www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 20

Giro. El líder explosiona y Hindley y Geoghegan Hart se la jugarán empatados

Giro. El líder explosiona y Hindley y Geoghegan Hart se la jugarán empatados
Ampliar
(Foto: Twitter: @giroditalia)
sábado 24 de octubre de 2020, 21:21h
Sestriere acabó con Keldeman y resucitó a Almeida. La crono de Milán dispara su interés. Clasificaciones

Al Giro de Italia le queda la contrarreloj milanesa de 15,6 kilómetros. Nada más. Y esa cita se vivirá con un dramatismo poco comparable. Porque esta edición de la carrera italiana sin grandes favoritos va a conocer a su campeón con los dos máximos aspirantes empatados a tiempos. Literalmente. De hecho, Jai Hindley (Sunweb) viste la maglia rosa por centésimas de segundos con respecto a Tao Geoghegan Hart (Ineos). Nunca antes, en los 103 años de historia de esta prueba, se había llegado a una crono final en semejante igualdad.

El causante de esa situación tan intensa e interesante fue la vigésima etapa, disfrutada este sábado. La organización planteó para su despedida montañosa un recorrido de 190 kilómetros aliñado con un triple ascenso al puerto de Sestriere. Para un desnivel acumulado de 3.500 metros. Se trataba de la traca alpina definitiva, de la última página para que los escaladores brillaran. Y se impusieron los dos mejores, si bien ganó el británico Geoghegan Hart.

El corredor del Ineos, de 25 años, ganó en el esprint al australiano del Sunweb, de 24 años, que le atacó una y mil veces sin éxito en la ascensión final a Sestriere. Y resplandecería, otra vez, Rohan Dennis (Ineos) en su labor de gregario. Wilco Kelderman, que empezó la jornada liderando la general, mostró sus debilidades y concluyó octavo, con un minuto y 35 minutos de retraso. Quedando apeado de la guerra por la gloria.

El relato de lo vivido, como antagonismo perfecto a la huelga ejecutada este viernes -los ciclistas obligaron a recortar el recorrido por las condiciones climáticas-, sería delicioso. Y arrancó con una escapada consolidada por un total de 17 aventureros entre los que viajaban Davide Ballerini y el colombiano Einer Rubio (Movistar). Ellos dos serían los protagonistas delante, mientras que el pelotón iría controlando la desventaja con pausa y seriedad.

Cazarían los equipos de los gallos a Rubio, el último superviviente de la fuga, justo cuando enfilaba la última vuelta del circuito de Sestriere. Y en el gran grupo se detonaría un punto de inflexión: el imperial Ineos de Geoghegan Hart atacó y dejó en la estacada al endeble Kelderman. El neerlandés sufriría una travesía por el desierto, ya que se quedó a 30 kilómetros de meta. Ahí entraría en ignición Rohan Dennis. El contrarrelojista devenido en gregario supremo seleccionó las fuerzas del resto y sólo le siguieron Geoghegan Hart y Hindley.

A falta de seis kilómetros habían abierto una brecha de minuto y 47 segundos sobre Kelderman. La victoria de etapa estaba en sus piernas y, también, la conquista de la maglia rosa. Y Hindley se sintió con opciones de sentenciar ambas cosas. Atacó hasta cuatro veces en las rampas del puerto definitivo.

Todos esos arreones serían bien neutralizados por un británico que ganaría en meta. Y que tiene mejores condiciones en la lucha contra el crono. Con lo que, al final, el Ineos bien podría ganar un Giro en el que perdió a Geraint Thomas a las primeras de cambio. Pello Bilbao haría su camino y se vaciara en busca del podio en una contrarreloj que comenzará con dos minutos y 51 minutos de retraso con respecto a Hindley. Y Almeida defendió su orgullo con gallardía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios