www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Memorias

Mariano Rajoy: Una España mejor

domingo 15 de marzo de 2020, 20:12h
Mariano Rajoy: Una España mejor

Plaza & Janés. Barcelona, 2019. 384 páginas. 21,90 €. Libro electrónico:14,44 €.

Por Carlos Abella

Pocos meses después de haber dejado el gobierno, el expresidente del Ejecutivo y del Partido Popular, Mariano Rajoy ha publicado el libro Una España mejor, que es una “crónica personal” de los siete años que estuvo en el Gobierno, entre finales de 2011 y mediados de 2018.

Y en verdad el libro tiene interés, por actualizar episodios claves para entender la evolución política de los años de su gobierno, y también de los muchos otros en los que ocupó otras relevantes responsabilidades administrativas, que le concedieron una larga experiencia, puesta al servicio de un carácter y un temperamento que es el que en el fondo emerge con sus virtudes y defectos tras la lectura de este libro. Y por ello, se aprecia su serenidad para abordar momentos de enorme tensión política, lo que fue un acierto y que en otras ocasiones ha resultado rémora para abordar otras situaciones que quizá exigían mayor energía y decisión, por lo que es legítimo que sus seguidores y algunos ciudadanos elogien lo primero y le reprochen lo segundo.

Y es que en todas las paginas está Mariano Rajoy, tal cual. Este libro no se lo ha escrito nadie, como en otros casos, pues la pluma y la narración está llena de detalles de su personalidad irónica, serena, elegante, sabia y en ocasiones algo displicente, por lo que quien busque “sangre”, “venganza” o “rencor” se sentirá decepcionado pues el expresidente evidencia esas inevitables heridas de la vida política con distancia personal, las combate con argumentos políticos, aunque puedan ser equivocados o discutibles.

Rajoy hace en estas memorias una defensa serena de su gestión y de sus decisiones y rebate las críticas a su supuesto inmovilismo al frente del Gobierno, lamentando haber tenido que salir de la política “con la excusa” de la moción de censura, en lugar de hacerlo de manera “ordenada” al final de la legislatura, como ya había decidido. Y no oculta que ha sido la corrupción de ciertos dirigentes del PP la que ha precipitado el descrédito de este partido y su pérdida de confianza entre la ciudadanía.

Dividido en nueve capítulos, dedica el 2, 3 y 4 a recrear el nefasto estado de las cuentas públicas que se encontró tras su victoria en las elecciones generales de finales de 2011 y a cómo consiguió sortear las recomendaciones de solicitar el rescate, embridando el gasto público, evitando la quiebra de las instituciones financieras y bancarias y al mismo tiempo garantizando las pensiones y las decisivas prestaciones sociales. En el capítulo 6, Rajoy realiza un minucioso relato de cómo se gestionó desde el gobierno, y de acuerdo con el palacio de la Zarzuela, la abdicación del Rey Juan Carlos y la sucesión de la Corona, subrayando la colaboración del entonces dirigente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

En estos casi ocho años de gobierno, Rajoy nos relata episodios tan relevantes como el fin de ETA, afirmando -página 239- que en su declaración pública “garanticé que ETA no obtendría ninguna contraportada por su disolución”, pues “había visto esa conducta (algo habrá que darles) en algunos dirigentes socialistas en el pasado y me producía profundo rechazo”. Rajoy manifiesta en este capítulo que con ZP ( José Luis Rodríguez Zapatero), “se rompió el consenso PP-PSOE en materia de terrorismo”, tesis que reitera en relación con el tema del independentismo catalán, al que dedica dos últimos capítulos, en verdad dignos de lectura porque en ellos establece –pagina 307- que fue el pacto entre ZP y Pasqual Maragall y el compromiso del entonces secretario general del PSOE “apoyaré la reforma del estatuto de Cataluña que apruebe el Parlament”, reforma que en su opinión “formaba parte de los compromisos del pacto del Tinell”, que obligó al PP -y, matiza, también a otras instituciones como el Defensor del Pueblo y cinco gobiernos autonómicos- a presentar un recurso al Tribunal Constitucional que declaró inconstitucionales catorce artículos del nuevo “Estatuto” .

Es muy reveladora la descripción del lamentable reto independentista, sus contactos con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que sin reparo le pidió en su primera entrevista que facilitara el pacto fiscal y que desde entonces la deriva nacionalista se convirtió en la locura de los sucesos de los años 2017 y 2018, con la proclamación de la independencia que -según él- fue combatida desde la aplicación de la ley, que ha culminado con el procesamiento de los dirigentes catalanes.

No hay sorpresas en el relato de cómo se gestó el acuerdo en la aplicación del artículo 155 y en este sentido Rajoy se muestra satisfecho de haber logrado el consenso principal con el PSOE y Ciudadanos y bastante indulgente con las exigencias del PSOE de no prolongar excesivamente su vigencia y de no incluir en su contenido afectar a los parciales e influyentes medios de comunicación catalanes. Acepta que la decisión de convocar en tan poco tiempo nuevas elecciones en Cataluña fue un error.

Finalmente, Rajoy desvela las claves de la moción de censura y sus razones para no haber dimitido, que fundamenta en que en plena moción de censura no es posible convocar elecciones y que su renuncia hubiera significado aceptar la acusación de corrupción, instada en una dudosa sentencia que meses después fue considerada irregular y que el procedimiento constitucional hubiera obligado a presentar un candidato del PP que en ningún caso hubiera obtenido el beneplácito del Congreso dado el sólido acuerdo de los firmantes de la moción de censura

En conclusión, memorias muy institucionales, escritas y redactadas desde el sentido de Estado, desde la perspectiva de quien considera que la gobernación exige templanza, sentido común y la aplicación de la ley y de las normas de la democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.