www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DEBATE DE PRESUPUESTOS

Bildu arrincona a Ciudadanos al apoyar los Presupuestos e Iglesias se sale con la suya

Bildu arrincona a Ciudadanos al apoyar los Presupuestos e Iglesias se sale con la suya
Ampliar
(Foto: EFE/Mariscal)
miércoles 11 de noviembre de 2020, 12:05h
Arrimadas: "Sánchez va a tener que elegir" entre lo que pide ERC y EH Bildu y Cs

Este miércoles ha arrancado en el Congreso la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado y lo ha hecho enfrentándose a siete enmiendas a la totalidad. Las presentadas por PP, Vox, JxCat, Coalición Canaria, Foro Asturias, BNG y la CUP.

Sin embargo, se espera que el Gobierno logre el apoyo necesario para que las cuentas pasen a la siguiente fase, la de las enmiendas parciales. El apoyo expreso de Bildu a las cuentas del Gobierno de Sánchez ha impuesto el deseo de Pablo Iglesias de aprobar los presupuestos con la llamada 'mayoría Frankenstein', que incluye a la formación abertzale y a los separatistas de ERC.

Los Presupuestos, el motor de la legislatura, son fundamentales para el primer gobierno de coalición en España, el de PSOE y Podemos, que a 11 de noviembre de 2020 y con una pandemia mundial que gestionar, sigue gobernando con los Presupuestos elaborados por el anterior ministro de Hacienda, Cristobal Montoro.

Se trata de una operación complicada, la de las cuentas públicas. Pedro Sánchez traspasó sus líneas rojas al recibir el apoyo de formaciones como Podemos o Bildu. Sobre la primera, había dicho que no podría dormir si tuviera que gobernar con ella, y de la segunda, que nunca pactaría con la formación abertzale, heredera de los postulados de la banda terrorista Eta.

Este miércoles, Podemos se salía con la suya al lograr que Bildu hiciera público su apoyo a los prespuestos, lo que acercaba que su aprobación esté respaldada por el bloque de la investidura, algo que siempre ha sido el deseo expreso de la formación morada.

Líneas naranjas

Rebasadas las líneas rojas preelectorales de Sánchez, que prometió no pactar con Bildu, el golpe de timón de Ciudadanos les ha llevado a tratar de imponer a Sánchez lo que ellos llaman líneas naranjas. La formación de Inés Arrimadas se mostró proclive a ser una de las patas en las que apoyar los Presupuestos, dando al traste con la doctrina de su anterior líder, Albert Rivera, contrario a respaldar al PSOE mientras estuviera comandado por Pedro Sánchez.

De este modo, al Gobierno se le abrió una teórica posibilidad de negociar a dos bandas: por un lado los partidos que apoyaron la investidura, con los separatistas ERC y Bildu entre ellos; y por el otro la muleta de Ciudadanos, que está negociando de facto con el PSOE esas líneas naranjas.

Nacido en Cataluña para tratar de confrontar algunas de las ideas del nacionalismo y el separatismo catalán, el partido Ciudadanos se ha plantado después de que el Gobierno concediera a ERC una iniciativa de dudosa constitucionalidad: la supresión del castellano como lengua vehicular para la educación en toda España.

Inés Arrimadas estallaba en una rueda de prensa telemática este martes, tras una reunión de la ejecutiva nacional de su partido, y exigía dos condiciones claras a Sánchez e Iglesias para apoyar sus Presupuestos: el español como lengua para la educación en toda España y el compromiso por escrito de que no habrá referéndum sobre la secesión de Cataluña: "Llevo meses y meses diciendo que Sánchez va a tener que elegir entre lo que pide ERC y EH Bildu y lo que pedimos nosotros", ha señalado Arrimadas al sacar pecho de medidas ya implementadas en el borrador de los presupuestos y que benefician a las familias y autónomos y del freno que suponen al separatismo.

Todo ello, sin tener el Gobierno todavía el ‘sí’ de ERC, que junto al del resto de los partidos de la investidura sería suficiente para aprobar las cuentas. Sin embargo, la formación separatista capitaneada en el Congreso por Gabriel Rufián ya ha adelantado que votará favorablemente en esta primera fase de tramitación parlamentaria.

De esta forma, vota en contra de las mociones a la totalidad de otros partidos cuyo caballo de batalla es la secesión de Cataluña y que también se encuentran en el Congreso: JxCat y la CUP, con las que la formación republicana habrá de enfrentarse por el mismo caladero de votos en las próximas elecciones catalanas.

Pedro Sánchez aprovechó la anterior conferencia de presidentes autonómicos en el Senado con la presencia de la presidenta europea Ursula von Der Leyen para tentar a los gobiernos de las autonomías de todo signo con unos Presupuestos especialemente expansivos para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

El debate arrancaba con la defensa de las cuentas por parte de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y continuará después con las intervenciones de los grupos para argumentar sus vetos, de mayor a menor.

El PP, que gobierna en lugares golpeados por la pandemia como Madrid, Galicia, Murcia o Andalucía, pide la devolución de unas cuentas que tacha de "incendiarias" e irreales, al considerar que lastrarán la recuperación económica debido a las subidas de impuestos.

El proyecto presupuestario eleva el techo de gasto de 194.456 millones, un monto extraordinario, e incrementa los impuestos para rentas altas, grandes empresas y el diésel.

Una vez rechazadas las enmiendas, el Presupuesto continuará su tramitación en la Comisión de Presupuestos del Congreso donde se votará la ponencia y se debatirán las enmiendas parciales con votación final previsiblemente el 27 de noviembre.

Según el calendario que maneja el Congreso, el Pleno de la Cámara Baja debatiría y votaría el dictamen de la Comisión entre el 30 de noviembre al 3 de diciembre, que de ser aprobado permitiría a las cuentas continuar su tramitación en el Senado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
2 comentarios