www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 1

Vuelta. Roglic descorcha el champán en Arrate y Froome ya flaquea

Vuelta. Roglic descorcha el champán en Arrate y Froome ya flaquea
Ampliar
martes 20 de octubre de 2020, 23:33h
Ineos formó una escabechina que remató el Jumbo. Enric Mas y Carapaz empiezan fuerte. Clasificaciones

La organización de la Vuelta a España ha trabajado de lo lindo para poder llevar a cabo la edición 2020 de la carrera. Ha tenido que sacrificar etapas y aceptar que se dispute bordeando noviembre, cediendo todo lo cedible por el bien del ciclismo. Contemplando que muchos de los primeros espadas del pelotón internacional no iban a comparecer a estas alturas del calendario. Pero lo importante era salvar el año. Y este martes se ha inaugurado la prueba de forma espectacular.

El recorrido planteó un estreno con 173 kilómetros, cuarto puertos de montaña y final en alto. En el Santuario de Arrate. Se trataba de un examen a los favoritos de la clasificación general en el primer pestañeo. Y esta apuesta salió redonda en lo que se refiere al espectáculo. Porque los que están en mejor condición física ya se han destacado del resto de gallos. Dejando las cosas claras desde el principio y subrayando, para el aficionado, sobre quiénes hay que poner los focos hasta llegar a Madrid.

Triunfó Primoz Roglic (Jumbo Vima). El esloveno, defensor del título, se impuso en un esprint que compartió con los ocho ciclistas más fuertes. Atacó a un kilómetro de meta y arrancó el maillot rojo y la victoria coyuntural, metiendo un segundo (que se convirtieron en 11 con la bonificación de meta) al ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos), el irlandés Dan Martin (Israel), el colombiano Esteban Chaves y el español Enric Mas. Todos ellos avisaron al resto de aspirantes.

Roglic, de 30 años, capitalizó el esfuerzo de desgaste y selección ejecutado por Ineos y rematado por su equipo, con un Sepp Kuss espectacular como gregario. El reciente ganador de la Lieja Bastoña, en consecuencia, ya le saca 51 segundos a nombres como Alejandro Valverde, David de la Cruz o Tom Dumoulin. Escaladores ilustres como Thibaut Pinot, Guillaume Martin o el propio Chris Froome quedarían descartados de cualquier opción de llegar de rojo a Madrid. El británico evidenció que ya no está para la gloria.

El relato de la traca vista comenzó con la primera fuga de la 75ª edición de la ronda española. Remy Cavagna (campeón de Francia), Wellens (Lotto Soudal), Bol (Burgos BH), Sütterlin (Sunweb) y Jauregui (AG2R) se convirtieron en los aventureros del día. Y Jumbo y Movistar se remangarían con celeridad para controlar la brecha abierta por los escapados. El colchón no superaría los cuatro minutos. Y cuando llegaron a los pies del primer puerto de tercera categoría la desventaja se había recortado a un minuto y medio.

Roglic y Enric Mas se sentían con piernas de luchar por estar en el podio y sus compañeros se vaciarían en una labor de persecución que mantuvo la tensión en el gran grupo. Generando una atmósfera de nervios que aliñaba el estado del asfalto, que yacía otoñal: salpicado de hojas secas, con apariencia de deslizar a la mínima. En esas subidas plácidas (a los altos de Udana y Kanpazar) y descensos cautelosos sobreviviría sólo Jauregui en cabeza. Pero no llegaría al ascenso al Elgeta (también de 3ª Categoría).

Ese puerto confirmó que Froome no tiene la capacidad que le llevó a ganar cuatro veces el Tour de Francia y dos La Vuelta. El británico se quedó descolgado mientras que su equipo endurecía la carrera, declarando con nitidez que su jefe de filas es Carapaz. Andrey Amador se encargó de poner a todos en fila india en Karabieta y de tensar en el paso peligroso de Eibar, camino de la subida postrera. Y su derroche llegaría hasta las primeras rampas del Arrate (1ª Categoría, 5,3 kms al 7,7% de desnivel medio).

Finalizada la labor de selección del escuadrón británico, tomó el mando el Jumbo. En cambio, lo hizo con un movimiento inesperado: el gregario Kuss atacó, dejando atrás a Sosa, el último eslabón del Ineos. El estadounidense entró en ignición a 4,6 kilómetros de meta y se llevó con él a Roglic, Carapaz, Dan Martin, Carthy, Enric Mas y Esteban Chaves. El resto de candidatos e ilustres no entrarían en el corte. Y el isleño Carthy probó suerte antes de que el esloveno se lanzara a 900 metros del final. Ganaría en el Santuario de Arrate, aclarando que ha viajado para volver a proclamarse campeón en España. Pero este sólo ha sido el estupendo prólogo de una carrera que se asoma más que interesante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios