www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Juan Bonilla: Totalidad sexual del cosmos

domingo 01 de noviembre de 2020, 18:04h
Juan Bonilla: Totalidad sexual del cosmos

Seix Barral. Barcelona, 2019. 288 páginas. 18,90 €. Libro electrónico: 5, 99 €. El escritor jerezano se ha alzado con el Premio Nacional de Narrativa 2020 con esta fascinante recreación de la figura y la turbulenta vida de la pintora y poeta mexicana Nahui Olin. Por Adrián Samartín

“Ahora es una niña de ocho años. Tiene los ojos grandes, de un verde felino, el pelo es una hoguera. Es como si lo fuera iluminando todo a su paso, como si el mundo se encendiese al calor de su mirada. Se llama Carmen pero no se reconoce en el sonido de su nombre. A veces se lo repite tantas veces que llega un momento en que es como si pudiese oír la respiración del universo, un gigante dormido en una casa muy pequeña. Le aprieta el infinito entre las sienes. Y más abajo, en las entrañas. Y más abajo aún”. Así arranca Totalidad sexual del cosmos, la novela con la que Juan Bonilla (Jerez, 1966) se ha hecho acreedor del Premio Nacional de Narrativa 2020. Galardón que se suma al Biblioteca Breve y al Bienal de Novela Mario Vargas Llosa.

Su llamativo título está tomado de unos versos de la poeta y pintora mexicana Carmen Mondragón Valseca, conocida como Nahui Olin -que nació en 1893 y murió en 1978, a los ochenta y tres años tras una turbulenta vida, llena de escándalos, que será, como su pelo, una permanente hoguera. Juan Bonilla explora la personalidad de la artista y recrea su agitada existencia.

La novela se estructura en tres partes: “Carmen”, “Nahui” y “Sin principio ni fin”, formadas por capítulos cortos, comenzando todos por “Ahora...”, en los que se recorren los distintos momentos y episodios de su trayectoria. Hija del militar Manuel Mondragón –inventor de un tipo de fusil, que primero tuvo el favor del régimen porfirista y luego cayó en desgracia y tuvo que exiliarse-, nació en el seno de una acaudalada familia y desde adolescente manifestó un comportamiento escandaloso como cuando se escapaba para ir al “bulevar de las putas, y se asoma a las pulperías llenas de humo y voces broncas, y luego se apoya en paredes ante las que pasan hombres solitarios de mirada caníbal”. Le dice a su padre que no quiere casarse nunca, pero luego, acuciada por este, contrae matrimonio con el cadete Manuel Rodríguez Lozano, quien, con el tiempo, se convertirá también en pintor. El matrimonio fracasa y el hijo que tienen muere en extrañas circunstancias.

Nahui habita en diversos lugares, como París, donde se relaciona con artistas de la vanguardia, como Georges Braque, Henri Matisse o Pablo Picasso, y San Sebastián, instalándose luego definitivamente en México y comenzando su actividad como poeta y pintora. Tras Rodríguez Lozano, Nahui Olin tuvo varias parejas en relaciones conflictivas como sobre todo la que mantuvo con el Dr. Atl, seudónimo del vulcanólogo, pintor y escritor Gerardo Murillo, de personalidad también polémica. Con el Dr. Arl, que era bastante mayor que ella cuando se conocieron, vivió primero una tórrida pasión, pero pasado el tiempo “empiezan a odiarse con el mismo frenesí escandaloso con el que se amaron”. Después, entre otros, se emparejó con el caricaturista Matías Santoyo.

Sus últimos años son de declive, vista por algunos como una mendiga o una loca, aunque a ella eso no le importa lo más mínimo: “Siente que está consiguiendo lo que pretendía: abolir el tiempo. El misterio está en no generar recueros”. Su muerte no tiene apenas repercusión hasta que un investigador, Tomás Zurián, que también existió en la realidad, descubre por azar a Nahui Olin y queda fascinado por ella. Precisamente será Zurián quien toma la palabra directamente en los últimos capítulos de la novela: “Ahora es un tema de investigación que vampiriza mis días y mis noches. Una vida a raudales que se jibariza en palabras, sensaciones indómitas, pensamientos quebrados, esperanzas y vértigos canalizados en renglones que van a dar a la mar [...]. Sé que, antes, antes o después, el río de lava de Nahui Olin me alcanzará y me fundirá en él y seremos los dos uno solo en la totalidad sexual del cosmos”.

Una prosa hipnótica, con toques poéticos, envuelve una historia poderosa, sobre una mujer poderosa, contradictoria, carismática, rompedora, única. Una historia que atrapa de principio a fin.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios