www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Trump y Nixon

miércoles 13 de enero de 2021, 20:35h

Vuelta atrás en EEUU, pero no vuelta atrás de la democracia o de siglo y medio atrás en la sociedad norteamericana, sino vuelta atrás hasta Richard Nixon nada más.

En el Watergate, como es sabido, Nixon se negó a entregar unas cintas magnetofónicas que recogían todo lo que se hablaba en la Casa Blanca y eso acabó siendo la pieza fundamental en la acusación de impeachment y lo que provocó su dimisión como presidente antes que le juzgaran.

Según Rose Mary Woods, la secretaria de Nixon, estaba (ella) escuchando una cinta cuando al mismo tiempo contestó una llamada de teléfono y ocurrió que en vez de apretar el botón de parada del magnetofón, sin querer presionó el botón de grabación que estaba al lado y el contenido original se borró. Durante la conversación de unos 5 minutos de duración mantuvo el pie en el pedal equivocado, lo que causó un lapso en la antigua grabación. Posteriormente, durante la investigación, al escuchar la cinta se comprobó que el lapso sorprendentemente había aumentado hasta los 18 minutos y 30 segundos, aunque ella insistió en que no eran de su responsabilidad los nuevos 13 minutos y pico de murmullos que ahora se oían en el magnetofón.

Lo que hablaba en la cinta Nixon con su jefe de gabinete H. R. Haldeman tres días después del allanamiento en el edificio Watergate sigue siendo desconocido. Nixon dijo que no recordaba la materia y según las notas de Haldeman, entre los temas de la reunion estaba el arresto de los intrusos en la sede del Partido Demócrata en el complejo de Watergate.

A Rose Mary Woods le pidieron después que repitiera la postura que causó el accidente con la cinta en cuestión y ella sentada en su despacho se recostó ligeramente en la silla hacia atrás sobre su hombro izquierdo como para atender una llamada telefónica, mientras que con el pie del mismo lado pisaba el pedal del magnetofón que controlaba la grabación. Tal postura conocida como “the Rose Mary stretch” o sea el estiramiento de Rose Mary, resultó en muchas dudas sobre la validez de la explicación dada y quedó plasmada en una famosa fotografía de la ocasión. Y aquí viene la similitud con el impeachment de Trump: stretch significa estirarse, estirar las piernas por ejemplo, o también estirar las normas cuando se usa la expresión “stretch a point”.

Una de las fotos que más se ha difundido del asalto al Congreso de EEUU es la de uno de los intrusos que está, precisamente, “stretching” o sea estirándose con las piernas encima de una mesa en el despacho de la presidenta del Congreso, no con esfuerzo sino, al contrario, con aparente cara de satisfacción.

En tal instantánea, el escenario, la disposición del mobiliario al lado de un ventanal, es similar a la foto de Rose Mary en su despacho. Sobre la mesa se ve un teléfono, varios papeles, unas tijeras y un bote de gel. La foto es, por supuesto, realista, anecdótica digamos, pero tiene también un simbolismo más allá del primer impacto visual, y es que, por comparación, nos recuerda que hay cuestiones en EEUU todavía pendientes de solución.

Volviendo al Watergate, el Congreso pidió las cintas y Nixon mandó las transcripciones en papel de las conversaciones, pero el Tribunal Supremo dijo que eran las propias cintas lo que tenía que entregar. Una de ellas conocida como “the smoking gun", probaba las fases iniciales del encubrimiento del Watergate. Nixon aceptó ser culpable de engañar al país y se justificó diciendo que había tenido un lapso, pero una vez que se hicieron públicas las cintas perdió los apoyos políticos y dimitió.

Si aceptamos la semejanza expuesta de aquellos acontecimientos con los actuales, no cabe sino decir que Trump ha sido un lapso también.

Juan Carlos Barros

Abogado, consultor europeo y periodista

JUAN CARLOS BARROS es abogado, consultor europeo y periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios