www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

México: petróleo y coronavirus

jueves 16 de abril de 2020, 20:13h

Sí, en mal momento apareció la muy postergada reunión de la OPEP+ con la OPEP –el organismo que ha visto recién perder miembros como Indonesia, Qatar y Ecuador– buscando incrementar los precios del petróleo forzando la oferta a la baja y no atendiendo a la alicaída demanda. Brillantes e insulsos, abonan a un panorama en declive hace años y varias veces ya han negociado las cuotas de producción. Nada nuevo esta vez. Acaso sí, el coronavirus paralizador y el pírrico aumento del precio del crudo tras de su cacareado pacto –se estiman estancamiento y precio a la baja, pese a tal– pues no valoró el parón qué significa a la economía mundial el tener una parte considerable de la Humanidad, recluida.

Un depreciado petroprecio del crudo es muy malo para México, país productor pero nunca determinante en los precios actuales. México no ha sido, no ha podido y no podrá determinar nada. Y es miembro a fuerzas de la difusa OPEP+ y no de la OPEP –por la cobardía de los gobiernos priistas que mangoneó EE.UU., otro que no es miembro, pero acordó de siempre comanipular el mercado con su aliado en Oriente Medio, el rey saudí– y como sea, el energético seguirá siendo necesario y la pregunta clave será siempre saber y… ¿cuánto costará? sobretodo con economías maltrechas poscoronavirus que si no lo extraen, temblarán si tuvieran que pagar elevados costos, sujetos, tal parece, a la cantidad ofertada. Habrá que conciliar los intereses de todos. Pero México tiene su realidad: baja producción, necesidad de incrementarla apostando a vender más, a sanear la quebrada petrolera que requiere revitalizarse por ser estratégica para el desarrollo mexicano –saqueada por priistas y panistas– y un gobierno de izquierda que recuerda que no son las mismas condiciones las del productor saudiárabe, cual potencia petrolera líder en manogonear el mercado y su capacidad de imponer reglas, y el caso mexicano, periférico en la materia. No puede compararse desempeños ni intereses defendidos y de ahí el buen margen de México para actuar, pese a todo, negándose a las reducciones que le exigió Arabia Saudita. Fue un éxito no ceder.

El acuerdo alcanzado poniendo fin a la guerra de precios entre Rusia –que no es miembro de la OPEP– y Arabia Saudita que la lidera, eje del conflicto entre ambas entidades y que EE.UU. no pudo impedirlo, llevará a la baja la producción constante hasta 2022 y deja a México sosteniendo su oferta inicial de reducir su producción solo a 100 mil barriles diarios –postura firme ante la OPEP– con o sin el apoyo yanqui de sufragar los otros 300 mil pedidos. No aclaró la OPEP si la oferta yanqui a México de apoyarlo en la reducción de barriles la mantiene, pero sabemos que no determinó el pacto. Trump denunció que la OPEP pretendía una disminución de golpe de 20 millones diarios y se quedó en 9,7. Si el yanqui se ha de cobrar el “favor” inexistente a México a juzgar por lo alcanzado, no lo sabemos, ni su naturaleza y el momento; y falta que México lo pague o lo intercambie. Y porque Trump tiene su propia agenda electoral, de forma que desconocemos qué hará. México no cedió a la presión saudita y de todas maneras ni es miembro de la OPEP, así que hizo bien en ver por sus intereses ya que jugó su carta sin aliados, que no tiene. Y no lo olvide: más ha pesado el acuerdo entre rusos y saudíes que el espaldarazo de Trump a México que acabó en nada. Ni la OPEP ni la OPEP+ se fían de Trump. Después de todo OPEP también es Venezuela o Libia. Ojo.

La mala prensa mundial que se hubiera generado por la postura mexicana negándose a la reducción exigida y levantándose de la mesa, a muchos nos tiene sin cuidado. Y es así por dos razones: porque se anteponían los intereses de México, cuando tantas veces se le han dejado fuera, y porque a final de cuentas no es miembro de la OPEP, de forma tal que el acuerdo iba mas en beneficio de sus miembros y de algunos externos como Rusia y Estados Unidos. Considero como una exageración y un chantaje burdo decir que México frenó o puso en peligro el mercado petrolero mundial. Tonterías. Habrase visto lo que a veces hay qué leer en ciertos encabezados. Zarandajas para el golpeteo político interno, pero no realistas. Así que mejor den menos brincos y aspavientos los opositores a López Obrador, que solo opinan porque tienen boca. Aun figurando México como una de las economías más grandes, después de todo, no produce más porque su aparato productivo fue desmantelado, saqueado por los gobiernos del PRI y del PAN, malgastando aquellos la riqueza petrolera en sus programas clientelares y corruptelas, que no se nos olvide. Hay que recordárselos también, aunque les joda que se hable del pasado, su pasado. Los priistas ya habrían entregado el petróleo a los intereses extranjeros y los yanquis en primera fila. Y de las presuntas represalias a México ni hablar, que hay que poner el ojo en los consumidores, que es otro boleto. Usted recuerde que hay mercados dispuestos a comprar al mejor postor, contra lo que nunca ha podido la OPEP. Ni todo es la OPEP y hace rato que no es el único actor en el mercado petrolero. Ni Rusia ni México son miembros y le clavaron sus estocadas. Así que mírese con más detenimiento la cosa antes de opinar. No es defender a López, es ser honesto y argumentar.

Pelillos a la mar con ese acuerdo y la postura mexicana. Lo demás es pataletas innecesarias y vociferaciones antilopezobradoristas, ridículas. Reflexionemos.

Total, ya estamos muy acostumbrados a cierta mala prensa desencaminadora de la opinión pública, que es de lo que padecemos en México ahora mismo –un estudio de la UNAM alerta ser el segundo país con fake news a nivel mundial–, porque un sector no quiere a López Obrador y el coronavirus viene idóneo para el golpeteo político. Aunque el presidente astutamente designó a quien sabe de epidemiología para ser el vocero e impulsor de políticas públicas en esta contingencia, Hugo López-Gatell, se sostiene sin vergüenza que no hay acciones de precaución ni decisiones tomadas. Decirlo es grave, por mentir y mientras los opositores a López escupen odio e ignorancia y relucen sordera e idiotez muchas veces, el riesgo existe. No ha faltado el priista que me diga que López Obrador no está haciendo nada ni su gobierno. Lo menos que le he respondido es: ¡cuidado! atiende las indicaciones o te contagiarás por negarte a escuchar, anteponiendo tus fobias políticas a tu seguridad y tu vida. La sordera y la ceguera política también enferman por descuido. Es que hay que ser tontos, falsarios y actuar desde los medios con muy mala fe, para afirmar que nada se hace. Usted merece no ser engañado con tales falacias. Podrás ser priista, que ya es deleznable, pero no se vale ser tendenciosamente desinformado y desinformador, por ejemplo. Eso ya es reprobable. Ante la enfermiza manía de esperar que la gente repita sandeces o difunda mentiras, hay los que no secundamos jueguitos vanos, ya que son irresponsables.

López-Gattel con la paciencia de un santo ha explicado con argumentos científicos avalados por la OMS, no desmentidos, el tema muy puntual y nunca el gobierno mexicano ha expresado que la epidemia se acabará sin más y pronto. Sí ha sostenido que pretende que el contagio sea escalonado para no colapsar el sistema hospitalario (saqueado por los priistas, ya sabe). De ahí la reclusión. Que otros en su politiquería quieran sacar raja de la contingencia a costa de la seguridad colectiva y mentir, no es de recibo ni nuevo. El COVID-19 es letal, de tal envergadura que no admite politicastros ni desinformadores haciendo de las suyas. Otra cosa es a mi juicio, que al presente gobierno le ha fallado no imponer el acuartelamiento obligatorio prolongado, pero ya lo expresé antes: la economía mexicana no lo resistiría. Y concluyo: la derecha gestionó la influenza de 2009 con éxito relativo. La izquierda, el coronavirus con medidas asertivas. Al PRI nunca le ha tocado gestionar nada, pues en sí mismo es una plaga que va a robarse lo existente y a atrofiar el crecimiento nacional. Y lo edificado mientras desgobernó fue con dinero de los mexicanos, no propio. Así que desde su palestra tiene muy poquito que aportar y mucha cola que pisarle.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

4 comentarios