www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Gobierno deja de nuevo a pymes y autónomos en la estacada

martes 14 de abril de 2020, 10:12h

Nueva batería de medidas económicas de choque para reactivar una economía que se hunde día tras día por las medidas de confinamiento social decretadas por el Gobierno para frenar la crisis del COVID 19. El Ejecutivo de Pedro Sánchez se dispone a aprobar prórrogas fiscales para pymes y autónomos, quizá el tejido social más afectado por el desastre económico.

De nuevo, se trata de una medida que llega tarde y es insuficiente. La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ya ha denunciado que las nuevas ayudas gubernamentales sólo llegarán a tres de cada diez autónomos. Tal y como ha declarado su presidente, Lorenzo Amor, 1,4 millones de autónomos, el 70%, se quedará sin ayuda por cese de actividad y sin exoneración de cuotas al no poder demostrar una caída de actividad y de ingresos superior al 75% en marzo.

Desde ATA siguen exigiendo la devolución de la cuota de autónomos del pasado mes de marzo como una medida para aliviar un cese de actividad que ha sido decisión del Gobierno.

En cuanto a las pymes, que este lunes retomaban su actividad tímidamente, ante la imposibilidad de conseguir mascarillas, se calcula que un tercio de ellas quedarán fuera de los avales gubernamentales.

El 95% de las empresas españolas tienen menos de diez empleados. La crisis del coronavirus, que los expertos ya señalan que será peor que la de 2008, ha golpeado con virulencia al tejido empresarial español y a los trabajadores por cuenta propia, pero los parches que este martes presenta el Gobierno para aliviar su situación están enfocados en una situación muy puntual.

Desde el Ejecutivo siguen empeñados en que España saldrá del atolladero con una progresión en forma de “V”, un rebote de la economía tras el desplome inicial. Sin embargo, se trata de mero voluntarismo, ya que todos los analistas contemplan el escenario de una crisis en forma de “U”, donde el periodo de depresión es mucho más prolongado, e incluso en forma de “L”.

Si la crisis se alarga, ni las prórrogas fiscales, ni los avales para solicitar préstamos ni las ayudas por cese de actividad podrán disimular el desastre en el tejido empresarial español, a causa de una gestión de la irrupción del coronavirus torpe, caótica, cobarde y tardía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios