www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

La cena elitista cordobesa que puso en cuarentena a 27 personas, bajo la lupa policial

La cena elitista cordobesa que puso en cuarentena a 27 personas, bajo la lupa policial
Ampliar
sábado 30 de mayo de 2020, 18:15h
Incluso se ha identificado el príncipe Joaquín de Bélgica como el contagiado con coronavirus en la fiesta de la alta suciedad local.

Una fiesta privada en una casa de Córdoba ha puesto en cuarentena a todos los participantes de esa cita, organizada por la alta sociedad afincada en esa ciudad andaluza. Así se explica la investigación que la Policía Nacional está desarrollando en torno a esta imprudencia que tuvo lugar el pasado martes y en la que al menos una persona dio positivo en la prueba diagnóstico del coronavirus, PCR. Resultado que se ha sabido este mismo viernes.

En total, 27 personas que se saltaron los límites de personas en las reuniones y la distancia de seguridad ordenada han pasado a estar aisladas al corroborarse, días después, la infección por Covid-19 de uno de ellos. La Subdelegación del Gobierno puso en conocimiento de la Policía Nacional estos hechos tras recibir un escrito de la Junta de Andalucía. Temen que pueda emerger un brote de semejante falta de solidaridad.

Y la sorpresa ha saltado al conocerse la identidad del contagiado por coronavirus. Se trata del príncipe belga Joaquín, hijo de la princesa Astrid y el príncipe Lorenzo. Desde el Palacio Real belga se ha confirmado que su integrante viajó a Córdoba el 24 de mayo en un vuelo comercial y con un permiso de entrada en el país, pese a las restricciones por la pandemia, con el fin de completar unas prácticas empresariales allí. Y acabó en una fiesta ilegal en la que podría haber actuado como elemento de contagio del virus.

El escándalo está servido. El positivo del sobrino del rey Felipe de Bélgica ha hecho saltar por los aires la intimidad que habían logrado los participantes de una celebración que superaba con creces la limitación de 10 personas por reunión. A sus 28 años, y relacionado sentimentalmente con la española Victoria Ortiz Martinez-Sagrera, ahora se encuentra en el ojo del huracán. No sólo ha puesto en cuarentena a sus compañeros, sino que todos ellos serán objeto de rastreo para tratar de controlar un posible rebrote.

El delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico (PP) y la titular de la Subdelegación, Rafaela Valenzuela han puesto el grito en el cielo ante este entuerto y no han disimulado su indignación. "Ponen en riesgo todo lo conseguido de manera ejemplar por la sociedad cordobesa durante el estado de alarma y el confinamiento”, ha denunciado Valenzuela, al tiempo que Torrico sentenciaba tildando las actitudes descritas como “totalmente irresponsables”.

Lo vergonzoso de lo ocurrido ha forzado a las autoridades a tratar de identificar a los 27 participantes. Para comunicarles la necesidad de que pasen a un confinamiento estricto antes de que se confirme si están o no contagiados. Todos ellos están siendo objeto de investigaciones que bien podría deparar sanciones al haberse saltado, para empezar, la norma estipulada para las reuniones entre particulares.

No les salva ni la última flexibilización de restricciones de la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 2, que amplía a quince el número de personas que se pueden reunir, manteniendo las medidas de seguridad e higiene. Y a cinco de ellos, que fueron localizados en Sevilla, le podría pesar también que sólo se permite el desplazamiento a otra parte del territorio nacional que no sea el lugar de residencia "por motivos sanitarios, laborales, profesionales o empresariales, de retorno al lugar de residencia familiar, asistencia y cuidado de mayores, dependientes o personas con discapacidad, causa de fuerza mayor o situación de necesidad o cualquier otra de análoga naturaleza".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios