www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CERTERO DISCURSO DEL REY DE TODOS LOS ESPAÑOLES

jueves 24 de diciembre de 2020, 21:38h
Es necesario preservar los valores éticos y eso “obliga a todos sin excepción”...

Es necesario preservar los valores éticos y eso “obliga a todos sin excepción”, por encima de cualquier consideración familiar. Con estas palabras, Felipe VI se refirió sin citarle al Rey padre y a las tensiones que en su entorno se han producido, multiplicadas por una frenética campaña orquestada en varios canales de televisión por la extrema izquierda y los partidos secesionistas.

Esfuerzo, unión y solidaridad, pidió el Monarca para enfrentarse con la pandemia, con la crisis económica y con el desempleo. “Ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar”, afirmó Felipe VI. Hay que evitar que esa crisis económica derive en una crisis social, lo que exige la atención a los sectores más desfavorecidos.

Dedicó el Rey palabras de elogio al personal sanitario, al tejido empresarial, a las Fuerzas Armadas y a la colaboración europea, afirmando de forma concluyente que todos tenemos el deber de respetar la Constitución, que es la garantía de la democracia y la libertad en España.

Felipe VI ha demostrado una vez más su independencia diciendo en el discurso navideño lo que debía decir y no lo que pretendía la ultraizquierda, que dijera. Por otra parte, algunos quieren enfrentarle con Sánchez y el sector socialista del Gobierno, cuando el discurso se ha negociado como todos los años con Moncloa, sin tensiones y con acuerdo.

Felipe VI es la mesura, la prudencia, la serenidad. La Reina Letizia, inteligencia viva, le ha enseñado a hablar ante las cámaras. Y el Monarca lo hace con la sencillez y la soltura de un profesional. A pesar de las especiales circunstancias de este año, el Rey ha pronunciado su discurso como siempre, sin un fallo ni una vacilación.

Y no, no existe en España el problema Monarquía o República. Las encuestas más solventes cifran entre el 0,1% y el 0,3% el porcentaje que esta cuestión suscita en el pueblo español, cuando el paro supera el 60% y los partidos políticos ocupan el segundo de los diez grandes problemas que agobian a los españoles, entre los que no está ni de lejos la cuestión Monarquía o República. A pesar de la obsesiva campaña audiovisual desencadenada por un sector del Gobierno y los partidos secesionistas y de ultraizquierda, campaña no contra Don Juan Carlos, que es el pretexto, sino contra la Institución Monárquica, la Corona mantiene la estabilidad y Felipe VI conserva sus altos índices de popularidad.