www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

F. García de Cortázar: Y cuando digo España

domingo 15 de noviembre de 2020, 19:00h
F. García de Cortázar: Y cuando digo España

Arzalia. Madrid, 2020. 624 páginas. 34, 95 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

En Y cuando digo España. Todo lo que hay que saber, Fernando García de Cortázar nos brinda una explicación vertiginosa de la historia de nuestro país a través de una narración tan dinámica como sólidamente argumentada y contextualizada. “El mundo sería peor sin el legado español” constituye una de las máximas que permean a lo largo de la obra, sin incurrir en chovinismos y patrioterismos cuando profiere tal afirmación.

En este sentido, aporta abundantes ejemplos que avalan su punto de vista, como certifica la sucesión casi interminable de logros cosechados en el terreno de la literatura, la arquitectura, la medicina o la música. Todos ellos conforman un todo coherente que dota de perspectiva histórica a la marca España: Con razón dijo Bataillon que los españoles, siempre afanados en ser europeos, no advertimos, o simplemente ignoramos, que lo hemos sido, y mucho” (p. 323).

De una manera más concreta, el profesor García de Cortázar subraya que, mientras el poderío geopolítico español ha sufrido virajes, cambios bruscos y retrocesos, la fortaleza cultural siempre se ha mantenido constante. Las letras, la música y el arte suponen acreditados exponentes pero existen algunos más. Al respecto, hace un recorrido por las ciudades de nuestra geografía, algunas de ellas auténticos patrimonios de la humanidad, como la propia UNESCO ha reconocido: Son, por supuesto, ciudades hermosísimas, excepcionales, con historias cuya huella no ha podido borrar el peso de los siglos. No hay una sola de ellas que no nos obligue a preguntarnos quién las fundó, qué acontecimientos forjaron su identidad, qué esperanzas y penas corren por sus venas” (p.475).

Esta puesta en valor de España responde a una finalidad de Fernando García de Cortázar con la que logra vincular pasado y presente. En efecto, en la actualidad ha emergido la (enésima) nueva crisis de la idea de España, aunque al contrario que otras que acontecieron más atrás en el tiempo (por ejemplo, la del 98), la de ahora se ve alentada por amplios sectores de la clase política que cuestiona los más de cuarenta años de convivencia pacífica que venimos disfrutando. Como réplica, el autor insiste en que lo modélico y excepcional del caso español es un hecho que enfatizan los organismos internacionales.

En íntima relación con la idea anterior, la democracia, simbolizada en la Constitución de 1978, también marcó el inicio de una fase de progreso y desarrollo económico a ritmo acelerado, en claro contraste con lo ocurrido en el siglo XIX. Aún con ello, parece que preferimos identificar la historia de nuestro país únicamente con sus episodios más vergonzantes. Tal fenómeno no se percibe en las naciones del entorno: “Hay quienes incluso sostienen que la corrupción es un mal que los españoles llevamos en nuestro ADN histórico […]. Sin embargo, pensar seriamente que la corrupción y el fraude eran mayores en la España del conde-duque de Olivares que en la Francia del cardenal Richelieu o la Inglaterra del duque de Buckingham, y que esto nos empuja fatalmente a poner el país entero en almoneda, más que un error es un disparate (p.603).

En consecuencia, nos encontramos ante un libro que reivindica nuestra herencia cultural, acercando al lector las vidas de algunos grandes referentes. Todos ellos son personajes de carne y hueso, contrapuestos a los mitos que han formado parte de la historia de España y a los que García de Cortázar también dedica un capítulo, si bien precisando que mientras la historia se pega a las pruebas documentales, quiere ser veraz y regirse por la razón, el mito tiene que ver más con la imaginación, el sentimiento, y a menudo busca dar lecciones morales” (p.169). Más en particular, el recurso al mito ha constituido y constituye una herramienta predilecta en el desenvolvimiento de los nacionalismos periféricos catalán y vasco: Como resultado, los fueros siguen incrustados emocionalmente en la España periférica, quedando en el olvido su anacronismo e incapacidad para impulsar cualquier intento de modernización económica” (p.187).

En definitiva, una obra mayúscula escrita por un autor que es a su vez testigo excepcional de nuestro pasado más reciente del que extrae lecciones que nos deberían permitir afrontar el futuro con confianza, optimismo y realismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios