www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Vacunas

Juan José Vijuesca
miércoles 25 de noviembre de 2020, 20:15h

Parece mentira la cantidad de vueltas que llevamos dadas sobre este asunto del virus, sin haber hecho otra cosa que lavarnos las manos con hidrogel y cubrirnos la cara con mascarilla. Supongo que dentro de miles de años quienes descubran vestigios de nuestro pasado encontraran fósiles de difícil explicación científica. Hoy en día cualquier hallazgo de otras épocas resulta de muy fácil comprensión para los arqueólogos. Sin ir más lejos la semana pasada se han descubierto en Pompeya los restos de dos hombres víctimas de la explosión del Vesubio hace casi 2.000 años.

A mí esto de excavar no me resulta demasiado atractivo aunque reconozco el subidón cuando encuentras algo interesante, pero lo que ya no me gusta es airear las intimidades de los demás. Dos mil años después, dos cuerpos calcinados y nos dicen que uno de ellos era rico y el otro su esclavo. Supongo que uno iría vestido de Pedro del Hierro y el otro de Primark. Ya me dirán. En fin, que para el momento actual que se vive en España no creo que el día de mañana la ciencia pueda ser tan detallista con nosotros a la hora de catalogarnos. Aquí y ahora la vagancia subvencionada se ha convertido en una variedad rara avis. Ya sé que no es un buen ejemplo para quienes tienen otros jocundos proyectos, pero el progresismo ha echado sus redes y el personal se está apuntando a vivir sin apenas esfuerzo corporal.

Contra menos fatiga laboral, mayor regusto existencial. El Estado no paga a traidores, o lo que viene a ser lo mismo, el Estado me subvenciona, luego existo. Ahora con lo de hacerse una limpieza de karma de vez en cuando ya es suficiente, total como te pagan por no hacer nada, valiente gana. Por eso digo, pobres los arqueólogos que se crucen en su día con los restos de esta generación esparcidos por la península ibérica ¿Creen ustedes que sabrán ubicarnos como especie? De seguir así las progenies venideras igual heredan el gen de la subvención y los nuevos exploradores se verán incapaces de distinguir entre una ánfora del siglo I y un tetrabrik de vino Don Simón. Advierto, todo es fruto de esa nueva normalidad al gusto del señor Sánchez y del ocio remunerado que tanto encandila.

Como ya se sabe la mediocridad está en alza, que no siendo lo peor, al menos si nos debe preocupar y mucho. La RAE con esa sutiliza encuadernada lo define como algo “de calidad media” o sea, “de poco mérito, tirando a malo. Traído a la literalidad de lo que hoy en día acontece, yo añadiría: “incentivo para el rédito electoral” De manera que bienvenidos al advenimiento de la mediocracia sumisa. Y fruto de tanto artificio ideológico estamos cada vez más cerca de la extinción como especie a menos que salga esa vacuna que todo lo cura. Hemos entrado en otra dimensión, pero no teman que nuestros líderes se preocupan por nosotros. Nos cuidan, nos protegen e incluso nos vacunan y además de manera gratuita. Es de agradecer. Ahora bien, ¿el experimento de la vacuna que se nos ponga es de amplio espectro? Me refiero que igual es buena para acabar con este virus tan canalla, pero no así con la referida mediocracia, fenómeno que se ha instalado en nuestra sociedad como una mutación del propio agente infeccioso. El experimento está servido y solo queda cruzar los dedos por el bien de nuestra a especie.

Cuando hablo de experimento lo hago en sentido figurado porque lo único de cierto es la subasta pública que se traen los laboratorios. Estamos en una lonja en donde el producto estrella somos ustedes y yo, quiero decir unos 7.800 millones de terrícolas. Y aquí estamos contemplando quien da más por este lote a sabiendas de que somos un producto tan dócil como apetecible y además un auténtico chollo para cualquier cuenta de resultados.

Sin embargo me preocupa que algunas fuentes del Ministerio de Sanidad hayan recordado que ciertas vacunas que están en desarrollo y que se incluyen en los acuerdos de la Comisión Europea podrían no llegar a tener la autorización de la Agencia Europea del Medicamento. Y llegados a este punto toca tragar saliva. Añadir que ahora mismo suenan las campanas del arrebato esperanzador, pero uno se pregunta si la vacuna va a ser idéntica para todo el personal o por el contrario tendremos un surtido variado de antivirus, porque el ministro de Sanidad nos ha anticipado que España adquirirá dosis de las diferentes vacunas de la Covid. Recalco lo de “diferentes” vayamos a estar hablando de ibéricos para unos y de chopped para otros.

Ojalá uno de los posibles efectos adversos de la vacuna se manifieste en forma de regresar a nuestros orígenes, porque de seguir así dentro de 2.000 años lo único reconocible como especie lo será Isabel Pantoja atrincherada en Cantora cantando “Marinero de luces”. ¡Qué fuerte y qué arte lo de este país!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (24)    No(0)

+
1 comentarios