www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

John Le Carré: Un hombre decente

domingo 20 de diciembre de 2020, 18:32h
John Le Carré: Un hombre decente

Traducción de Benito Gómez Ibáñez. Planeta. Barcelona, 2019. 368 páginas. 21,50 €. Libro electrónico: 8,99 €. La última novela publicada en nuestro país de John Le Carré, fallecido esta semana, además de ofrecernos una absorbente trama, aborda cuestiones de palpitante actualidad, como el Brexit. Por Adrián Sanmartín

Con el fallecimiento este 12 de diciembre de David John Moore Cornwell, conocido como John Le Carré (Poole, 1931-Cornualles, 2020), desaparece no solo el mejor cultivador de la novela de espías. Porque, más allá del género, Le Carré fue un excelente escritor con un extraordinario manejo de las herramientas narrativas en tramas absorbentes, repletas de personajes perfectamente dibujados. Y no únicamente el célebre George Smiley, singular espía creado por Le Carré en contraposición al no menos célebre James Bond, “hijo” de Ian Fleming. Aunque moviéndose en el mismo escurridizo territorio del espionaje, Le Carré le despoja de cualquier glamur para situarnos en un mundo presidido por la dureza, la abdicación de la moral, la traición y la mentira, elementos que, of course, no solo son privativos del universo de los espías. Quizá esa sea una de las razones de que la obra de Le Carré nos atrape con tanta fuerza.

Autor, entre otros títulos, de novelas como El espía que surgió del frío, El topo, El honorable colegial, La casa Rusia, La chica del tambor, El jardinero fiel, y El sastre de Panamá, del ensayo Afterword, -sobre el agente doble Kim Philby-, y de una esclarecedora autobiografía, Volar en círculos, el autor británico –recordemos que él mismo trabajó en el M-I5 y el M-I6, servicios de espionaje británicos-, publicó hace pocos años El legado de los espías, donde resurgía su emblemático George Smiley, junto a figuras del universo Le Carré como Alec Leamas, Jim Prideaux, o Peter Guillam. En cierta medida, esta novela se vio como precisamente su legado. Pero Le Carré, muy activo a pesar de su edad y de su enfermedad- confesó que padecía cáncer-, dio a la imprenta Un hombre decente, donde, además de una trama que se sigue sin respiro, se abordan cuestiones de enorme actualidad como el laberinto del Brexit.

El protagonista y voz narradora en primera persona de Un hombre decente es Nat, un veterano de los servicios secretos británicos, y gran jugador de bádminton, al que cercano a la cincuentena, se pretende arrumbar, algo a lo que parece resignarse: “Llevo mi equipo de bádminton: pantalones cortos, sudadera y zapatillas nuevas con tobillera. Me las compré para repeler un insistente dolor en el tobillo izquierdo producido un mes antes en una marcha por los bosques de Estonia. Después de prolongadas y consecutivas estancias en el extranjero, estoy disfrutando de una bien merecida temporada de vacaciones en casa. Una nube se cierne sobre mi vida profesional y estoy haciendo lo posible por no prestarle atención. Puede que el lunes me despidan. Bueno, pues qué se le va a hacer, me repito a mí mismo. Acabo de cumplir cuarenta y siete años, he tenido buena racha y estaba avisado desde el principio, así que no puedo quejarme”.

Pero, la creciente actividad moscovita provoca un cambio de planes y que a Nat se le asigne una nueva misión, consistente en volver a poner a marcha una subestación en Londres reorganizando a un disperso grupo de agentes. Así, junto a Nat, cobran vida personajes como la joven Florence, un oscuro oligarca ucraniano -que lo complicará todo-, y, en primera línea, Ed Shannon, su contrincante en el bádminton, y no solo eso: “Nuestro encuentro no estaba planeado. Ni por mí, ni por Ed ni por ninguno de los que presuntamente le tiraban de los hilos. Yo no estaba en el punto de mira. Ed tampoco. No éramos objeto de vigilancia, ni encubierta ni directa. Me lanzó un desafío deportivo. Lo acepté. Jugamos. No hubo premeditación, connivencia ni complicidad. Hay en mi vida acontecimientos -pocos en los últimos tiempos, cierto es- que sólo admiten una versión”.

Con Ed compartirá una desengañada visión de nuestro presente, manejado por políticos que no están a la altura de los complicados tiempos. Theresa May, Donald Trump, Boris Johnson y Vladimir Putin desfilan por las páginas de Un hombre decente, y no precisamente para salir bien parados, y se arremete contra el Brexit: “El Brexit es una autoinmolación. El pueblo británico se dirige a un abismo adonde lo conduce un grupo de aventureros ricos y elitistas que se hacen pasar por hombres del pueblo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios