www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONGRESO

Aprobada la ley que elimina el español de las aulas y vapulea la concertada

jueves 19 de noviembre de 2020, 16:23h
El proyecto de ley ha obtenido 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones.

No hubo sorpresa y finalmente el pleno del Congreso ha aprobado este jueves con 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones la reforma educativa del Gobierno, la Lomloe o ley Celaá, que, entre otras medidas, elimina el español de las aulas y vapulea la educación concertada.

El proyecto de ley que derogará la Lomce o ley Wert y que ha dividido a los partidos, pasa ahora al Senado.

Han votado a favor PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Más País Equo y Compromís y en contra PP, Vox, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN, Foro Asturias y Partido Regionalista Cántabro.Por su parte, Bildu, Junts per Catalunya, BNG o Teruel Existe anunciaron su abstención.

Una prueba de que esta ley divide es que a pesar de haberla impulsado una ministra socialista, las Cortes de Aragón, apoyado por el grupo parlamentario del PSOE, han aprobado un texto en el que instan al gobierno regional a solicitar a su vez al central que mantenga la lengua castellana como lengua vehicular "en toda España de acuerdo con la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía de las comunidades autónomas".

El PP, Ciudadanos y Vox ya han anunciado que derogarán esta ley en cuanto puedan al considerar que se ataca a la libertad. La Lomloe incluye como puntos más polémicos que el castellano deja de ser lengua vehicular en la enseñanza y que en el plazo de 10 años los centros ordinarios tengan los medios para escolarizar al alumnado de los centros de Educación Especial, así como que las administraciones darán suelo público gratis solo para construir centros públicos y no concertados.

Entre gritos de "libertad libertad"

El debate sobre el dictamen acabó en medio de gritos de "libertad" por parte de diputados del PP, Cs y de Vox, mientras la bancada socialista y la de Unidas Podemos aplaudían. Así, en una buena muestra de lo que es la política hoy en España, los gritos y aplausos se han unido al finalizar el turno de palabra de todos los portavoces.

La socialista Martínez Seijo acusaba a la oposición de difundir mentiras sobre la Lomloe mientras Sandra Moneo (PP), Marta Martín (Ciudadanos) y Joaquín Robles (Vox) anunciaban que recurrirán al Tribunal Constitucional e incluso a la Comisión Europea porque la ley Celaá impide la elección de centro a las familias de los concertados y los de educación especial.

"Contraprestación" a los presupuestos

La eliminación de establecer que el castellano es lengua vehicular de la enseñanza, que en el plazo de 10 años los centros ordinarios tengan los medios para escolarizar al alumnado de Educación Especial o que Ética no sea obligatoria en cuarto de la ESO son algunos temas que volverán a tratarse en la Cámara baja tras haber concluido el dictamen de la Comisión de Educación.

El líder del PP, Pablo Casado, que ha calificado de "contrarreforma educativa" la ley promovida por el departamento de Celaá, ha participado en la recogida de firmas a favor de la concertada en una mesa instalada en las inmediaciones del Congreso. Ha acudido a la carpa de su partido acompañado de la portavoz popular, Cuca Gamarra; de la vicepresidenta segunda del Congreso y vicesecretaria de Política Social, Ana Pastor, y de la senadora por Madrid Ana Camins.

Gamarra, que ha participado en un acto "online" de Nueva Economía Fórum, ha justificado el respaldo del PP a una enmienda promovida por el PNV y JxCat en favor de la convivencia de la enseñanza pública y concertada al afirmar que apoyarán todas las enmiendas "que puedan mejorar la ley Celaá". La portavoz del PP ha insistido en que la ley Celaá es una "contraprestación" a los presupuestos y ha acusado al Ejecutivo de "hurtar el debate y la participación", de ahí que se haya tramitado de forma tan acelerada y nazca sin consenso ni acuerdo.

Derogar a Wert

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha reconocido que ha conseguido su objetivo de derogar la Lomce o ley Wert y le habría gustado tener "más consenso" en la que será la octava ley educativa en democracia, pero que, "lamentablemente, el PP, Vox y Ciudadanos se han autoexcluido del debate". También desde el Ejecutivo, el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha defendido una norma que quiere recuperar "el entusiasmo" de los más jóvenes.

Según el PSOE, se han difundido "mentiras, bulos y 'fakes'" sobre el castellano y los centros concertados y de educación especial. Para Unidas Podemos lo único importante es que se fije la escuela pública como eje vertebrador del sistema educativo.

Por contra, el PP ha calificado la norma de "profundamente ideologizada", que "diluye la responsabilidad individual", además de atacar al castellano como lengua vehicular de la enseñanza y "desterrar" el derecho de los padres a elegir. Para Vox es una ley "sectaria y peligrosa" y ha criticado que "metan el género desde la infancia", en una "exaltación confusa de la libertad sexual" impartido por "personal no docente".

Ciudadanos achaca al Gobierno un tramitación "inoportuna y de dudosa garantía democrática". Baja el nivel de los estudiantes, es ideologizante, ataca a la libertad de elección de las familias y supone un "mercadeo zafio con los derechos lingüísticos por un puñado de votos", ha señalado. UPN cree que "habrá familias que no podrán estudiar en español por culpa del PSOE". Y Coalición Canaria ha sostenido que esta ley es "ideología, temporalidad y confundir".

Por su lado, ERC cree que "la mejor garantía para la escuela catalana es la república catalana", pero ha valorado los avances pedagógicos de la nueva norma y ha defendido que el catalán es la lengua vehicular en la educación catalana. Bildu ha señalado que la Lomloe no es el instrumento que necesitan, pues no quieren ser "meros gestores" y se queda corta a sus demandas, como la laicidad. Más País Equo ha criticado hablar tanto de la religión o la lengua cuando los problemas reales son la falta de recursos y el fracaso escolar.

Junts per Catalunya ha señalado que no se ha llegado a la ley que querían y ha defendido las escuelas concertadas, porque "enriquecen y dan más libertad al sistema educativo". El PNV ha celebrado que vaya a acabar la Lomce, pero ha defendido una ley vasca de educación y la coexistencia de la red pública y concertada.

Protestas frente al Congreso

Fuera del congreso, la plataforma Más Plurales se ha concentrado por cuarta vez ante el Congreso en defensa de la enseñanza concertada, donde han recibido el apoyo de dirigentes de PP, Cs y Vox. La concertada "sí importa" y la Lomloe "es un auténtico fraude y una chapuza más", han asegurado los concentrados, mientras se escuchaba la música de "Libertad sin ira" y "Para la libertad", de Serrat.


Por su parte, asociaciones y sindicatos educativos como STES, UGT, CC. OO., los padres de la Ceapa y el Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales han celebrado que se apruebe una ley que derogue la Lomce, aunque consideran que la norma debería haber incluido más aspectos, por ejemplo, sobre el profesorado.

Por contra, la ANPE ha criticado la falta de consenso, y el CSIF ha dicho que es una ley sin consenso ni recursos y critican, entre otros, la enmienda por la que se puede apartar de sus funciones a docentes por supuesta falta de rendimiento. Los centros privados Cicae dan la bienvenida a la norma, pero exigen mayor transparencia en la financiación de los centros concertados.

La Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae) lamenta que no se les haya tenido en cuenta en el proceso de redacción de la Lomloe, y la ONG Save the Children ve avances significativos en equidad, pero echa en falta concreción, financiación y consenso

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)

+

6 comentarios