www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 13

El renacido Real Madrid apoca al Atlético y amenaza al resto | 2-0

El renacido Real Madrid apoca al Atlético y amenaza al resto | 2-0
Ampliar
domingo 13 de diciembre de 2020, 07:25h
El sistema de Zidane dominó, por calidad y seriedad, con Kroos y Benzema brillantes. Casemiro recogió el fruto en el primer acto y Carvajal, en la reanudación. La reacción rojiblanca no bastó para inquietar a Courtois. Joao Félix fue suplido en el 60. Por Diego García

El estadio Alfredo di Stéfano acogió este sábado el primer Real Madrid-Atlético de su historia. Un capítulo de la rivalidad capitalina que redefiniría los roles de ambos clubes dentro de LaLiga. Toda vez que solventaron sus apuros continentales, los enemigos íntimos regresaron al torneo de la regularidad montados en una euforia de diverso fondo. Los colchoneros viajaban en una racha de 26 jornadas sin conocer la derrota -y siete victorias seguidas-, mientras que los merengues competían a seis puntos del liderato (y con un partido más). Es por ello que se atravesaban el objetivo de dar un golpe de gracia al rival y el de reengancharse a la pelea por el título. A 12 de diciembre.

Zinedine Zidane no contó con los lesionados Eden Hazard, Martin Odegaard, Luka Jovic y Mariano Díaz. Recuperó para la lista a Fede Valverde y a Dani Carvajal para el once. El canterano ejercería de lateral diestro y convirtió a Lucas Vázquez en centrocampista. Mendy, Sergio Ramos y Varane protegerían a Courtois, con Kroos, Modric y Casemiro asentando el eje. A Benzema y a Vinicius les correspondería el desborde en punta. La nómina de revulsivos que aguardarían turno estaba encabezada por el todoterreno uruguayo, Rodrygo, Isco, Marcelo y Asensio.

Diego Pablo Simeone, en su caso, sufría las bajas de Diego Costa y José María Giménez. El resto de la plantilla yacía disponible y en un pico de confianza sobresaliente. Reproduciría el argentino el 3-5-2 que tantos réditos le ha aportado, con Oblak defendido por Stefan Savic, Felipe Monteiro y Mario Hermoso. Trippier y Yannick Carrasco trabajarían como carrileros, con Héctor Herrera, Koke y Marcos Llorente en la medular. Luis Suárez y Joao Félix repetirían como pareja atacante. Y empezarían en la banca Saúl, Correa, Geoffrey Kondogbia, Torreira, Lemar, 'Vitolo' y Renan Lodi.

La trama nació anudada. El conjunto local presionaba arriba y trató de pautar un control del esférico en un prólogo en el que los visitantes asumieron el reto, aplicando subidas de líneas selectivas y esbozando la familiar voluntad de discutir la posesión. En ese paisaje de respeto y precaución se desenvolvería mejor la calidad técnica madridista. Y generarían llegadas claras: Modric chutó fuera desde la frontal -minuto 7- y Benzema emitió un latigazo que Oblak desvió al poste -minuto 12-.

Se mantuvo la exigencia árida de precisión en las asociaciones, con los de Chamartín conviviendo más en cancha contraria. Le costaba a los rojiblancos fluir y conectar con Llorente y los atacantes. Asimismo, Lucas Vázquez, Carvajal y Modric desequilibraban, sembrando superioridades exteriores que desembocaron en una amenaza tangible. De hecho, en una de esas maniobras corales, el extremo gallego provocó un córner que sería amortizado por Casemiro para firmar el 1-0 -minuto 15-. Herrera perdió la marca y el carioca cabeceó a placer.

La visión de Kroos gobernaba sin oposición frente a la reclusión gradual contrincante. El 'Cholo' insistiría en el mayor colorido de su filosofía actual, mas el rigor táctico madridista le indigestó la armonía combinativa. Los desmarques de Luis Suárez y de Llorente resultaban inocuos, pues los lanzadores padecían el ahogo de la persecución del defensor del título. Es más, no recuperarían balones con el ratio acostumbrado y la media hora se quemaría sin trascendencia de Joao Félix. La mejor defensa del Viejo Continente sollozaba y Courtois sólo fue inquietado por una escapada de Carrasco con centro raso.

No llegaban las ayudas 'atléticas', ni en la presión ni en estático. Mario Hermoso había sido victimizado como central zurdo, en la espalda de Carrasco, y Benzema dañaba entre líneas, engrasando un tempo acelerado inaccesible para el ambicioso plan del líder. En consecuencia, pasaron los visitantes a sobrevivir en un 4-4-2 que les templó en el ecuador del ajedrez, si bien seguirían perdiendo en el cuerpeo con un Madrid hiperactivo. Oblak les sostendría conjugando una peligrosa contra imaginada por la clase de Benzema y arribarían al entretiempo mejorando algo sus sensaciones. Perdiendo en la relación de tiros (6-0) y limitados al avance por la vía de la pelota parada.

Simeone apostó por Lodi, Lemar y Correa antes del inicio de la reanudación. Dio un volantazo ofensivo que señaló a Herrera, Felipe y Carrasco, amén de retrasar a Llorente al mediocentro. Una entrada fea del extremo francés a Casemiro, antes del 46, avisaría del pretendido aumento de revoluciones colchonero. Pero entrarían congelados al segundo acto, acumulando errores en la salida de juego. No obstante, Correa bordearía el penalti sobre Kroos en el 51 tras un pase tenebroso de Lodi. Y Mendy remató arriba una acción ensayada que subrayaba la comodidad local.

Tragado el susto, Correa y Joao Félix comenzarían a desahogar, en la espalda de Kroos y Modric, estableciendo circulaciones prósperas al fin. Casi recogieron fruto de inmediato, cuando Llorente se coló hasta línea de fondo para centrar con veneno. Lemar perdonaría el empate, sin marca y en el segundo palo, embocando al lateral de la red con todo a favor. Empastada la electricidad del derroche energético, la reacción rojiblanca se redondeó con tino en la asociación. Y con la sorprendente entrada de Saúl por la perla portuguesa en el 60.

Aguantó la igualdad sobrevenida el escuadrón preparado por Zidane, sin torcer el gesto. Presionando y queriendo portar la iniciativa. Fabricarían faltas laterales espinosas, con Mendy y Vinicius creciendo. Y en una de ellas Saúl rechazó un centro para que Carvajal descerrajara una volea que supuso el segundo tanto -minuto 63-. El cañonazo, tenso, golpeó en la madera y se coló al ser desviado por la espalda del Oblak impotente. Ya con el electrónico desnivelado de verdad, los de Concha Espina elegirían inyectar anestesia con posesiones eternas.

Kondogbia, Asensio, Rodrygo y Fede Valderde -por un Suárez fuera de forma, el apagado Vinicius, Carvajal y Modric- comparecerían en un desenlace que contempló la vigencia del orgullo colchonero. Saúl probaría fortuna sin dirección en el 74 y se topó con Courtois (a centro quirúrgico de Lodi) en pleno arreón corajudo de su delegación. También Lemar se reivindicaría en la mediapunta y localizó el hueco para lanzar una bomba que lamió el travesaño. Sin embargo, no se registrarían más alteraciones en el electrónico. Porque Oblak sacó de la escuadra el punzón de Lucas Vázquez. Durmió el desenlace la tercera exhibición colectiva seguida de un Real Madrid resucitado. Que venía de cosechar seis puntos de doce posibles en casa y se fue a casa esta noche propulsado en todos los conceptos.

- Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal (Marco Asensio, m.79), Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric (Valverde, m.88); Lucas Vázquez, Vinicius (Marco Asensio, m.79) y Benzema.

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Felipe (Lemar, m.46), Mario Hermoso, Carrasco (Correa, m.46); Herrera (Lodi, m.46), Koke, Marcos Llorente; Joao Félix (Saúl, m.60) y Luis Suárez (Kondogbia, m.73).

Goles: 1-0, m.15: Casemiro. 2-0, m.62: Oblak en propia puerta.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Casemiro (35) por el Real Madrid; y a Lemar (46), Correa (50) y Savic (62) por el Atlético.

Incidencias: encuentro correspondiente a la decimotercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano a puerta cerrada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios