www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO CASADO DERROTA A PEDRO SÁNCHEZ

miércoles 22 de abril de 2020, 11:44h
Lo bueno, si breve, dos veces bueno; lo malo, si largo, dos veces malo. Parece mentira que hombre de...

Lo bueno, si breve, dos veces bueno; lo malo, si largo, dos veces malo. Parece mentira que hombre de tan acreditado prestigio como Iván Redondo no le explique a Pedro Sánchez que debe contener su verborrea. Escucharle se ha convertido en una paliza. Repitió hoy en el Congreso de los Diputados lo de siempre: que su gestión es ejemplar, que nadie como él puede triunfar en la lucha contra el coronavirus, que él es el César que llega, el César anhelado por el pueblo español. Ni una crítica a la deplorable gestión del Gobierno que preside, ningún reconocimiento de errores, ninguna disculpa por los males que una gestión lamentable ha acrecentado.

Pablo Casado ha estado, una vez más, seguro, moderado, firme y convincente. Y ha demostrado en su intervención desde la tribuna del Congreso la realidad de las cifras de la pandemia en España, con certeras comparaciones con Alemania y, sobre todo, con Portugal. En relación al millón de habitantes, España es la nación que cuenta con el mayor número de fallecidos, entre los doscientos países del mundo. Y también la más alta cifra de sanitarios contagiados.

Pablo Casado ha hecho un repaso de las advertencias, inequívocas y reiteradas, que los organismos internacionales hicieron a España; y cómo el presidente del Gobierno, por razones ideológicas, aplazó la toma de medidas a que se celebraran las manifestaciones del 8-M. Decenas de miles de contagiados y millares de fallecidos se hubieran evitado si se llegan a tomar esas medidas a tiempo. Pedro Sánchez no tiene otra salida democrática, cuando se supere el Covid-19, que la dimisión.

No me alargo en el análisis del fatigoso pleno del Congreso de los Diputados. Pedro Sánchez dispondrá durante quince días más de poderes excepcionales. Confiemos en que no los utilice para cercenar la libertad de expresión o para multiplicar su propaganda personal.