www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SENTENCIA

El Supremo vuelve a dar la razón a los consumidores: las tarjetas revolving son usurarias

El Supremo vuelve a dar la razón a los consumidores: las tarjetas revolving son usurarias
Ampliar
(Foto: Efe)
viernes 13 de marzo de 2020, 09:17h
El Alto Tribunal pone fin a la polémica que rodeaba a las condiciones de esta modalidad de pago aplazado y ratifica su decisión de noviembre de 2015

Ya hay una respuesta sobre las tarjetas revolving. La decisión del Tribunal Supremo que tenía en vilo desde hace meses a consumidores y bancos ha resultado favorable para los primeros. Esta controvertida modalidad de pago aplazado ha sido declarada de nuevo usuraria por este órgano superior, repitiendo así su fallo de hace cinco años.

La cúspide del poder judicial español entiende que debe declararse nulo el crédito proporcionado por los bancos a los miles de afectados que picaron en el anzuelo de las revolving. La resolución se basa en la ausencia de transparencia en su comercialización y en sus intereses abusivos, superiores al 20% TAE, para alcanzar este fallo.

Estas tarjetas, que permiten aplazar el pago de cualquier tipo de compras, cayeron en manos de un gran número de personas por su comercialización especialmente agresiva. El rasgo distintivo que las diferencia de las tarjetas de crédito normales, es que el cliente puede elegir los plazos de devolución del dinero a cambio de un interés fijado previamente en un contrato.

La banca sale malparada

Se estima que, tal y como sucediera con las cláusulas suelo, el número de demandas contra las entidades bancarias se dispare de ahora en adelante. Y es que se calcula que en la actualidad hay más de dos millones de usuarios con este tipo de créditos, por lo que las consecuencias se auguran devastadoras para la banca.

De hecho al cierre del año 2019, el volumen de préstamos al consumo concedidos en estas tarjetas ascendía a 13.620 millones de euros según datos del Banco de España. Entre las entidades financieras más perjudicadas se encuentra WiZink a quién corresponden 3.400 millones del total, prácticamente un 25%.

Un estudio de Barclays previo a la sentencia situaba el impacto en 1.600 millones de euros entre 2020 y 2024, presumiendo que el 50% de clientes realizaran una reclamación. En cualquier caso, prácticamente todas las entidades nacionales van a tener que afrontar en mayor o menor medida una bajada de solvencia en su capital.

¿Por qué se ha llegado nuevamente al Supremo?

Para los afectados resulta sorprendente que este asunto haya alcanzado el Tribunal Supremo de nuevo, cuando en 2015 ya ofreció una respuesta declarando como usurarias estas tarjetas y dando la razón a los consumidores.

Iván Metola, de la plataforma indemniza.me, ha gestionado multitud de reclamaciones sobre este tipo de tarjetas y explica por qué se ha producido esta situación. “Los Bancos planteaban que en aquella ocasión el Alto Tribunal no disponía de datos exactos relativos a los tipos de interés que se aplicaban a las tarjetas revolving”, afirma.

Las entidades alegaban que por esa falta de informaciónla comparación que desde el tribunal se hizo con los tipos medios de los préstamos al consumo, al que normalmente doblan o triplican las revolving, es equivocada”.

Esta petición no ha sido suficiente para que los magistrados del Supremo cambiaran su postura y aunque en la nota de prensa publicada se avanza que la comparativa debe realizarse con los datos publicados sobre dichas tarjetas, considera el Alto Tribunal que superar tipos de interés ya de por sí tan altos como el 20% puede calificarse de usura. Por ende, Iván Metola entiende que “ la Banca tiene muy difícil su defensa en este tipo de reclamaciones”.

¿Qué consecuencias tendrá para los consumidores?

Este letrado explica que con esta sentencia en la mano que “si se cumplen los parámetros objetivos de desproporción del TAE aplicado a las tarjetas, todo contrato que fuera impugnado podría declararse nulo”. Una situación que, en cualquier caso, no conlleva un cambio drástico respecto a la existente hasta ahora.

Una nulidad que solo podría evitarsesi el banco pudiera probar la concurrencia de circunstancias excepcionales que justificaran dicho TAE”, algo que desde indemniza.me aclaran que “no suele ocurrir en la práctica”.

De esta manera si se declara la nulidad del contrato, no sólo desaparecerá la deuda sino que, tal y como reconoce Iván Metola, “el Banco tendrá que devolver al cliente todas las cantidades abonadas en concepto de intereses”. Un episodio que para muchos consumidores tiene una lectura doblemente positiva, ya que además de abandonar una deuda pesada de años y años, recuperan el dinero pagado de más por culpa de los intereses abusivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

1 comentarios