www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. Marc Márquez explica, con claridad, los motivos de su larga inactividad

MotoGP. Marc Márquez explica, con claridad, los motivos de su larga inactividad
Ampliar
(Foto: Twitter: @FanClubMM93)
martes 23 de febrero de 2021, 19:20h
El astro español ha querido especificar la verdad sobre sus lesiones en la presentación del equipo Repsol Honda.

Marc Márquez acudió esta semana a la presentación del equipo Repsol Honda para la temporada 2021. Y, como no podría ser de otro modo, los focos del protagonismo apuntaron hacia él. Mucho más que hacia la moto. Porque todavía no está nada claro que, tras pasarse el pasado curso casi en blanco del todo, vaya a llegar en buenas condiciones para pelear por el Mundial en esta temporada. Atendió en este evento, con su característica naturalidad, a todas las dudas. En una entrevista desarrollada por vía telemática a los medios de comunicación.

"No he tocado moto. En la presentación yo era el de las fotos, pero no el del vídeo. Cuando la moto se movía, no podía, está prohibido. Por primera vez ayer toqué una bicicleta de carretera, pero fue muy suave, durante media hora. Era el plazo que me dijo el doctor y cuando me dan el ok, lo hago", avanzó, antes de entra en harina. Y es que la segunda cuestión le preguntó su apunta a la pretemporada de Catar como el momento de su vuelta.

"No puedo decir unos plazos exactos, porque estaría mintiendo. La revisión que hicimos en febrero fue muy bien y el hueso está consolidando bien, que es lo prioritario ahora y lo más importante. Hemos empezado a incrementar un poco la recuperación, que eso también es importante, porque hay músculos que no trabajaba desde julio, sobre todo en el hombro. Siempre soy optimista y mi objetivo era llegar al test de Catar. En la revisión me dijeron que lo olvidase", relató.

Márquez confesó que "mi siguiente ilusión es llegar a la carrera de Catar". "En marzo tendré una nueva revisión y en ella se mirará lo primero de todo cómo está el hueso. Ahí el doctor decide qué puedo hacer o no, o si nos mantenemos en el mismo plan. A partir de ahí, se empezará a planificar mi agenda. Pero a partir del ok del doctor, yo necesito unos días para coger forma física en el brazo. A nivel corporal la tengo, porque ya he entrenado cardio. Pero que a nivel físico esté a unas condiciones aceptables para pilotar una MotoGP. En mi primera carrera, vaya cuando vaya, empezará mi pretemporada. A partir de ahí, a ver cuánto tardo para llegar a un nivel óptimo", explicó.

Uno de los asuntos que más rumorología ha destapado en torno a su larga convalecencia es la gestión médica. Esto quiso compartir el piloto. "Ha pasado que a la semana me subí en una moto que no tocaba. Pero es que no tocaba tampoco subirse al cabo de dos semanas y media en Brno. Hubiese pasado lo mismo, porque la consolidación del hueso hubiese sido cero aún". "Son experiencias y el error, la decisión la tomamos todos juntos. El error es de todos. No vale poner el punto de mira en una persona. Se habló de los doctores, de esto y de lo otro. Sí, me dieron un buen feedback, un feedback de que lo podía hacer, pero cuántas veces se ha cogido el riesgo ése", sentenció.

"A veces sale bien y, cuando sale bien, todo el mundo sale manteado. Y cuando sale mal, tienes que saber aprender de eso, aprender del error. Lo que he aprendido es que volver lo antes posible y esto y lo otro... A veces vale más tener dos o tres opiniones, sentarte calmado y a partir de ahí valorarlo todo, sobre todo con más opiniones. Esto es un punto que, si en el futuro me vuelvo a encontrar en la misma situación, y esperemos que no, lo vamos a hacer", añadiría, maduro.

En este punto de la conversación se le puso sobre la mesa la opinión del Dr. Costa, que concluyó que se habían equivocado en su intervención. "Evidentemente, no comparto esas declaraciones. Tengo muy buena relación con el Dr. Costa y aprecio mucho todo lo que ha hecho por el motociclismo, pero no lo comparto. La gente ha hablado muchas cosas sin saber por qué se hizo cada cosa", respondió, ciertamente molesto.

Y pasó a especificar cada elemento de este lapso polémico. "Un ejemplo: el Dr. Costa decía de meter un clavo, pero no se podía, porque tengo el hombro operado. Ya tenía un tendón que no estaba bien y se puso una placa, porque no se podía poner un clavo. Mir y todo su equipo lo pensó y estaba perfectamente puesta. El error vino al forzarlo más de la cuenta. A partir de ahí, se hizo una segunda operación cuando se rompió la placa en casa, con la mala suerte de que hubo infección", arguyó.

"Si no hubiese habido infección, estaría curado ya. Hubo una infección, se valoraron muchas cosas y se pidieron muchas opiniones, porque era un momento crítico. Dentro de todas esas opiniones, nos sentamos con Emilio, Alberto y todo mi entorno, y decidimos qué era lo mejor para mi cabeza y para mi brazo. Por eso mismo fui a operarme a Madrid, al Hospital Ruber Internacional, con el Dr. Samuel Antuña y todo su equipo, que hicieron un gran trabajo. Seguramente, si tengo una lesión mañana acuda al Dr. Mir, que es mi doctor de confianza. Pero cuando una cosa se ha operado dos veces, también tu cabeza necesita un cambio. Pero no es un punto y aparte, es un punto y seguido. Si mañana me lo daño en casa, al primero que llamo es al Dr. Mir y a su equipo, porque es mi doctor de confianza y los que tantas y tantas veces me han salvado de muchas lesiones y me han hecho correr al cabo de unos días", analizó.

Sobre la evolución actual de su recuperación, Márquez se sonrió y declaró que "ahora tengo ya casi toda la movilidad del hombro, pero fuerza, poca, tengo poca". "No puedo decir un tanto por ciento exacto, porque tampoco estamos trabajando de la misma manera un brazo que otro. No paso de los dos o tres kilos con el brazo derecho en ningún ejercicio, porque así lo ha dicho el doctor. No es que lo sienta así, porque siento que puedo ir a más, pero el doctor junto al fisioterapeuta, Carlos, lo han planificado así y seguimos el plan establecido. Con el otro brazo tiro lo que se tira normalmente. Debo estar a un veinte por ciento del brazo, más o menos", relató.

En la mente de un profesional que lo ha ganado todo y al que sólo le queda batir los récords que le restan para ascender a la cima del motociclismo también sobrevuela la presión. ¿Cómo la gestiona, tras un año en el dique seco? "Evidentemente, la presión se la pone uno mismo. Tampoco pretendo llegar y ponerme la presión de entrada de ganar la primera carrera, porque no será realista. El primer objetivo será volver a subirme a una moto. Después, volver a divertirme. Y a partir de ahí, volver a ser poco a poco el Marc de antes y coger un buen nivel, para luchar por podios y por victorias", razonó.

"¿Cuánto tardará esto? No lo sé, pero es la presión que me pongo yo. Tanto Honda como los patrocinadores, pero sobre todo Honda, me ha respetado mucho en 2020 y me sigue respetando mucho. He hablado con ellos y me tengo que tomar el tiempo que necesite mi cuerpo, sin dormirme. Tenemos cuatro años de contrato y el objetivo es intentar ganar cuatro de cuatro. Pero si no se puede, porque este año estamos así, ganar los tres siguientes. Es el objetivo, la mentalidad y la tranquilidad que me da Honda", manifestó. Y subrayó que "el nervio, por suerte, siempre ha estado bien".

Se adentraría en la esfera médica de este modo: "Nunca ha habido problema con él. El problema era la pseudoratrosis, que se acabara de soldar el hueso y entonces hubo la infección y se movía un poco. Lógicamente, durante todo este tiempo yo me he hecho muchas pruebas para intentar averiguar si había infección o no, y era una infección tan leve que no salía en los análisis. No salía nada. Mucha gente se preguntó por qué esperarse a una tercera operación hasta diciembre. Fue porque los doctores me lo pidieron así. Me hubiera operado antes, pero todos los doctores me pedían que esperara, porque decían que esto se iba a curar y que necesitaba su tiempo. Le dimos su tiempo. Por suerte, el nervio estaba bien. Le dimos su tiempo y la operación salió bien. Fue dura, pues me pusieron un injerto de mi cadera y me abrieron también la rodilla para poner un injerto vascularizado, porque así de esa manera se aseguraban que había muchas menos posibilidades de que volviera el brote de la infección".

Por último, este astro español asume que "cuando vuelva a la pista, no voy a ser el primer día el Marc de antes. Esto es imposible. No vas a llegar y coger la moto, al cabo de los ocho o nueve meses, e ir rápido desde la primera vuelta". "Todo tiene un proceso. Empezaré y mi primer objetivo es volver a divertirme encima de la moto. Cuando te diviertas, empezarás a ir rápido. Tendrás la primera caída y a partir de ahí para volver a ser el Marc de antes. Si no, no tiene sentido todo este trabajo", interpretó, para, de inmediato, alegar que "siendo realistas, el favorito al título tiene que ser otro u otros pilotos (...) De momento no es mi guerra la de estar pensando si soy el favorito o no. Mi guerra es subirme en una moto y a partir de ahí a ver si puedo llegar lo antes posible".

Y se despidió regalando a los aficionados que le siguen un aprendizaje trascendental para él. "Pasas muchas horas en casa y pasa de todo por la cabeza. Una de las cosas que he aprendido en 2020 es que carreras hay muchas, pero cuerpo hay uno. Este concepto no lo tenía en mi cabeza y es algo que he aprendido. Esto no significa que no vaya a coger el mismo riesgo. Si no aceptara ese riesgo, no volvería a coger una moto. Me muero de ganas por subirme otra vez en la moto para ya entrar en modo carrera y en modo piloto", compartió. Su regreso a la excelencia sigue quemando etapas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios