www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESASTRE ENMASCARADO

jueves 02 de abril de 2020, 11:22h
Las cifras del desempleo durante los pasados meses de noviembre, diciembre, enero y febrero revelaban un retroceso...

Las cifras del desempleo durante los pasados meses de noviembre, diciembre, enero y febrero revelaban un retroceso relativo de considerable proporción. Los expertos vaticinaban que en este año 2020 no disminuiría el paro a causa de la política económica del Gobierno Sánchez.

El coronavirus ha permitido a las autoridades económicas enmascarar el desastre anunciado. Si se hubiera mantenido la creación de 500.000 empleos anuales, como en los últimos años de Mariano Rajoy, las cifras de este mes de marzo, azotadas por la pandemia, no habrían arrojado las proporciones que se han hecho públicas. Estaba claro que Pedro Sánchez achacaría al coronavirus toda la culpa cuando una parte de ella corresponde a su política económica.

En lugar de aprovechar los plenos poderes del Estado de Alarma para adueñarse de todo y conducir la estabilidad española a las fronteras del abismo, Pedro Sánchez está en la obligación de consultar con los partidos de la oposición para evitar, todos juntos, la catástrofe hacia la que se está caminando.

La pandemia está haciendo estragos en todo sentido. Pero esa realidad, en sí misma terrible, resulta acentuada en España por la lenidad política, por la improvisación y la ligereza de un Gobierno que se preocupa antes que nada de la imagen de su presidente y que ha sido incapaz de adquirir a tiempo el material sanitario de protección para médicas y médicos, para enfermeras y enfermeros. A Pedro Sánchez le corresponde la responsabilidad de haber situado a España en primer lugar entre los 200 países del mundo, en cuanto a la extensión y padecimiento de la pandemia.

Ahora es tiempo de arrimar el hombro para combatir el virus, pero, en el futuro, habrá que exigir responsabilidades por tantas torpezas cometidas, y a la cabeza de ellas la disparatada autorización de las manifestaciones del 8-M que podían haberse aplazado para el mes de junio.