www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Los Patronos de Europa

José María Méndez
x
axiologiatelefonicanet/9/9/20
martes 28 de julio de 2020, 20:27h
El pasado 11 de julio de 202 fue fiesta de San Benito de Nursia, proclamado Patrono de Europa en 1964. El 23 del mismo mes recordamos a Santa Brígida de Suecia, Patrona de Europa desde 1999. En el intervalo de estos doce días ha tenido lugar en Bruselas, del viernes 17 al martes 21, uno de los más trascendentales Consejos de Jefes de Gobierno de la UE (Unión Europea). En esta reunión se ha logrado un acuerdo tan importante que algunos lo han comparado nada menos que con la fundación del Mercado Común en Roma en 1957.

Los que estamos seguros de la intercesión de los santos no podemos pasar por alto este detalle. El acuerdo se logró dentro del breve intervalo de doce días entre las fiestas de San Benito y Santa Brígida. Ambos patronos de Europa han debido estar muy activos durante ese tiempo colaborando al final feliz.

En efecto, el Acuerdo de Bruselas prevé la emisión de bonos respaldados por la entera Unión Europea. Esos títulos serán comprados en buena parte por ciudadanos de la UE. Su importe será entregado por la Comisión de Bruselas a los gobiernos de la UE bajo ciertas condiciones. Especialmente beneficiada será España.

La gran innovación consiste en que cada estado de la UE tendrá la capacidad de vigilar cómo los demás estados gastan ese dinero. Y no sólo de manera retórica o simbólica, sino mediante el mecanismo llamado freno de emergencia. Si un gobierno considera que un proyecto concreto de otro país miembro no se atiene a las directrices comunitarias, tiene la potestad de parar su financiación hasta que sea examinado de nuevo por los técnicos de Bruselas, o en un eventual o próximo Consejo de Jefes de Gobierno.

Esto es nuevo y de una importancia capital. Cada miembro adquiere el derecho a meter las narices en los asuntos internos de otro miembro. Y la razón de ello es que debe procurar que el dinero de todos no se malgaste. El dinero no es del estado receptor, póngase España. Es de todos los ciudadanos de la Unión Europea. Cada estado inquisidor, póngase Holanda, defiende aparentemente el bolsillo de sus propios ciudadanos. Pero en realidad defiende el interés de todos los ciudadanos de la UE.

Estamos ante un decisivo salto adelante hacia la integración política y económica. La pérdida de independencia o soberanía de los estados miembros es patente. Equivale exactamente al aumento de poder decisorio que ahora es atribuido a las autoridades comunitarias.

Compárese esta situación con los títulos que emiten el Estado español o las Comunidades Autónomas, y luego pueden gastar el dinero obtenido a su capricho. En este caso sólo existe el control teórico del Congreso, o de las Asambleas autónomas, en que los gobiernos de turno tienen mayoría. No existe nada parecido al freno de emergencia que ahora se introduce en la UE. En la práctica no hay control alguno.

Gracias precisamente a esta ausencia de control efectivo el socialismo en España ha funcionado a maravilla. Se obtiene el dinero de los bolsillos de los ciudadanos que trabajan y han ahorrado, vendiéndoles los bonos del Estado español o de las Comunidades Autónomas. Y luego se regala ese dinero a los simpatizantes socialistas, que no trabajan ni quieren trabajar, y por supuesto no ahorran.

Toda la sociedad prospera, por la definición misma de Socialismo. Los que trabajan y ahorran se aguantan. Los que no trabajan ni ahorran se frotan las manos. En Andalucía tenemos el paradigma de ese sistema de clientelismo. Ha funcionado de modo admirable y durante mucho tiempo.

Es justo descontar a esta caricaturesca descripción del socialismo la ayuda dada de hecho a personas realmente necesitadas. Yo mismo he propuesto un modelo de Renta Básica gestionado por la Agencia Tributaria (Cfr. El Imparcial, 10/07/19 y 08/11/19). Pero una vez efectuado este descuento, la anterior caricatura del socialismo es el fiel retrato de lo que hacen nuestros socialistas actuales. Se tima a los trabajan y ahorran, para que vivan de gorra los que no trabajan ni ahorran. La cigarra come y canta, mientras la hormiga se afana y paga.

Esto se ha acabado, al menos con los fondos aprobados en Bruselas el 21 de julio 2020. El control de todos sobre todos aún no ha empezado a funcionar. Pero al menos su existencia jurídica es ya un hecho. Y esto es efectivamente mucho. Sin duda está pendiente de comprobar la eficacia efectiva del famoso freno de emergencia frente a las triquiñuelas burocráticas de los políticos, especialmente si son nuestros hábiles socialistas. Pero, al menos en teoría, el salto adelante está dado y es de gran calado.

Más aún. Sospechamos que los patronos de Europa han estado también detrás del Brexit, la afortunada y oportuna salida de Gran Bretaña de la UE el 1 febrero de este año 2020. Si los británicos hubieran estado dentro, los recientes acuerdos de Bruselas nunca se hubieran alcanzado. De este antipático pero indispensable trabajo previo debieron encargarse San Cirilo y San Metodio, que también son Patronos de Europa y cuya fiesta se celebra el 14 de febrero, justo trece días después del Brexit.

Pero no se trata sólo de la materialidad del acuerdo de Bruselas, con ser de tanta monta. También cuenta, y mucho, su oportunidad. La desdichada coincidencia del Brexit con la pandemia del coronavirus, sobre un fondo de crisis económica, había creado un ambiente generalizado de pesimismo sobre el futuro de la UE. Como si se hubiera tocado techo y ya nada más pudiera esperarse de ella. En este aspecto el acuerdo de Bruselas nos ha levantado los ánimos y las esperanzas. Ahora vemos de nuevo un futuro para Europa.

El principal artífice de esta recuperación del optimismo constructivo sobre la UE ha sido el primer ministro holandés Mark Rutte. Nació precisamente el 14 de febrero 1967, justo en la fiesta de San Cirilo y San Metodio. De nuevo intervienen los dos hermanos patronos que vienen del oriente de Europa. Si Rutte sigue así, su nombre podrá ser puesto a la altura de los de Adenauer, De Gasperi y Monnet.

En conclusión, todo sugiere que los Patronos de Europa están vigilantes y hacen bien su trabajo.

José María Méndez

Presidente de la Asociación Estudios de Axiología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios