Caio Henrique; Lucas Silva, Matheus Henrique, Maicon (m.52 Jean Pyerre); Alisson (m.63 Pepe), Everton y Diego Souza (m.79 Luciano).

Entrenador: Renato Gaúcho.

0. Internacional: Marcelo Lomba; Rodinei, Bruno Fuchs, Víctor Cuesta, Uendel (m.45 Moisés); Damián Musto, Marcos Guilherme, Edenílson, Boschilia; Thiago Galhardo (m.75 D'Alessandro) y Paolo Guerrero (m.98 Rodrigo Lindoso).

Entrenador: Eduardo Coudet.

Árbitro: el argentino Fernando Rapallini. Expulsó a Edenílson (m.88), Moisés (m.88), Luciano (m.88), Pepe (m.88), Víctor Cuesta (m.95), Caio Henrique (m.95) y Jonathan Doin (m.96), Bruno Praxedes (m.97) y amonestó a Marcos Guilherme, Braz, Uendel, Musto, Alisson y Lucas Silva.

Incidencias: partido de la segunda jornada del grupo E de la Copa Libertadores jugado en el Arena do Gremio, en la ciudad brasileña de Porto Alegre, ante 53.389 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios