www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Madrid no es un paraíso fiscal, pero Cataluña es un infierno fiscal

jueves 26 de noviembre de 2020, 12:47h

Isabel Díaz Ayuso se ha convertido en el objetivo a batir de Pedro Sánchez y sus socios Frankenstein. No pueden admitir que Madrid cree más riqueza y empleo que cualquier otra Comunidad, especialmente por la bajada de impuestos. No pueden digerir que, después de demonizar las medidas sanitarias y económicas que ha tomado la presidenta de la CAM, la expansión del coronavirus esté siendo atajada mejor que en cualquier región de España sin necesidad de arruinar a hosteleros y comerciantes. No pueden soportar que el PP gobierne en la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital de España. Y por eso, el presidente del Gobierno ha intentado seducir a Inés Arrimadas. No para que Ciudadanos apoyara los presupuestos, que como se ha visto era imposible. Sino para alentar una moción de censura y tomar el poder en la Comunidad.

Pero Isabel Díaz Ayuso no se achanta. Todo lo contrario. Contraataca al Gobierno de coalición cada vez que intenta deteriorar la imagen de Madrid. Ahora, se ha enfrentado con valentía y acierto a la pretensión de Rufián de meter mano en la política fiscal de la Comunidad, pues como todos los radicales de izquierdas sostiene que hay que subir los impuestos con la zarandaja de la “justicia social” y la “armonización fiscal”, sin admitir que el resultado siempre es el mismo: el empobrecimiento de la población y el desorbitado incremento del desempleo. Carmen Calvo, en su papel de la voz de su amo, ha llegado a declarar que Madrid es el problema de la unidad de España. Solo le falta añadir que son sus socios de Gobierno, ERC y Bildu, lo que trabajan en defensa de esa unidad. La vicepresidenta ha vomitado el mayor esperpento de los últimos tiempos.

Pero Isabel Díaz Ayuso ya ha contestado con una frase antológica:”Madrid no es un paraíso fiscal, pero Cataluña es un infierno fiscal”. Y esa es la realidad por mucho que intenten disimular Pedro Sánchez y sus socios comunistas, secesionistas y bilduetarras, que parecen estar dispuestos a pisotear la Constitución para impedir que las Comunidades del PP bajen los impuestos que tienen transferidos. El desguace de la unidad de España se está fraguando en las negociaciones de los presupuestos. Pues cada exigencia de ERC, Bildu y el PNV se traduce en un ataque, además de al PP, a la estabilidad y la prosperidad de nuestra nación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+

0 comentarios