www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Álvaro Colomer: Guardianes de la memoria

domingo 21 de febrero de 2021, 19:16h
Álvaro Colomer: Guardianes de la memoria

Fórcola. Madrid, 2020, 208 páginas. 21, 50 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

En Guardianes de la memoria. Viaje por las cicatrices de la vieja Europa, Álvaro Colomer nos ofrece un viaje muy sugerente por ciertas ciudades europeas cuya historia reciente ha quedado vinculada a un suceso concreto, el cual determina la imagen que de ella tiene la “opinión pública mundial”. Como subraya el autor en el prólogo, no se trata de un libro centrado en transmitirnos una suerte de “turismo oscuro” o basado en el horror. Por el contrario, la finalidad de su trabajo radica en homenajear a los habitantes de esas urbes elegidas que han quedado prisioneros y estigmatizados por un acontecimiento acaecido tiempo atrás, sin olvidar la importancia de mantener viva la memoria, única posibilidad de no repetir errores pretéritos. En consecuencia, una labor pedagógica que cumple con solvencia.

En este sentido, sobresale la notable labor de contextualización histórica de las cinco ciudades objeto de estudio (Gernika, Chernóbil, Auschwitz, Lourdes y Marotinu de Sus) realizada por Álvaro Colomer. Todas ellas las visitó personalmente, extrayendo valiosos testimonios que traslada a la obra. Igualmente, en su exposición nos acerca conceptos muy tentadores como el de “guerra total,” cuando explica los bombardeos perpetrados por la aviación alemana sobre Gernika, o el mutismo de la comunidad internacional cuando se produjo el citado ataque aéreo.

Como hemos indicado con anterioridad, el autor acudió durante la primera década del siglo XXI a las ciudades diseccionadas. Por tanto, al escribir el libro en 2020, la diferencia temporal le permite señalar algunas disparidades entre pasado casi inmediato y presente. A modo de ejemplo, reprocha la frivolidad de muchos de los que acuden a Auschwitz y se hacen selfies en un escenario en el que miles de personas fueron asesinadas. Sin embargo, Lourdes muestra menos signos de cambio, un rasgo que también se advierte en el negocio económico montado alrededor del “sector de los milagros” así como en el hecho de que siga siendo un enclave asociado a la esperanza: “A fecha de hoy, la localidad de Lourdes, con 15.000 almas censadas, ve multiplicada por dos su población prácticamente a diario, lo que ha obligado a los empresarios a edificar 300 hoteles con una capacidad total de 16.000 habitaciones, convirtiendo el municipio en la segunda localidad con más alojamientos de alquiler de toda Francia” (p. 146).

Con todo ello, ese acontecimiento puntual pero que ha marcado el devenir de estas ciudades en muchas ocasiones aún genera repercusiones. Tal es el caso de la explosión, 400 veces superior a la bomba lanzada por Estados Unidos en Hiroshima, de la central nuclear en Chernóbil. Al respecto, el gobierno ruso sigue sin desclasificar la documentación que aclare las verdaderas razones por las que se produjo esa tragedia, la cual en tiempo real evidenció el clásico modus operandi del comunismo basado en el binomio opacidad-represión, herramientas ambas siempre camufladas mediante un uso perverso del lenguaje. En este sentido, uno de los muchos personajes anónimos a los que Álvaro Colomer da vida permitiéndole expresar sus sentimientos, afirmaba lo siguiente: “El gobierno te invitaba a participar en las tareas de desactivación porque tú eras un operario especializado en algo determinado […] y ni se te pasaba por la cabeza la posibilidad de rechazar esa invitación porque, aunque te sentías orgulloso de participar en una misión como aquélla, te aterraba contradecir a tus superiores” (p. 68).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios