www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 2

Vuelta. Exhibición de Movistar en el Santuario de Aralar y victoria para Soler

Vuelta. Exhibición de Movistar en el Santuario de Aralar y victoria para Soler
Ampliar
(Foto: Twitter: @lavuelta)
miércoles 21 de octubre de 2020, 23:34h
Golpe de autoridad del bloque español en una jornada sin diferencias entre los favoritos. Clasificaciones

La Vuelta a España 2020 está pensada para que el aficionado disfrute y, de momento, lo está consiguiendo con creces. Porque si en la primera etapa se propuso una subida a Arrate, en la segunda, celebrada este miércoles, se desplegó un recorrido de 151 kilómetros que discurrirían entre Pamplona y Lekunberri, en el corazón de la Comunidad Foral. Y que incluían la exigente escalada a San Miguel de Aralar antes de afrontar un descenso complicado y vertiginoso hasta la meta. En resumen, un dulce para el que quisiera aprovecharlo.

Marc Soler fue el que alzó la mano y se llevó el premio. El catalán de 26 años llevaba tiempo reclamando galones en su equipo y persiguiendo un triunfo en una gran carrera. Pues bien, en este día se lució como gregario y acabó ganando en solitario. Se fue del grupeto de los mejores en la última bajada y voló en la casa de un Movistar Team que exhibió poderío como hacía tiempo que no se le veía.

El bloque español mandó en la ascensión definitiva a Aralar, seleccionando a los que pelearán por el maillot rojo hasta Madrid. El filtró aplicado por Verona, primero, y Soler, después, dejó en cabeza únicamente a nombres como Primoz Roglic (Jumbo Visma), Dan Martin, Carapaz, Sepp Kuss, Esteban Chaves, Alejandro Valverde y Enric Mas. Es decir, los que han empezado esta explosiva prueba con las piernas necesarias para estar delante.

Con todo, Soler metió 19 segundos a sus ilustres perseguidores y Roglic, hambriento, aumentó su colchón en el liderato otros seis segundos (logrados en la bonificación preparada para el segundo clasificado de la etapa, en el esprint de los mejores). Es esloveno viaja ahora con una renta de 9 segundos sobre Dan Martin y 11 respecto al ecuatoriano Richard Carapaz. Y sigue avisando de su ambición.

El relato de lo visto comenzó con la escapada compuesta, a los 40 kilómetros, por cinco corredores entre los que sobresalían Tim Wellens (Lotto), los españoles Aranburu (Astana) y Serrano (Caja Rural). Su fuga se fraguó entre el viento y la subida inicial al Alto de Guirguillano (3ª Categoría). Mas, como es costumbre, el imperial Jumbo no les dejó irse y no superarían el colchón de cinco minutos nunca. La victoria de etapa estaba, de nuevo, en el pelotón.

Se negaría a esa suerte Wellens, que atacaría a sus compañeros de aventura y se fue en solitario a superar el Alto de Urbasa (3ª Categoría, 6,8 kms al 5,7% de desnivel medio). El belga sacaría un minuto a sus perseguidores en la cima, mientras que gozaba de seis minutos de adelanto con respecto a los gallos de la general. En el entretanto, el Movistar inauguraba su estrategia. Descerrajó un movimiento en bloque, en el descenso, que tensó el ritmo y puso de los nervios al Jumbo y al Ineos.

Con las orejas de punta hasta la meta discurriría la inercia. Y sobrevendría la ascensión a San Miguel de Aralar, un Primera Categoría de casi 10 kilómetros al 7,9 por ciento y con rampas del 15%, en carretera estrecha que se subió desde Uharte Arakil por la pista de hormigón. Se trataba de más de 25 minutos de esfuerzo. Todo un examen precoz a los favoritos. Con el grupeto reducido a 25 corredores y con Luis León Sánchez saltando en busca del triunfo sorpresivo.

En cambio, el campeón de España sería neutralizado por un portentoso Marc Soler. El catalán tensó la velocidad al máximo, dejado en la estacada a los débiles y vaciándose para Valverde y Enric Mas. El Movistar estaba protagonizando esta jornada. Y Marc incluso frenó la intentona del valiente Kuss, que se muestra más suelto que de costumbre, en beneficio del espectáculo. Carapaz, por su parte, también lo probaría sin éxito.

Soler se quedaría en los últimos metros de Aralar, cuando el ecuatoriano había acelerado. Pero su pundonor le llevó a conectar de nuevo con los elegidos y a rebasarlos del todo en el descenso. Arriesgó, imponente, para brindar a Eusebio Unzue y al ciclismo nacional una alegría más que necesaria. Se lanzó a tumba abierta para coronarse y quitarse presión de encima. Se construyó una ventaja de 20 segundos que mantuvo sin pestañear. Reivindicándose tras no poder competir en el Giro por haber tenido que reforzar a su equipo en el Tour de Francia. Y este jueves, la ascensión a otro ogro: La Laguna Negra de Urbión. La Vuelta no afloja su traca inicial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios