www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Argentina dejó de crecer

miércoles 25 de marzo de 2020, 20:25h

Argentina está negociando con el FMI como encarar en el futuro la deuda originada el año pasado, cuando el FMI le otorgó el mayor préstamo concedido por esta institución. Al mismo tiempo se abrieron las negociaciones con los tenedores de bonos emitidos por el gobierno. Estas dificultades financieras no son nuevas, ya que están vinculadas al hecho que hace ya tiempo que la economía argentina se viene caracterizando no solo por sus frecuentes ciclos recesivos sino también por su escaso crecimiento vinculado a niveles muy bajos de inversiones productivas. Y grandes déficits fiscales. Hace cuatro décadas, que Argentina dejó de avanzar sin grandes y prolongados sobresaltos recesivos. Desde los 80 transita por años prósperos y años recesivos, ya que hace años que Argentina dejó de avanzar por el sendero del crecimiento económico. Hoy enfrenta serias dificultades, entre las que podemos señalar: (1) un gran déficit fiscal, (2) el estancamiento de las exportaciones, (3) la ausencia de inversiones productivas, (4) la prevalencia de empleos de baja calidad con pobre remuneración, (5) insuficiente stock de capital modernizado, y (6) una de las mayores inflaciones del mundo moderno.

Los períodos de crecimiento argentino han sido cortos, como el último registrado entre el 2003 y el 2008. El retroceso es notable, ya que el PBI argentino dejó de significar el 1,33 por ciento del PBI mundial en 1980, para disminuir a la mitad en 2019. Se trata de un largo proceso de estancamiento productivo, con alta inflación y aumento del desempleo y la pobreza, penurias que han sido frecuentes en las últimas décadas. Este retroceso se manifiesta en la evolución del PBI por habitante. Hace décadas Argentina tenía el nivel de vida más alto en América Latina, pero la situación es hoy distinta. En 1980 el PBI por habitante era en Argentina casi el doble que el de Chile, ahora el chileno es mayor. El PBI por habitante argentino fue siempre mayor al del Uruguay, ahora el de este país también ya es mayor. Desde 1980 todos los países de América del Sur crecieron más que Argentina (salvo Venezuela).

La situación fiscal ha jugado negativamente, ya que el déficit fiscal es ahorro negativo, es decir mientras mayor sea el déficit fiscal, menos será el ahorro y por ende menos serán las inversiones. Es decir que, con gran déficit fiscal, motivado por un alto gasto público, no puede haber crecimiento económico. Esto no significa que la inversión extranjera no sea importante como complementaria, pero nunca sustituto de la inversión financiada por el propio ahorro.

El escaso crecimiento agravó el problema laboral que se ha agudizado durante este siglo. Los crecientes índices de pobreza en Argentina reflejan desde hace años el hecho que en las nuevas generaciones son cada vez más quienes son laboral y socialmente excluidos. El desafío que enfrenta Argentina es como aumentar las inversiones, para hacer posible la expansión de la producción, las exportaciones y el empleo, es decir construir un escenario económico expansivo. Pero para poder ingresar a esta etapa será necesario abatir la inflación, originada por una difícil situación fiscal agravada por el gran aumento del gasto público de los últimos años. Pero sin un acuerdo político esto será difícil.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.