www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COMO UNA PIÑA, JUNTO A CASADO

jueves 20 de agosto de 2020, 12:20h
En sesión a medias telemática, a medias presencial, la Junta Directiva Nacional del Partido Popular...

En sesión a medias telemática, a medias presencial, la Junta Directiva Nacional del Partido Popular ha cerrado filas en torno a Pablo Casado, líder indiscutido de la formación liberal conservadora. No sé si se habrá superado la inquietante destitución de Cayetana Álvarez de Toledo, pero el líder popular ha acertado al convocar de manera inmediata su Junta Directiva, encontrando en ella el apoyo imprescindible.

Pablo Casado es un político prudente y enérgico. Heredó un partido en descomposición y ha sido capaz de reconducirlo, demostrando habilidad política y firmeza de ideas. Isabel San Sebastián, en un artículo sagaz, cree que ni Pablo Casado debió nombrar a Cayetana Álvarez de Toledo portavoz ni Cayetana Álvarez de Toledo aceptar el puesto que le ofrecían.

De nada sirve llorar sobre la leche derramada. De lo que se trata ahora es de robustecer el frente común para mantener la lucha con un sanchismo descoyuntado por los errores en la forma de tratar la pandemia y por las exigencias de Pablo Iglesias, al que no le va el papel de comparsa.

La convocatoria de la Junta Directiva Nacional en pleno mes de agosto era obligada y ha venido a demostrar la firmeza de Pablo Casado al frente del partido. Cerradas las filas en torno a su liderazgo, el PP deberá replantearse su política frente al desastre sanchista. Seguramente es inviable el Gobierno de Concentración que algunos propugnan. Tal vez sería posible, sin embargo, un acuerdo parlamentario para que Pedro Sánchez no siga dependiendo de minúsculos partidos separatistas, entre ellos el heredero político de Eta.

Las espadas están en alto y la opinión pública espera, por parte de los dos grandes partidos, fórmulas constitucionales que permitan enfrentarse con los inmensos desafíos económicos que aguardan a las puertas del otoño.