www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

José Zoilo: El nombre de Dios

domingo 04 de octubre de 2020, 22:34h
José Zoilo: El nombre de Dios

Ediciones B. Barcelona, 2020. 238 páginas. 21,90 €.

Por Miguel Suárez

José Zoilo (Tenerife, 1977) es biólogo, bien se dedica a asuntos relacionados con el desarrollo rural y la agricultura. Pero su gran pasión, que le acompaña desde niño, es la Historia. Él mismo confiesa: “Cuando niño devoraba cualquier información que cayera en mis manos, desde la enciclopedia Larousse de mis padres hasta los textos Santillana que estudiaba mi hermana, seis años mayor que yo, en el colegio. Todas aquellas historias me fascinaban: era como si ante mí se desplegara mi propia película de Robert Taylor, o mi propia novela de Robert Louis Stevenson o Alexandre Dumas”.

Esa pasión es la que le ha llevado al cultivo de la novela histórica, género que goza de un gran número de seguidores y en el que hay grandes maestros. No resulta fácil hacerse un hueco en él y conseguir lectores fieles que esperan ansiosos la próxima entrega. José Zoilo lo ha logrado.

Tras años en los que escribir fue solo una cuestión personal, sin decidirse a compartir sus resultados, dio el gran salto. Y no precisamente al vacío sino a una magnífica acogida de crítica y lectores. El pasado año se alzó con el I Premio de Novela Histórica de Pozuelo de Alarcón, cuyo jurado, formado por referentes del género como Isabel San Sebastián, Antonio Pérez Henares, Almudena de Arteaga y Juan Eslava Galán, declaró: “José Zoilo es el gran descubrimiento de la novela histórica española”.

El galardón le fue concedido por El Alano, primera parte de la trilogía Las cenizas de Hispania, continuada por Niebla y acero y El dux del fin del mundo, y que alcanzó un gran éxito. La propuesta con la que Zoilo debutó en el género la protagonizaba Attax, un bárbaro alano, y se desarrollaba en la Hispania tardorromana. Ahora, en El nombre de Dios, nos trasladamos al año 711, momento en el que se produce el desembarco de los bereberes de Tariq ibn Ziyab, enviados por el gobernador de Ifriquiya, Musa ibn Nusayr. El rey visigodo Rodrigo (Roderico en la novela, pues su autor apuesta por respetar en lo posible los nombres de la época) debe ir a defender el sur de la Península Ibérica ante el afán imparable de conquista de los musulmanes.

El desembarco desencadenó una de las batallas más decisivas de nuestra historia de la España: la batalla de Guadalete, librada cerca de este río, en la que los visigodos son derrotados por los musulmanes. Es el principio del fin de la España visigoda. Quienes disfrutaron con Las cenizas de Hispania, repetirán la experiencia con la nueva propuesta de José Zoilo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios