www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Bartomeu y su junta dimiten tras ser sentenciados por la Generalidad

Bartomeu y su junta dimiten tras ser sentenciados por la Generalidad
Ampliar
miércoles 28 de octubre de 2020, 00:50h
La Generalidad dio permiso para que la moción de censura se celebrara y el presidente azulgrana se ha bajado de la burra.

Llegó el día. Josep María Bartomeu compareció este martes a las 20:45 para comunicar que él y su junta directiva presentaban la dimisión en bloque. A pesar de que este mismo lunes había comparecido para proclamar que "nunca había pensado dimitir, tampoco cuando Messi se quiso ir". "No hay motivos", proclamó en este inicio de semana. El problema que ha desatado semejante cambio de parecer es que ayer pensaba que podría apoyarse en el coronavirus para logra que la moción de censura se retrasara.

Se quería aferrar al cargo, costara lo que costara, contando con que la Generalidad de Cataluña no iba a permitir que los socios, que votarán en el referéndum que examinaba el presente del presidente y su junta, usaran las instalaciones del club. Según esta gerencia azulgrana, el Govern debía poner por delante de cualquier otro concepto el cuidado de la ciudadanía. Por lo que no era posible dar luz verde a votar en las instalaciones de club, cerradas. Pero el órgano de Gobierno catalán opinó lo contrario esta mañana.

Bartomeu hubo de convocar de urgencia a su directiva para la tarde. Sin aplazamiento del voto sobre su continuidad se había quedado sin margen de maniobra. Si ya pasará a la historia como el mandatario que dejó ir Neymar y que capitaneó las terribles remontadas en Champions y el 2-8 del Bayern, tras evitar la marcha de Messi creyó crecer en crédito. Pero luego sobrevinieron las 26.000 firmas, una cifra muy superior a las necesarias. En ese punto su meta paso a ser ganar tiempo. Mas, la Generalidad se lo arrebató.

Y no quería el dirigente ser el primer presidente cesado por una moción en más de 100 años de Barça. Por ende, no le quedó otra, arrinconado. Con serias diferencias con las vacadas sagradas del vestuario de la primera plantilla (a la que tenía en contra en la actual negociación de recorte salarial), la sombra del juego sucio del 'Barçagate' persiguiéndole tanto como una situación financiera terrible. Este martes no ha aguantado más y ha puesto final a un mandato con un gran contestación explícita entre la masa social culè. Ahora la junta gestora tendrá que convocar elecciones antes de tres meses.

Bartomeu, derrotado en su obsesión por agotar el mandato en marzo, compareció en una declaración sin preguntas de los periodistas. El que fuera directivo con Joan Laporta (2003-2005) y vicepresidente deportivo con Sandro Rosell (2010-2014), no volverá al palco al que accedió como presidente interino al arrancar los problemas legales de este último dirigente. Su mandato empezó en 2015 y concluyó en 2020. El tiempo le pondrá a la altura que la perspectiva le otorgue.

Ante el micrófono arguyó que la decisión se ha tomado "de manera serena y acordada" por todos los componentes de la directiva. Sin defensa, atacó a la Generalidad. "Les pedíamos cobertura legal, la misma que pidieron ellos al Gobierno central, pero han decidido no dar lo mismo que han pedido. Han optado por lavarse las manos en una situación que les resulta incómoda", criticó. Y se justificó así: "Teníamos que preservar la salud de todo el mundo y no podíamos situarnos en la tesitura entre la salud y una votación. Por eso no convocamos a los socios y dimitimos".

"Lo más fácil era dimitir, irse después de aquella dolorosa derrota, pero había que tomar decisiones y todo ello en medio de una crisis mundial sin precedentes. No podíamos dejar el club en manos de una gestora con competencias limitadas", desglosó sobre la posibilidad de haberse ido tras el 2-8 ante el Bayern. En este sentido si fue coherente con lo dicho en las 24 horas anteriores. Al menos en parte. "¿Quién hubiera contratado a un entrenador o fichado a jugadores o asegurado la continuidad de Messi o adecuado los salarios? Como junta teníamos la obligación de hacerlo", subrayó.

En su planteamiento no cabía dejar al club vacío de poder con una dimisión anticipada. Porque se tenían que tomar "grandes decisiones". "No queríamos huir pese al desgaste personal y se ha insinuado que teníamos cosas que ocultar y que teníamos miedo a avalar. Todo falso. Defendí que nuestra autocrítica nos hace más fuertes, pero lo que hemos vivido estos últimos meses pasa el límite. Se nos ha faltado al respeto, se nos ha amenazado, a mí, a mi familia y también a mis compañeros de junta", explicó, destacando su proceder como un ejercicio de responsabilidad institucional.

El presidente que ha venido reiterando que no había una crisis institucional sino deportiva añadió que "ha sido un honor servir al club". Prosiguió en un discurso en el que ha manifestado que su objetivo siempre ha sido ejercer el cargo "con honradez y responsabilidad". "Espero que próximamente se pueda cerrar la adecuación salarial de la plantilla, que si no se completa puede tener consecuencias graves (para la economía del club)", compartió. Y de inmediato aseguró que el Barça es "el mejor club del mundo en valor" y que se habían aprobado los requerimientos para formar parte de una Superliga Europea de Clubes.

"Eso lo hemos conseguido por delante de grandes magnates y estados, manteniendo el club en manos de los socios. Somos singulares y eso supone que no tengamos que repartir dividendos y que los beneficios se destinen a inversiones deportivas y patrimoniales. La solidez del club es indiscutible", presumió. Se despediría instado a pasar página y a sacar conclusiones. "Lo único que quiero es seguir disfrutando del Barça y los que vengan tendrán todo mi apoyo en el futuro. Somos los socios los que decidimos nuestro futuro y esta es nuestra grandeza", finalizó. Qué lejos queda el triplete de Luis Enrique, pensará.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios