www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

El Gobierno vasco admite una segunda oleada y Simón lo niega

El director del CCAES, Fernando Simón, este jueves.
Ampliar
El director del CCAES, Fernando Simón, este jueves. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL/Efe
jueves 06 de agosto de 2020, 19:20h
Con 580 brotes, el epidemiólogo advierte sobre generar "percepciones de riesgo distintas de lo que realmente estamos viviendo".

La consejera vasca de Salud, Nekane Murga, ha alertado este jueves a la población de que el fuerte incremento de contagios en las últimas horas, con 338 nuevos positivos en Euskadi, pone en evidencia que se trata de la segunda ola epidémica del virus y "que no es posible una nueva normalidad".

Murga ha ofrecido una rueda de prensa tras reunirse con el lehendakari, para analizar la evolución de la pandemia en el País Vasco, donde se está registrando un repunte de contagios con cifras que no se registraban desde el 28 de abril, cuando se contabilizaron 392 casos.

La consejera ha explicado que el Servicio Vasco de Salud está especialmente preocupado por los contagios en grandes ciudades como Bilbao, que acumula 126 nuevos casos; Barakaldo (28) y Vitoria (38) debido a la gran movilidad de sus ciudadanos, que se desplazan a segundas viviendas, a otros territorios y a localidades costeras y cuya capacidad de transmitir el virus es mayor.

Ha reconocido que esta nueva ola de contagios tiene diferencias respecto a la de marzo porque "ha iniciado su propagación con menos fuerza" y, frente a lo ocurrido hace casi 5 meses, "no se han llenado los hospitales y las ucis", pero ha dejado muy claro que "no hay motivos para creer que el virus sea más débil y menos letal".

"Tiene la misma capacidad de propagación y de infectar que en marzo", el "virus nos está ganando terreno y día a día, semana a semana, está infectado a más personas" y, además de "provocar la muerte", deja graves secuelas como la fibrosos pulmonar, ha afirmado la consejera.

De hecho, actualmente hay más de 2.000 personas con la infección activa en Euskadi, 57 de ellas ingresadas en los hospitales y 3 en la uci, por lo que se está haciendo un seguimiento a más de 10.000 contactos estrechos de esos positivos, con "prácticamente el doble de pruebas PCR que en España". Pero junto a esa vigilancia epidemiológica es preciso "ahora más que nunca" reducir al máximo la actividad social y la proximidad con otras personas, ha dicho.

Ha dado también por hecho que en los próximos días habrá más hospitalizaciones porque la edad media de los infectados ha aumentado respecto a julio y algunos de los ciudadanos de entre 40 y 70 años que contraigan covid necesitarán atención hospitalaria.

Ante estas previsiones, el Servicio Vasco de Salud está preparando plantas para atender a enfermos de coronavirus en los hospitales de Basurto y Urduliz, en Bizkaia, dado que es el territorio que concentra un mayor número de positivos, aunque actualmente la red asistencial vasca tiene capacidad para asumir este rebrota ya que los hospitales están con una ocupación del 40 %.

Simón niega una segunda ola

A pesar de las taxativas declaraciones del departamento de Salud vasco, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha negado que España se encuentre ante una segunda ola epidémica y ha advertido de que este tipo de afirmaciones "pueden generar percepciones de riesgo distintas de lo que realmente estamos viviendo".

En su habitual comparecencia de los jueves para informar de la situación de la pandemia en España, Simón se ha mostrado prudente y ha abogado por "no hacer de la segunda ola un mito". Si bien ha reconocido que hay una parte del concepto "muy semántica", en su opinión para poder hablar de 'ola' es necesario que exista una "transmisión comunitaria descontrolada que no esté mayoritariamente asociada a brotes", situación que no se está produciendo.

En opinión del director del CCAES, al haber aumentado tanto su capacidad de detección, las autoridades sanitarias se enfrentan "a un problema de comunicación" ya que, aparentemente, los casos suben, pero en realidad "son los que hay". "El objetivo es detectar todo lo que podamos", ha afirmado. "Si hubieramos detectado con esta capacidad hace dos meses seguiríamos viendo un descenso", ha añadido Simón, destacando que "es la mejor forma para controlar la transmisión".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios