www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Quim Torra vuelve a torear a Pedro Sánchez

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 15 de marzo de 2020, 20:08h

Cuando España entera se estremece por la alarma del coronavirus, los separatistas, que parecían olvidados, vuelven a dar la tabarra con sus pestes secesionistas. Quim Torra ha aprovechado la pachorra y la soberbia de Pedro Sánchez para anunciar unas medidas como si fuera el líder de un país independiente. Mientras al presidente del Gobierno le temblaba el pulso ante la aprobación del Estado de Alarma, la Generalidad anunció que quería levantar la frontera de sus sueños. A separarse de los “tarados” de los españoles, que diría Torra.

Los últimos presidentes del Gobierno no han destacado precisamente por sus reflejos políticos para adelantarse a los acontecimientos. Zapatero negó la crisis económica hasta que se lo llevó por delante: arrollado, casi sepultado, por los parados. Rajoy se comió el chapucero referéndum ilegal de autodeterminación que siempre negó que llegara a producirse y, de propina, una declaración unilateral de independencia del Parlamento catalán. El artículo 155 lo aplicó tan tarde y mal como Sánchez el del Estado de Alarma. Y el actual presidente no ha reconocido la gravedad del coronavirus hasta que el bicho se ha colado en La Moncloa.

Pero al acecho siempre están los insoportables soberanistas rezumando racismo. Sin descuidar nunca sacar tajada de los tarados de los españoles. Que va a resultar que lo somos, al menos mientras Torra tenga al Gobierno a los pies de sus mesas de diálogo. Muy farruco se mostró Sánchez al proclamarse “la autoridad competente en todo el territorio de España”. Ojalá así fuera. Porque luego se arruga. Los separatistas no le dejarán ni husmear los hospitales catalanes y, menos aún, controlar a su policía. Seguramente, ni será necesario. Pero, por si se le ocurre amagar, Torra ya ha puesto pies en pared. Y en cuarentena, los escaños, incluso los de ERC, que tanto necesita el Gobierno para poder reunirse en La Moncloa y tirarse los trastos a la cabeza con Pablo Iglesias. Pedro Sánchez, de momento, calla ante el nuevo desafío del presidente de la Generalidad. Que está dispuesto a desobedecer y no aplicar el Estado de Alarma en Cataluña.

No es que a Sánchez le crezcan los enanos. Es que él los alimenta y luego los invita al circo. A Podemos lo incrusta en el Gobierno queriendo olvidar que Pablo Iglesias es un hueso duro de roer. Y mucho más inteligente. El pulso entre los líderes del PSOE y de Podemos en el Consejo de Ministros extraordinario duró siete horas. Ya se han retado para seguir el martes con el plan económico otras siete. Y a los separatistas les concede todo lo que quieren para contar con sus escaños y seguir tirando. Pero antes que después, el líder de Podemos le planta cara y los independentistas le exigen barra libre. Ante estos retos, Pedro Sánchez ha tomado una inteligente decisión: quedarse en su casa encerrado. No por cumplir con las normas del Estado de Alarma. Sino porque este hombre no sale de La Moncloa ni con aceite hirviendo. Menos aún, con el coronavirus acechando el palacio.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)

+
0 comentarios