www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 12

El Real Madrid refresca sus fundamentos para ganar en el Pizjuán | 0-1

El Real Madrid refresca sus fundamentos para ganar en el Pizjuán | 0-1
Ampliar
sábado 05 de diciembre de 2020, 20:32h
Los pupilos de Zidane resucitaron su compromiso defensivo y amortizaron un fallo de Bono para llograr un triunfo balsámico. El Sevilla no encontraría soluciones para generar peligro y sufrió con las contras visitantes. Por Diego García

Una goleada encajada ante el Chelsea y dos derrotas encadenadas contra Shakhtar y Alavés. Con ese balance comparecieron Sevilla y Real Madrid al duelo que este sábado mediría su presente en el Sánchez Pizjuán. Andaluces y capitalinos anhelaban reivindicarse, pues ambos proyectos navegaban con dificultades. Eso sí, los de Chamartín ya habían abrazado la crisis, sin ganar en Liga desde octubre y a punto de jugarse el acceso a octavos de Champions y de participar en el derbi con el Atlético. Se desplegaría, por ende, un examen mutuo en un evento de altura dentro del balompié nacional.

Julen Lopetegui hubo de lidiar con las bajas de Tomas Vaclík, Sergio Escudero y Marcos Acuña. Mas, el técnico vasco había dado descanso a varios de sus puntales en la cita continental del miércoles. Sólo mantuvo a Jesús Navas, Diego Carlos y Rakitic en el once. Bono volvió a la meta, protegido por Koundé y un Aleix Vidal uniformado de lateral zurdo improvisado. Fernando y Jordán saltaron a la medular, con Ocampos, Munir y De Jong copando el ataque. Suso, Óscar Rodríguez, En-Nesyri, Óliver Torres y el 'Mudo' Vázquez esperarían turno.

Zinedine Zidane, que ya se encuentra negando la dimisión, no forzó el regreso de Sergio Ramos ni pudo contar con Fede Valverde, Eden Hazard y Dani Carvajal. Repetiría la zaga que se hundió en Ucrania, con Varane, Nacho, Lucas Vázquez y Mendy defendiendo a Courtois. Casemiro recobró la titularidad para escoltar a Modric y Kroos. Y Benzema sería rodeado por Rodrygo y Vinicius. La nómina de revulsivos se limitó a los relegados Odegaard, Asensio, Isco y Marcelo. Hasta ahí llegó la artillería desplazada, pues Mariano y Jovic se quedaron en casa.

No tardaría el sistema visitante en avisar de sus intenciones. Antes del primer minuto Modric lanzó a Rodrigo, que centró para el remate demasiado angulado de Vinicius -sin marca-. La verticalidad madridista, con los extremos brasileños, enfangaría la voluntad de mando sevillana. Presionaban arriba los locales sin el orden exigido y Casemiro y Benzema probarían a Bono antes del quinto minuto. Diego Carlos salvó a los suyos sobre la línea de gol en este brete de mayor electricidad del defensor del título.

La posesión y la elaboración en estático pertenecerían al libreto hispalense. Con una ambición posicional que no mezclaba bien con sus imprecisiones. Koundé impidió que Rodrygo encarara a Bono en otro relámpago promocionado por un error en el pase propio. Viviría al borde del abismo la adelantada zaga del aspirante, al tiempo que empezaba a colgar centros hacia el área de Courtois, con Jesús Navas y Vidal batallando por la superioridad en los laterales. Y pasado el prólogo, el nudo táctico y el intercambio de presiones altas amenazaban con gobernar la trama.

El tino en la circulación cedía terreno a la intensidad de los lances y el rigor. Ocampos, Rodrygo y Vinicius se perfilaban como los elementos distorsionadores, Mientras que Bono fallaba en una salida a centro de Kroos y el propio alemán emitió un derechazo que lamió la escuadra -minuto 22-. Se quemaba el minutaje con una iniciativa andaluza que conjugaba con solvencia el repliegue madrileño, asomando el peligro sólo por la vía de la transición o la recuperación en cancha rival. Y en ese compás se atravesaría la media hora. Sin tiros entre palos.

Se tornó denso y pastoso el devenir. Jordán, Rakitic, Modric y Kroos no localizaban fórmulas de asociación entre líneas y Benzema y De Jong yacían sin alimento. Los técnicos, viniendo de donde venían, privilegiaron el orden y sus pupilos se ciñeron al plan. No encajar suponía el cimiento de todo. Además, la multiplicación de interrupciones torpedeó la aparición de algo de fluidez con balón. Y en ese paisaje se evidenció más cómodo un Madrid que bordeó el 0-1 en el 38. Benzema embocó un chut que Bono sacó de la cepa del palo con una parada de mérito, en una acción en vuelo. Un testarazo de Varane, en pelota parada, probaría al meta africano de inmediato, mas no se movería el electrónico. Tampoco en el disparo sin dirección de De Jong, único intento serio local del primer acto.

Lopetegui metió a Óliver Torres en la reanudación -Munir, intrascendente, se lesionó- y decretó incidir en la creación. En consecuencia, la delegación de Concha Espina ahondó en su apuesta de encierro y contragolpe. Y Courtois estrenaría sus guantes ante una chilena de De Jong a pase de Navas. Hilvanaba mejor en tres cuartos de cancha el bloque hispalense, siempre por el perfil diestro. En cambio, Benzema frotó la lámpara de su visión de juego para gestar el primer tanto -minuto 56-. Mendy se incorporó como un trueno y centró para que Vinicius desviara lo justo el envío que acabó colándose en la portería. Bono no estuvo acertado y el Sevilla pagó el envés de su monopolio.

Suso, En-Nesyri y Gudelj entraron en escena de golpe -por Jordán, De Jong y Rakitic- y Asensio suplió a Rodrygo. A falta de 25 minutos, el viento soplaba hacia Courtois, con zurdazo inaugural del ex del Milan como aperitivo. El asalto sevillano al área merengue se extendería hasta el desenlace, con Ocampos en su rol preferido -atacando a Lucas Vázquez en la izquierda-. Varane, Nacho y Casemiro serían escudriñados por alto y su colectivo confió su cosecha al resucitado compromiso defensivo.

Gudelj conectó un lanzamiento de falta formidable, desde la frontal, que no hizo diana por poco -minuto 76-. Y tres minutos más tarde Suso disparó un latigazo venenoso. Idrissi se añadiría a la maniobra orgullosa de su escuadrón -por Diego Carlos-. Se desfondaba, sin más cambios, el achique capitalino. Cada vez más apurado. Amontonando despejes y saques de esquina contrincantes. Con todo, el desacostumbrado derroche físico y mental del favorito sería sostenido por el arquero belga -reflejos frente a la tijera de Ocampos- para llegar a la orilla.

- Ficha técnica:

0 - Sevilla: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Idrissi, m.80), Aleix Vidal; Jordán (Gudelj, m.64), Fernando, Rakitic (Suso, m.64); Ocampos, De Jong (En-Nesyri, m.64), Munir (Óliver Torres, m.46).

1 - Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy; Kroos, Casemiro, Modric; Rodrygo (Asensio, m.66), Benzema, Vinicius.

Gol: 0-1, M.55: Bono, en propia meta.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó al local Gudelj (m.76) y a los visitantes Kroos (m.44), Modric (m.60) y Vinicius (m.89).

Incidencias: partido de la duodécima jornada de LaLiga Santander, disputado a puerta cerrada en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios