www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Trump, dispuesto a morir matando la democracia

EL IMPARCIAL
jueves 07 de enero de 2021, 07:57h

Donald Trump, el máximo representante del populismo fascista, ha puesto en peligro la mayor democracia del mundo al azuzar a sus seguidores para que asaltaran el Capitolio cuando se disponía a ratificar la victoria electoral de Joe Biden. En una de las jornadas más negras de la Historia de Estados Unidos, decenas de miles de violentos manifestantes han interrumpido la sesión conjunta del Congreso y el Senado y han provocado la muerte de cuatro personas. La tensión ha llevado al alcalde a decretar el toque de queda en Washington.

Trump, que todavía no ha aceptado la derrota electoral, ha decidido embarrar el nombramiento de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos. Ha engañado a muchos de sus seguidores con la difusión por las redes sociales de campañas tan demagógicas como falsas sobre la indiscutible victoria del candidato demócrata. El Tribunal Supremo ha tumbado las casi 60 demandas por “fraude electoral” y la mayoría de los dirigentes republicanos se han negado a avalar los intentos de Trump de impedir la toma de posesión de Biden. El todavía inquilino de la Casa Blanca ha enturbiado los dos meses de transición con ataques a las Instituciones norteamericanas y a la limpieza del sistema electoral. Como vaticinábamos en un editorial de El Imparcial el 9 de noviembre, esas campañas han terminado agitando a sus seguidores hasta llegar a provocar los enfrentamientos violentos que se han vivido este miércoles en el Capitolio. Trump ha decidido morir matando. No quiere reconocer la derrota ni preparar un relevo civilizado con el ganador de las elecciones.

Donald Trump ha podido cometer los delitos de insurrección y sedición al jalear a sus seguidores para que asaltaran el Capitolio. La arrogancia del todavía presidente ha asestado un duro golpe a la democracia que ha convertido a Estados Unidos en el país más poderoso del mundo. Se trata de un aviso del peligro de los populismos, tanto fascistas como comunistas. Polarizan a la sociedad para terminar destruyendo la convivencia, la libertad y la propia democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
1 comentarios