www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAFAEL NADAL, ORGULLO DE ESPAÑA

domingo 11 de octubre de 2020, 20:36h
En esta época de pandemias y tribulaciones, de tristeza inmensa por los confinamientos...

En esta época de pandemias y tribulaciones, de tristeza inmensa por los confinamientos que impone el Gobierno frentepopulista, hacía falta una alegría como la que nos acaba de dar Rafael Nadal y un acontecimiento que suscitara la unidad de todos en torno al éxito, en este caso, deportivo.

Lo de menos, siendo deportivamente de máxima importancia, es la decimotercera victoria del tenista en Roland Garros, igualando, además, a Roger Federer en el número de grand slam; lo de más es que Rafael Nadal ha sobrepasado las fronteras deportivas, convirtiéndose en el orgullo de España. Al escuchar el Himno Nacional, se le saltaban las lágrimas a este español que condensa en su persona las mejores virtudes de equilibrio, moderación, sentimiento nacional, solidaridad y esfuerzo. Y, sobre todo, sencillez ajena a presunciones y altiveces. Las cualidades deportivas de Rafael Nadal son extraordinarias; las cualidades humanas, excepcionales. El gran tenista está ya por encima de los éxitos deportivos. Representa lo mejor de España.

Desde los 10 años mantengo una afición inalterable por el tenis. Manolo Santana suele recordar que he actuado como juez de silla en importantes partidos suyos. Y bien, hace 16 años, el día 4 de diciembre de 2004, escribí en el diario La Razón un artículo en el que afirmaba: “Entre tantos y tantos tenistas españoles, ciertamente extraordinarios, quiero decir que solo he visto a uno comparable a Santana. Se llama Rafael Nadal y acaba de ganar la Copa Davis, junto a Ferrero, Robredo y un gran Moyá. No sé si mantendrá ese juego fulgurante y conseguirá vencer en los torneos del grand slam. Santana jugaba de otra manera, con menos potencia y más versatilidad, pero Nadal no le va a la zaga en calidad de juego, en instinto matador, en genio de campeón. Puede ser solo una estrella fugaz. Pero es una estrella y ojalá se consolide en el firmamento de este deporte galáctico que es el tenis.”

Unos años después afirmé también que Rafael Nadal se había convertido en el más destacado deportista español individual de todos los tiempos, de la entera historia del deporte español. Hoy eso lo repite la mayoría de los comentaristas deportivos. Me alegra mucho, claro es, no haberme equivocado. Disfruté en Oviedo cuando el tenista recibió de manos de Don Felipe el Premio Príncipe de Asturias del Deporte.

España, en fin, necesita alegrías generales, unidad en torno a personas destacadas, orgullo de ser español. Al vencer por decimotercera vez y de forma arrolladora en Roland Garros, en la prueba deportiva individual tal vez más difícil del mundo, Rafael Nadal nos ha proporcionado lo que hacía mucha falta en nuestra nación.