www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN LA FRONTERA

La eutanasia y el suicidio asistido, una derrota para todos

sábado 12 de diciembre de 2020, 19:47h

Es una derrota total de nuestra sociedad que está a punto de hacerse realidad, cuando el Congreso de los Diputados apruebe la próxima semana la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. Un hecho que yo califico de terrible pues no habla de la situación de nuestra sociedad, mejor dicho, de esa parte de nuestra sociedad que sustenta a un gobierno capaz de jugar con la vida de todos nosotros.

Por eso aplaudimos la reacción de la Iglesia española. Una reacción dura y muy oportuna, pues como dice la nota hecha pública este pasado viernes “la tramitación de la ley se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público”. La Conferencia Episcopal Española afirma que “el hecho es especialmente grave, pues instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infligida; y también de la profesión médica, «llamada en lo posible a curar o al menos a aliviar, en cualquier caso a consolar, y nunca a provocar intencionadamente la muerte». Es una propuesta que hace juego con la visión antropológica y cultural de los sistemas de poder dominantes en el mundo.

Los obispos españoles piden la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. “Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad”. “La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cuidados paliativos y el acompañamiento integral. Por el contrario, frente a la muerte como solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión.

La Iglesia de nuestros país nos convoca a todos a una Jornada de ayuno y oración el próximo miércoles 16 de diciembre, para “pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana. Invitamos a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa”.

Por más que los políticos y aquellos que desean que esta ley salga adelante, todos sabemos que en aquellos lugares donde la eutanasia se ha legalizado, esta incita a la muerte de los más débiles, por queremos recordar las palabras del Papa la eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no rendirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza”.

Esperamos que por lo menos estas palabras de FRANCISCO hagan reflexionar a más de uno y que piensen en aquellos, en todos, que en estos momentos han sufrido, sufren o sufrirán un posible abandono, en una rendición. Yo no me rindo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
0 comentarios