www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Ginés Sánchez: Las alegres

domingo 12 de julio de 2020, 21:01h
Ginés Sánchez: Las alegres

Tusquets. Barcelona, 2020. 320 páginas. 18 €. Libro electrónico: 9,99 euros

Por Federico Aguilar

En un momento de su vida, Ginés Sánchez (Murcia, 1967) decidió dejar la abogacía, a la que se había dedicado durante diez años y volcarse en la literatura, a la vez que comenzar a viajar y cambiar de residencia, instalándose en diversos países de Europa e Hispanoamérica, y trabajando en varios oficios. En 2012 apareció su primera novela, Lobisón,, y comenzó con buen pie su carrera literaria. Lobisón llamó la atención de crítica y público, y fue elegida como Nuevo Talento FNAC. Sin duda, Ginés Sánchez nos ofreció una novela potente, protagonizada por un personaje muy singular: el adolescente Adrián, marcado por una creencia ancestral en algunas sociedades rurales que considera que el séptimo hijo varón consecutivo se trasforma en algunos momentos en una bestia. Las características de Adrián, que padece autismo y unos extraños ataques nocturnos, incrementan que sea visto como un lobisón, leyenda latinoamericana en consonancia con la del hombre-lobo.

Tras Lobisón, publicó, con una periodicidad de entre uno y dos años, Los gatos pardos –IX Premio Tusquets Editores de Novela; Entre los vivos; Dos mil noventa y seis, y Mujeres en la oscuridad. Novelas en las que ha ido desarrollando su propia cosmovisión y una preocupación por un estilo propio, elemento que, según él mismo ha señalado en distintas ocasiones, le parece prioritario.

En su anterior novela, Mujeres en la oscuridad, asomaba ya el asunto de la violencia machista, una lacra que no para. Ahora en Las alegres será el centro, pues es algo que, ha declarado su propio autor, le preocupa enormemente. Su punto de origen es un caso real: el de la joven Anahí Benítez, salvajemente asesinada por dos hombres en Buenos Aires. Un caso que es solo ejemplo de esa violencia contra las mujeres que se produce en todos los países. Así, Las alegres, no se desarrolla en ninguno en concreto, aunque quizá podamos pensar en Latinoamérica, donde el feminicidio se ha hecho especialmente fuerte. Estremecedor es, por ejemplo, lo sucedido en la mexicana Ciudad Juárez, que tan magistralmente noveló Roberto Bolaño en 2666.

En Las alegres, se nos presentan varias historias entrelazadas por ese nexo común de la violencia masculina ejercida contra la mujer. Ante la situación, las protestas femeninas son cada vez más numerosas pero parecen inservibles. Un grupo decide radicalizarse y pasar a la acción organizándose en una especie de guerrilla. Ginés Sánchez aborda la cuestión de la violencia con preocupación y sensibilidad e indaga en aspectos que no dejan de ser su caldo de cultivo como la violencia en algunos videojuegos o los indeseables comportamientos en las redes sociales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios