www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 36

El Barcelona se desinfla pero gana en Valladolid | 0-1

El Barcelona se desinfla pero gana en Valladolid | 0-1
Ampliar
domingo 12 de julio de 2020, 07:57h
El solitario gol de Arturo Vidal proporcionaría a Setién el argumento para ejercer el fútbol control ortodoxo que persigue. Aún así, en la reanudación tuvo que brillar Ter Stegen. Por M. Jones

El Barcelona se desplegó en el José Zorrilla este sábado con la intención de presionar al Real Madrid un vez más en la carrera por el título. Debían ganar al Valladolid, no les quedaba margen de maniobra. Y en la salida más complicada que le queda en el calendario liguero, además, querían demostrar que el fútbol mostrado ante el Villarreal no ha sido una anécdota dentro de los partidos disputados en este curso y, especialmente, desde el regreso del balompié tras la paralización provocada por el impacto de coronavirus.

Quique Setién apostó por un once que controlara el balón y pusiera el lazo a un esquema rival acostumbrado a golpear en vuelo. Sentó a Luis Suárez y dio la alternativa en punta a Griezmann como compañero de Lionel Messi. Riqui Puig, Arturo Vidal, Busquets y Sergi Roberto conformaban el eje del recuperado 4-4-2. Sacrificaba verticalidad ante el equipo dirigido por Sergio González, que ahondó en su idea contragolpeadora colocando a Guardiola como único faro atacante -Ünal fue suplente-. Dibujando una suerte de 4-5-1.

Se desató, en consecuencia, un choque de estilos en el que el Barça impuso su ley desde temprano. Con Puig dando velocidad a la circulación, los visitantes parecerían querer sentenciar el reparto de punto en el primer cuarto de hora. Firmaron un asedio en el que Semedo fue protagonista. El carrilero se descolgaría y centraría con peligro para los remates claros, entre otros, de Puig -que fue detenido por un buen Jordi Masip-. Achicaba como podía el aguerrido conjunto castellano, pero no evitó la asistencia de Messi para el derechazo angulado y certero de Vidal. Corría el minuto 15 y los catalanes elevaron el 0-1 anhelado.

Con el viento a favor, los favoritos no aflojaron. En el 19 Griezmann marraría la oportunidad para enterrar a los locales. El francés remató mal, en el golpeo, y los fantasmas de su irregularidad como azulgrana le perseguirían todo el tiempo que se mantuvo en el césped -fue sacado en intermedio-. Y ese error permitió que los vallisoletanos creyeran en su capacidad de sacrificio y se fueran estirando poco a poco, sabedores de la fragilidad defensiva tras pérdida de la cobertura azulgrana. Así, cuando pasó la media hora Guardiola ya había probado a Stegen y al borde del descanso se rozó el empate.

Un pelotazo largo de Masip bastó para que Kike Pérez se filtrara entre toda la zaga culé y quedara en mano a mano con Stegen. Sin embargo, le faltaría fuelle al extremo zurdo y perdió el tren de las tablas. La intensidad del segundo clasificado había remitido y el viento estaba cambiando de dirección antes de que el colegiado indicara el camino a los vestuarios. Y la inercia se afianzaría hasta multiplicarse en la reanudación, con Luis Suárez ya en el campo y con Herviás y Ünal afilando la mayor ambición pucelana.

Los pupilos de Sergio se afanaban por no conceder remates y el Barça se limitó a protegerse con la pelota. La horizontalidad contra la verticalidad. En esa discusión ganaría peso, de forma progresiva, el factor físico. Y los catalanes perdieron pie, por la vía del cansancio. Kike Pérez no perdía el tiempo en encarar a Semedo una y otra vez, secundado por los envíos de su lateral, Nacho. Se apilarían los centros sobre el área del portero alemán, con el eje barcelonés caído y Messi sin ganas de presionar. Y Pérez fallaría otro lanzamiento claro.

La media hora postrera tuvo un color claro: el violeta. Atacarían sin pestañear, con valentía, jugando de tú a tú al gigante. Arriesgaron ser penalizados a la contra, pero localizaron remates con fluidez, si bien les faltaría la precisión que les habría otorgado una alegría más grande que la de subrayar las buenas sensaciones. Masip sólo se desperezaría en una falta lanzada por Messi y en el otro área Stegen salvaba a los suyos y la candidatura liguera de su club. El arquero germano negaría el gol a Sandro -varias veces y a Naldo, erigiéndose en el mejor de su delegación. Por enésima vez en este trienio. Y los azulgrana, en otra tarde gris, salieron a flote pidiendo la hora.

- Ficha técnica:

0 - Real Valladolid: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Javi Sánchez, Raúl Carnero (Nacho, m.24); San Emeterio, Kike Pérez, Joaquín (Hervías, m.46), Alcaraz (Ünal, m.46), Óscar Plano (Waldo, m.80); Guardiola (Sandro, m.61).

1 - FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet (Ronald Araujo, m.56), Jordi Alba; Arturo Vidal, Sergio Busquets (Junior Firpo, m.74), Riqui Puig (Rakitic, m.56), Sergi Roberto; Griezmann (Luis Suárez, m.46), Messi.

Goles: 0-1, m.15: Vidal.

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (Comité valenciano). Mostró cartulina amarilla a Alcaraz (m.45+), Kike Pérez (m.64), del Real Valladolid, y a Lenglet (m.40), Jordi Alba (m.78), del Barcelona.

Incidencias: partido correspondiente a la trigésimo sexta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios