www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tour de Francia. Movistar, Mikel Landa y Nairo Quintana todavía se cruzan dardos

Tour de Francia. Movistar, Mikel Landa y Nairo Quintana todavía se cruzan dardos
Ampliar
martes 21 de abril de 2020, 18:41h
Uno de los directores del equipo español ha atacado al escalador vasco y el colombiano ha criticado la política de la estructura navarra.

Con el ciclismo paralizado y aterrado por el impacto del coronavirus, sus protagonistas están tomando la palabra para efectuar balances de situación. Del presente y del pasado. La incertidumbre sobre la manutención y supervivencia del propio deporte acapara casi cada intervención, pero corredores y directores también está comentando lo vivido en la pasada temporada. Y, con ello, se están desempolvando rencillas y polémicas.

En este brete están saliendo a la luz los problemas que reventaron el ambiente en el seno del Movistar Team en 2019. Así de claro. Era consabida la incomodidad de Mikel Landa y Nairo Quintana por tener que compartir liderato en el equipo y por verse superados, en algunos tramos importantes, por el veterano Alejandro Valverde. El rendimiento de los dos primeros decepcionó y ambos lo han achacado a la tricefalia.

Faltaba la versión del conjunto español, mejor equipo del Tour de Francia de manera sistemática en este lustro. Esa lectura de los acontecimientos ha llegado por la serie documental 'El día menos pensado', que repasa la actividad del conjunto navarro. La cinta está disponible en Netflix y se emitirá desde ese próximo domingo en Movistar+. Pues bien, en esa obra audiovisual se recogen declaraciones que no dejan en buen lugar a alguno de los corredores mencionados.

Pablo Lastras, uno de los directores del equipo, se refiere a Landa de este modo: "Mikel es un corredorazo, muy buen compañero, muy buena persona, que nadie lo olvide, pero no sé por qué ese baile de equipos, va buscando liderar allí y al final no lidera nada". Es palabra de un excorredor experimentado y exitoso devenido en gestor de ciclistas, tras conocerse el fichaje del alavés por el Bahrain-McLaren.

"Vine al equipo con unos objetivos, con unas ideas, ir al Tour y al Giro como líder. Quería esa oportunidad, no me la dieron y la tuve que buscar fuera", esgrimió Landa, un gregario de lujo durante demasiado tiempo y que ya no aguanta más se apoyo de los nombres gruesos del pelotón. En su presentación como jefe de filas del equipo emitarí subrayó que esa aventura representaba para él el cumplimiento de la meta que había perseguido en estos años: tener a compañeros y trabajen para él y no al revés.

En la cinta se muestra, además, quizá el momento en el que más explícito se tornó la división interna en el Movistar. En la vigésima etapa del Tour, que plantaba un final en alto, en Val Thorens. Se trataba de una jornada que había tenido que ser recortada por desprendimientos. Y en la subida que conectaba con la meta ni Quintana ni Landa siguieron las órdenes del equipo. Nairo defendía que "por lo menos siempre escucho la radio y atiendo a lo que me dicen", pero las imágenes le contradicen. Y el alavés explica que "la cabeza decía que hasta aquí, no puedo más. Instintivamente me lo quité y Arrieta después de la etapa me dijo que le había molestado mucho que me lo quitase. Fue un feo gesto involuntario".

El resultado de esa rebeldía fue la pérdida de una opción clara de victoria parcial. Ganó Nibali, Valverde concluyó en la segunda plaza y Landa fue tercero. Este último desglosó lo ocurrido de esta manera: "Fuimos segundo y tercero y se nos quedó cara de tontos. De haberlo gestionado de otra forma, se podía haber ganado la etapa. No hay peor puesto que ser segundo y tercero. Ataqué a 800 metros y a 500 decía 'no llegó' y veía a Nibali y me cagaba en todo. Y de repente veo al 'Bala' (Valverde) detrás". Ahí se rompió del todo la relación entre las partes.

Quintana, que fue defendido por Eusbio Unzue este lunes, compareció en la madrugada española, desde Colombia y a través de las redes sociales, para añadir leña al fuego. El patrón del Arkea-Samsic confesó a la Federación Colombiana de Ciclismo, a sus 30 años y renacido gracias a las victorias cosechadas en este 2020, que su último año en Movistar fue el peor de su carrera deportiva.

"El último lo fue por las diferentes decisiones, compartir los lideratos no era cómodo para ninguno. Nunca tuvimos problemas, nunca peleamos ni salimos a decirnos cosas, tampoco es mi forma de actuar ni de ser, pero era muy maluco para todos, para los que estábamos ahí y para los directores", sintetizó, antes de reconocer que en su primer año sufrió porque era difícil ser "latino y joven", y tener que "pisarle los talones" a los "viejos de experiencia".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios