www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MÁS DE 4.000.000 DE PARADOS

viernes 29 de enero de 2021, 11:19h
Eufemismos aparte, si contamos los ertes, muchos de los cuales terminarán perdiendo sus puestos de trabajo...

Eufemismos aparte, si contamos los ertes, muchos de los cuales terminarán perdiendo sus puestos de trabajo, la cifra real de parados en España supera ya los 4.000.000. La pandemia Covid-19 ha contribuido claramente a fragilizar la situación del empleo. Pero en enero y febrero del año pasado, sin el virus detectado todavía en España, se produjeron ya cifras negativas, derivadas de la mala gestión gubernamental.

Aparte, es necesario tabular el empleo público, creado en gran parte de forma artificial para atender los enchufes del nuevo Gobierno, que se ha volcado en favor de parientes, amiguetes y paniaguados. Algunos analistas avanzan como cifra de nuevos empleados públicos en el año 2020 la de 108.000. La larga prodigalidad del sanchismo alarma a muchos.

El Producto Interior Bruto ha superado en su caída los dos dígitos. En este capítulo el virus Covid-19 ha sido determinante, si bien el Gobierno de Frente Popular ha gestionado torpemente la lucha contra la pandemia y no es ajeno a la responsabilidad de lo ocurrido con el PIB.

Si se produjeran nuevos retrasos en la vacunación, la situación económica española, que es ya critica, se hará insostenible. Con media España subsidiada, las zonas de miseria continuarán expandiéndose y nos acercarán a un estallido revolucionario. A los que se mueren de hambre no se les puede recetar que coman menos, sobre todo cuando asisten a un gasto público superfluo e innecesario que se mantiene en unos casos y que en otros crece a ojos vista. El derroche de los dineros públicos para atender los caprichos y la suntuosidad de una parte considerable de los políticos clama al cielo. A nadie extraña que entre los 10 problemas que más agobian a los españoles figuren en el lugar 2 o en el 3 los partidos políticos.

Está claro que no hay que dejarse invadir por el pesimismo. Al contrario. El pueblo español, a pesar de su clase política, tiene recursos para reaccionar y superar la actual situación devastadora.