www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

La culpa siempre es del PP o de Cs o de la gente

martes 05 de mayo de 2020, 20:22h

Es el viejo truco del gobernante en el poder: “Como estoy en el Gobierno y yo mando, o me apoyas en todo lo que yo diga o serás el culpable de todas las muertes en España por coronavirus, de todas las empresas arruinadas, de todas las casas que no tienen qué comer porque no hay ingresos y hasta de que el Atlético de Madrid se pueda quedar sin Champions a pesar de ganarle al Liverpool”.

Nadie tiene la menor duda, ni siquiera los propios, de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias responsabilizarán al PP de los miles de muertos que está provocando la mala gestión de este Gobierno con el coronavirus. Y todo el mundo lo sabe, entre otras cosas, porque ya lo están haciendo, ya lo están diciendo.

La falta de respuesta y de preparación ante la pandemia ha sido tan evidente y las mentiras después para justificarlo tan viles que el PP tiene que andarse con mucho cuidado para no caer en la trampa mediática en la que sí, en esto sí, son auténticos especialistas los que hoy ocupan la Moncloa. Ciudadanos y alguna formación más tampoco se librará, por mucho que ahora se intenten acercar o se crean más amigos de los que mandan.

Y lo peor. El Gobierno del PSOE y Podemos le echarán la culpa a la gente de la calle, entre ellos a sus propios votantes, de todo lo malo que suceda en adelante por hacer un desconfinamiento desmedido. Les llamarán irresponsables, insensatos o locos por no cumplir una ley que no se puede cumplir. Les acusarán de imprudentes por salir a la calle sin control, cuando la verdadera temeridad y negligencia del Gobierno es haber afrontado una crisis sanitaria y permitir la salida a la calle sin haber hecho test a la población.

Que quede bien claro que los telediarios y medios de comunicación afines mostrarán hasta la saciedad las imágenes del descontrol en las avenidas y aceras acusando a la población de salir a la calle a pasear, correr, jugar con tus hijos, hacer la compra o ir a la farmacia sin guardar la distancia que dicen que hay que cumplir y que no se puede cumplir. A todos nos quedará el regustillo amargo de qué mal lo hacen algunos y será verdad, porque también hay descerebrados entre la ciudadanía, pero son los menos.

Y digo yo: ¿Por qué no hacen reportajes de las personas que se han quedado en casa sin salir porque no su acera mide un metro y es imposible no cruzarse con alguien a menos de esa distancia? ¿Por qué no entrevistan a las personas que han tenido los síntomas de la enfermedad y no se les ha hecho ninguna prueba ni les ha visto ningún médico y no salen a la calle porque no saben si pueden contagiar? ¿Por qué este Gobierno hace leyes que no se pueden cumplir?

Lo que todo el mundo tiene muy claro es que “el caos” y “el desorden” del que ya está acusando el PSOE y Podemos a todos los partidos de la oposición, finalmente, será culpa de cualquiera que no se pliegue a los dictámenes de un Gobierno que, cuando se vaya aclarando toda la crisis sanitaria, veremos cuántas cosas más ha aprobado a la sombra y con la excusa del Covid-19.

Lo decía este martes la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas: “No somos tontos y estamos viendo para qué otras cosas está utilizando el estado de alarma”.

Y me vuelvo a preguntar: ¿Cuánto tiempo más quiere este Ejecutivo que esté la ciudadanía sin el 100% de sus derechos y libertades? ¿Qué interés oculto detrás de la pandemia persigue este Gobierno para seguir actuando a su antojo con un control ridículo? ¿Por qué no se sienta Sánchez con Casado y buscan una salida juntos en lugar de pedir su ‘si’ ciego a una nueva prórroga?

Solo espero que no funcione el truco de “te quito la libertad y ahora que te la devuelvo soy muy bueno por recuperártela” y que la ciudadanía no peque de ingenua y se olvide del origen del problema con las trampas del desconfinamiento y la desescalada. Sánchez e Iglesias necesitan seguir manteniendo el estado de alarma para poder seguir haciendo y deshaciendo a su antojo.

Queda claro también con todas estas acusaciones preventivas que Sánchez sigue necesitando que España tenga miedo porque mientras así podrá disponer de nuestra libertad. Para consumar el chantaje es necesario ese miedo a la salud, a quedarse sin las ayudas y subvenciones prometidas o a perder el trabajo. Esa es la base para mantener el poder: un pueblo prisionero de las graciosas dádivas de papá Estado. Y ojo, entre parados, pensionistas (de todo tipo) y demás subsidios y prestaciones, cada día más españoles dependen de la “generosidad” del Gobierno.

Por cierto, ¿a que ya saben quién va a pagar todo ese derroche y magnificencia?

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+

0 comentarios