www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SESIÓN MUY BRONCA

Un senador de Más Madrid insulta a Vox y el PP abandona el pleno

Un senador de Más Madrid insulta a Vox y el PP abandona el pleno
Ampliar
martes 02 de junio de 2020, 21:30h

No parece que vaya a aflojar en el corto y medio plazo la crispación que rodea a los debates políticos en las Cortes. El intercambio de ataques entre Unidas Podemos y Vox hace días, unido a la polémica entre Pablo Iglesias y Cayetana Álvarez de Toledo en sede parlamentaria, ha servido de preludio de lo ocurrido este mismo martes en el Senado.

Eduardo Fernández Rubiño, senador de Más Madrid, se ha erigido en el elemento que ha provocado una polvareda tal que los representantes del Partido Popular han acabado por abandonar la Cámara Alta en pleno discurso del compañero de partido de Íñigo Errejón.

"No se puede tener la mano tan larga y la piel tan fina, no se puede llamar terrorista a sus oponentes políticos y al día siguiente rasgarse las vestiduras cuando gobiernan con los fascistas", es la aseveración de Fernández Rubiño que ha prendido la mecha entre las filas del grupo popular. A partir de ese punto de inflexión se ha desatado una tormenta de quejas y gritos que retrataban la indignación de los 'populares'.

En la sesión de control, la senadora Sara Vilà había recordado las protestas antirracistas en Estados Unidos pidiendo a Vox y al PP que "tomen nota que la gente nunca más bajará la cabeza ante el fascismo y el racismo". En ese momento, el portavoz del PP, Javier Maroto, pidió a la presidenta de la Cámara, Pilar Llop, la retirada de esas palabras del diario de sesiones. Había entendido que se estaba acusando a su formación de ser fascista.

Esa reclamación fue rechazada y horas más tarde tomó la palabra Fernández Rubiño. Lo hizo para plantear la postura de su partido en relación con la proposición de ley efectuada ERC con el fin de reformar la Ley contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte para erradicar la homofobia y la transfobia.

La presidenta ha tenido que pedir calma en múltiples ocasiones ante la sonora bronca. La bancada del Partido Popular no cesaba en su determinación de quejarse por la acusación escuchada y en dos ocasiones serían llamados al orden. El senador Román Jasanada, que fue sin dudar el más activo en la muestra de indignación, sería el protagonista de ambas reprimendas. Denunciaba que el representante de Más Madrid le había llamado "fascista".

Javier Maroto intentó tomar la palabra varias veces, pero Llop le cerró la puerta de forma sistemática. La presidenta exigía respeto al orador de ese momento e instaba a las filas del PP a guardar "el debido decoro". La algarada tampoco cesó entonces con los senadores de pie, gesticulando y señalando a Fernández Rubiño al tiempo que vociferaban "¡que lo retire!, ¡que lo retire!".

Jasanada rozó la expulsión del hemiciclo -si era apercibido por tercera vez habría tenido que irse- justo antes de la cima del rifirrafe. El senador del partido de Errejón espetó lo siguiente: "Ustedes gobiernan" en varias comunidades, como Madrid, con un partido como Vox, al que el líder del Ku Klux Klan "felicitó" cuando entraron en el Parlamento de Andalucía. Con la voz alzada más que nunca.

Maroto insistió en que le dieran turno de réplica pero la presidenta se lo volvió a negar. Entonces, el portavoz del Partido Popular ordenó a sus compañeros que se fueran, obviando lo que le quedara por decir a Fernández Rubiño. "Gobiernan con una gente que reivindica la política de Trump" y que "están azuzando las agresiones homófobas en las calles", reiteró el senador, que acompañó la salida de sus colegas 'populares' del hemiciclo con este grito: "Las verdades duelen, las verdades duelen".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios