www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Mota y los comparsas

domingo 03 de enero de 2021, 19:14h

Aseveraba Montanelli cuáles son los medios que el hombre ha inventado para destruir una doctrina y defender otra: el análisis, la crítica de textos, el relato, el diálogo el apólogo, la sátira, la anécdota, la caricatura. Todo ello manejado con agilidad de palabra y de mente. A última hora de Nochevieja, por fin, pudo darse con el paradero del cirujano de hierro, que destruyendo una doctrina y defendiendo otra, muchos andábamos buscando con desesperación en la creencia firme de que nos sacará del atolladero y aliviará nuestra angustia. Español medio, de 55 años y por debajo del uno setenta de estatura. O sea, uno de los nuestros. Vamos, un Suárez, pero sin camisa azul, ab initio. Nos hacía falta un especialista así, no experto de los de manga ancha, que nos hablara directamente a la cara y nos cantara estas verdades como puños.

Que nuestra historia es como un cine de sesión continua. Que tropezar más de dos veces con las piedras del camino es nuestro drama y nuestro sino. Que no hemos aprendido nada porque, tras cuarenta años de plan B: la reconciliación, volvemos, unos por acción y otros por omisión, al plan A: el cainismo. Que siendo la victoria del 78 una victoria con alas, se las estamos cortando. Que se quiere convertir una Constitución, no en instrumento de concordia, sino en el pírrico triunfo de una exigua mayoría sobre la inmensa minoría de la nación.

Que la altura intelectual de la clase política lleva años rebajándose; la moral también, pero más aceleradamente. Que cuando las sociedades viven en la opulencia el resultado es descuidar la educación y aparentar lo que no se es. Que la democracia se pervierte cuando, tras tantos errores y tantas promesas incumplidas, el político actúa más como jefe de partido, embelesado en ganar elecciones, que como representante del bien común, atento siempre a enmendar el presente mejorando el porvenir. Que necesitamos un país de oportunidades para todos, no de oportunistas ni oportunismos. Que para crear empresa, trabajo y riqueza ya están los empresarios. Que debemos transformar la charlatanería en pensamientos sanos y útiles. Que debe informarse a conciencia y no a impulsos ideológicos. Que los medios de comunicación no pueden convertirse en una escuela de frivolidad trivial. Que la escuela no puede ser una masa de paradojas. Que la educación debe estar en manos de la familia y, subsidiariamente, en las del Estado, pero no al revés. Que hay que defender lo que se tiene, sobre todo la vida.

José Mota, un humorista, mitad intelectual, mitad estadista, nos alerta de que jamás la ceguera que produzca el rencor ha de enturbiar la visión generosa de una grandeza y de un espíritu que se levanta cada vez más erguido en la presente confusión. Nos enseña el camino para que en democracia seamos protagonistas o testigos, no comparsas. Como en Belén, protagonista, el Señor de la Historia, testigos, los pastores. Comparsas, la mansedumbre del rebaño. Un cirujano de hierro, este José Mota.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(1)

+
1 comentarios