www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DANIEL ORTEGA Y SUS “HERMANOS” DE LAS FARC

lunes 18 de agosto de 2008, 20:46h
Pese a sandinistas, bolivarianos y cocaleros, Colombia sigue de enhorabuena. La liberación de Ingrid Betanchourt y el resto de cautivos por las FARC supuso un aldabonazo de optimismo para el pueblo colombiano. Tras largos años de secuestros y asesinatos, las tornas se invertían, y era el gobierno quien empezaba a ganarle el pulso a los narcoterroristas. Dado el poder económico que otorga el tráfico de drogas, así como la experiencia –no en vano, las FARC son la guerrilla más antigua de Iberoamérica- y la baza de los rehenes capturados, la batalla no era fácil.

Las FARC hace ya tiempo que dejaron de tener un discurso político claro –a decir verdad, nunca lo tuvieron-, para convertirse en una mera asociación de malhechores. Y los últimos éxitos del ejército colombiano han dejado a la narcoguerrilla seriamente tocada, pese a contar con cierto aliento exterior, cuando no franca ayuda.

En efecto, por si no bastaba con las intromisiones de Hugo Chávez o Evo Morales, ahora se une a ellos Daniel Ortega, quien desde Nicaragua ha reconocido haber “entrado en contactos con los hermanos de las FARC para aportar la paz a Colombia”. ¡Lo qué faltaba!.

Parece que el mandatario nicaragüense no se ha enterado aún de que sus “hermanos” de las FARC no son más que una banda de delincuentes que secuestran, asesinan y trafican con drogas. Por si esto fuera poco, ahora se ha sabido que el dirigente sandinista ha acogido a una "hermana colombiana" que estaba en el campamento de las FARC de Colombia en Ecuador atacado por el ejército colombiano el pasado marzo. Cómo llegó a Managua, vía Quito, es algo que se desconoce. Tampoco se sabe el paradero de otras dos guerrilleras de las FARC a las que Nicaragua ha dado “asilo humanitario”. Sí se sabe, en cambio, que todas ellas gozan de la protección de gobierno sandinista, quien, lejos de entregarlas a las autoridades colombianas, se permite el lujo de atacar al gobierno de Uribe, tachándolo de “inventor de mentiras”.

Lo que no es mentira, sino una verdad acrisolada, es que Daniel Ortega acoge y ampara a terroristas, y para colmo, se vanagloria de ello. Todo bajo la falaz bandera de las razones humanitarias. Lo que dista mucho de ser humanitario es el cautiverio que viven ciudadanos inocentes secuestrados –y encadenados- por gente como la que Daniel Ortega acoge. Dice un refrán castellano que “dime con quién andas, y te diré quién eres”. Ortega se ha retratado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios